Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información

¿Qué es un seguro de estudios?

El tipo de educación, los valores familiares, el sistema de creencias e incluso la forma de alimentación, son temas que entre padres y madres de familia se prestan para una larga y tal vez, interminable discusión, pero si hay algo en lo que todos los progenitores están de acuerdo, es en que a todos les preocupa el futuro de sus hijos y trabajan día a día por proveerles lo mejor.

El futuro de los hijos, principalmente en el aspecto académico, es algo que todos los padres tienen en la mira, pues recae en ellos la responsabilidad de ofrecerles una educación de calidad y las mejores herramientas dentro de sus posibilidades, para que tengan un futuro exitoso y prometedor. 

Los primeros años de escuela son los más llevaderos económicamente hablando, sin embargo, conforme el hijo o hija sube de nivel educativo, el costo tanto de la educación, como de los materiales, incrementan de la misma manera, provocando que en México, el 56% de los padres comiencen a adquirir deudas para solventar estos gastos.

No es necesario endeudarte para garantizar el futuro de tus hijos y comprometer el tuyo; puedes contratar un seguro de estudios que te proporcionará la tranquilidad que necesitas, sin endeudarte, y sabiendo que el futuro de tu pequeño está garantizado. 

¿Cómo funciona un seguro de estudios?

Los seguros educativos, que permiten, a través del ahorro contar con apoyo económico para el futuro universitario de tus hijos, funcionan de la siguiente manera.

  • Se realiza un contrato con una institución financiera o de seguros en el que se acuerda la cantidad de ahorro, el periodo de pago, ya sea mensual, trimestral, semestral o anual; así como las primas y el plazo en el que recibirás tu ahorro.
  • En caso de fallecimiento, tu beneficiario recibirá el 100% del monto contratado, garantizando así su futuro académico ante cualquier situación inesperada.
  • Si un accidente o enfermedad te imposibilitan para trabajar, el seguro cubre el tiempo restante de ahorro.
  • Un seguro de estudiantes no es exclusivo para tus hijos, si lo contratas puedes destinarlo a quien tú desees, hijos, sobrinos, nietos, incluso para ti.

Tener un seguro educativo es muy sencillo, pero sobre todo, muy recomendable, ya que a diferencia de un ahorro de dinero que se puede hacer de manera autónoma, este seguro te regresa tu dinero en el momento justo y en caso de eventualidad, la educación de tu beneficiario se encontrará garantizada.