Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
como funciona una tarjeta de credito

¿Cómo funciona una trajeta de crédito?

Uno de los métodos de pago más comunes es la tarjeta de crédito, pues ofrece mucha comodidad; escoges los productos o servicios que quieres comprar y usas tu plástico en una terminal en el punto de venta, o colocas los datos de tu tarjeta si es una copra en Internet.

Si bien su uso es cotidiano, ello no evita que surja la curiosidad: ¿qué es una tarjeta de crédito? y ¿cómo funciona?

¿Qué es una tarjeta de crédito?

Físicamente, es un plástico bancario con dos caras. Por un lado, está el nombre del titular, la fecha de expedición, así como la de vencimiento, el número de la tarjeta y, además, el chip. Por el reverso suele haber una banda magnética, el número CVV y un espacio en blanco para que el titular escriba su firma. ¿Para qué te sirve?

  • Hacer compras de productos o servicios. Ya sea en una tienda física o un comercio electrónico, una tarjeta de crédito te sirve para adquirir casi cualquier producto o servicio que venda una empresa.
  • Hacer pagos de impuestos. El Sistema de Administración Tributaria (SAT) admite pagos de impuestos (IVA e ISR) con tarjetas de crédito, incluso te entrega la posibilidad de hacer pagos a meses sin intereses.
  • Como garantía de pago. En muchos servicios se toma una tarjeta de crédito como garantía de pago. Aunque al final se termine liquidando la cuenta con efectivo u otra forma, la tarjeta te sirve para que el comercio abra una cuenta, por ejemplo, en hoteles y hospitales.
  • Para domiciliar servicios. Puedes hacer los pagos de manera automática de servicios como el agua o la luz.
  • Para sacar dinero en efectivo. Una tarjeta de crédito te permite sacar dinero de los cajeros automáticos en caso de requerirlo. Debes saber que hay comisiones por este tipo de servicios y que el dinero del que se disponga será descontado de tu línea de crédito, como si se hiciera una compra por esa cantidad.

Las tarjetas de crédito son muy similares a las tarjetas de débito o las departamentales, sin embargo, la diferencia radica en la procedencia de los fondos. Es decir, en el caso de las tarjetas de débito, depende de los recursos que tengas dentro de esa cuenta para hacer compras.

¿Cómo funciona el financiamiento con tu tarjeta?

Las tarjetas de crédito buscan ayudar a los clientes a financiar sus compras de productos o servicios, pero no se rigen bajo las mismas reglas que otras formas de financiamiento, ya que funcionan gracias al crédito revolvente.

  • Crédito Revolvente. Es aquel que puede ser usado varias veces, mientras no se agote el monto disponible en tu línea de crédito. A diferencia de otro tipo de préstamos de dinero que se hacen por una sola ocasión, las tarjetas pueden ser usadas todos los meses. Por ejemplo, si pides un crédito personal por 10,000 pesos y el banco te lo otorga, te depositará esa cantidad y una vez que la hayas utilizado, ya no podrás volverla a usarla; y si requieres más dinero tendrás que pedir un nuevo préstamo. En el caso del crédito revolvente, puedes usar la línea de crédito cuantas veces quieras, mientras tu tarjeta de crédito se encuentre vigente y tenga fondos disponibles. Sin embargo, el dinero que devuelvas deberá estar acompañado de intereses en caso de que tardes más del tiempo establecido en hacer el pago.
  • Una tarjeta de crédito tiene un límite de fondos. Si utilizas una porción de esos fondos y los pagas al final del plazo, podrás seguir haciendo uso de tu tarjeta. Por otra parte, mientras más compras realices, irá disminuyendo tu cupo disponible. Por ejemplo, si tienes una tarjeta de crédito con una línea de 10,000 pesos y haces una compra por 2,000 pesos, pero al final del plazo pagas la totalidad del dinero, podrás volver a usar los 10,000 pesos la próxima vez que hagas compras con tu tarjeta. Por otro lado, si con tu línea de crédito de 10,000 pesos compras un producto que cuesta 2,000 pesos y al final del plazo solo pagas 1,000 pesos, para la próxima vez que desees usar tu tarjeta sólo podrás hacer compras hasta por 9,000 pesos; esto hasta que cubras el restante. Por otro lado, el dinero que no devolviste deberás reintegrarlo a la línea de crédito con los intereses correspondientes.
  • Uso de tu línea de crédito. Es importante que sepas que tanto los meses sin intereses como los pagos fijos consumen tu línea de crédito. Es decir que, si haces compras a meses sin intereses, aunque puedas diferir los pagos en mensualidades para hacerlo más cómodo, no podrás usar los fondos que estén en el plan de pagos. Por ejemplo, si tienes una línea de crédito de 10,000 pesos y haces una compra a 10 meses sin intereses por la cantidad de 5,000 pesos y no haces otra compra, cada mes pagarás 500 pesos cada mes, pero para una siguiente compra solo tendrás disponible el saldo, que son 5,000 pesos.

Ventajas de la tarjeta de crédito

Como te puedes imaginar, las tarjetas de crédito son productos financieros que ayudan directamente a los clientes, pero tienen otras ventajas.

  • Comodidad. Con una tarjeta de crédito reduces la necesidad de tener dinero en efectivo, pues la gran mayoría de comercios aceptan este método de pago. Por la seguridad que ofrecen y por la forma en la que puedes emplearlas en casi cualquier entorno (web o físico) son indispensables para las compras en línea.
  • Historial Crediticio. Muy pocos se pueden dar el lujo de comprar un auto o una casa de contado y la mayoría requerirá de un crédito o un préstamo. Sin embargo, para llegar a ellos se requiere del uso responsable de las tarjetas de crédito, pues ello contribuye a formar una buena calificación en el historial crediticio, unos de los requisitos indispensables para buscar créditos hipotecarios o automotrices.
  • Recompensas. Las tarjetas de crédito que te ofrecen programas de recompensas con los que puedes acumular puntos que se puede convertir en otro método de pago. Otras tarjetas ofrecen descuentos, programas especiales de concierge en aeropuertos o te permiten acumular millas para viajes.
  • Emergencias. Una tarjeta de crédito ofrece la posibilidad de hacer frente a gastos inesperados frente a una emergencia, dando una solución fácil y rápida.

¿Cómo funciona una tarjeta de crédito?

Para comprender cómo funcionan las tarjetas de crédito, es importante que tengas muy claras las definiciones de algunos conceptos, pero sobre todo dos en específico. Se trata de la fecha de corte y la fecha de pago.

  • Fecha de corte. Los créditos revolventes tienen una vigencia mensual, es decir que una vez al mes se hace un corte para separar los gastos de un periodo frente a los de otro. Al término del periodo se suman todos los gastos que hiciste con la tarjeta y se restan a la línea de crédito. La fecha de corte indica el día en el que se lleva a cabo este proceso.
  • Fecha límite de pago. Se trata del último día que tienes para pagar. Generalmente, esta fecha es 20 días después de la fecha de corte. Si pagas después de este día, se generarán intereses por el saldo que tiene pendiente de pago la tarjeta.
  • Ciclo de facturación de la tarjeta de crédito. Una vez que conoces la fecha de corte y la fecha límite de pago, ya tienes claro cuál es el ciclo de facturación de tu tarjeta de crédito, por lo que puedes hacer mejor uso de ella, comprando siempre al término del ciclo.
  • Intereses. Es el porcentaje del dinero prestado que se paga por el uso del financiamiento en el tiempo. Se suele decir que los intereses son el precio por tener el efectivo prestado.
  • Pago mínimo. Es la cantidad mínima de dinero que puedes pagar en el período para no incurrir en gastos de cobranza y que te permite seguir usando la tarjeta de crédito, pero de igual forma deberás considerar los intereses asociados por no haber realizado el pago total.
  • Pago mínimo para no generar intereses. Se trata del pago que salda una parte de la deuda y que no genera intereses. Este tipo de aportaciones al saldo de la cuenta, tienen que ver con la cantidad de dinero gastada hasta la fecha de corte anterior, sin contar los gastos realizados después de ella.
  • CAT. El Costo Anual Total es el indicador, expresado en términos porcentuales, del costo total de un financiamiento de un crédito. Se usa como una medida para calcular todos los costos que integra el préstamo, no sólo la tasa de interés. Por ejemplo, la cuota anual, las comisiones y los seguros asociados. Es ideal conocer el CAT si tienes la duda: "¿si compro con tarjeta de crédito cuánto me cobran?".
  • Meses sin intereses. Se trata de parcialidades que te ofrecen los bancos y comercios para hacer más cómodo el pago de algunas compras. En este trato se divide el precio del bien a comprar entre la cantidad de meses que se van a usar para pagar la totalidad. Este financiamiento está libre de intereses, pero sin embargo, en muchos de los acuerdos en los que se incluyen este tipo de ofertas se contempla que si el cliente no cumple con alguna de las mensualidades, deberá aportar el resto y sumar los intereses, es decir, se pierde la preferencia en el trato.
  • Pagos fijos. Son mensualidades establecidas para el pago de un bien, pero en donde se deben sumar una cantidad de intereses.
  • Comisiones. Se trata de cargos que se cobran a los clientes por distintos servicios adicionales que se prestan con un financiamiento, como los costos por apertura o las comisiones por cobros extemporáneos.
  • Cargos no reconocidos. Se trata de aquellos cobros que hacen al usuario de una tarjeta de crédito sin su consentimiento. Si te das cuenta de esta situación, debes solicitar una aclaración a tu banco.

¿Cómo manejar una tarjeta de crédito correctamente?

La forma ideal de manejar una tarjeta de crédito es que pagues antes de la fecha límite de pago la totalidad de lo usado, de forma que no incurras en intereses por el financiamiento del dinero. Sin embargo, no siempre podrás ser totalero, por lo que existen algunos consejos:

  • Compra solo lo necesario a meses sin intereses. Los meses sin intereses suelen ser una manera muy cómoda de pagar por productos os servicios que usualmente no podrías adquirir de contado; sin embargo, debes tener cuidado puesto que por un lado si sumas muchas compras a meses sin intereses, todas ellas ocuparán parte del saldo de tu línea de crédito y luego en caso de necesitar hacer uso de ella, tu saldo disponible estará restringido. Por otro lado, si te atrasas en el pago de los meses sin intereses, terminarás pagando más.
  • No compres artículos de un solo uso en un largo plazo. Comprar unas vacaciones, por ejemplo, puede no ser tan buena idea, puesto que vas a tener que pagarlas incluso después de haberlas disfrutado.
  • Paga siempre puntualmente y usa los 50 días de crédito. Pagar puntual no sólo te evitará incurrir en intereses, sino que además abonará a que tengas una buena calificación crediticia. Considera que las tarjetas de crédito ofrecen hasta 50 días del uso del financiamiento; esto se logra haciendo compras justo después de tu fecha de corte, pues como sabes es cada 30 días y la fecha límite de pago es 20 días después. Si sumas estos plazos, podrás hacer uso de crédito sin intereses por hasta 50 días.
  • Pon mucha atención a los programas de beneficios. Los programas de beneficios de las tarjetas de crédito se pueden usar a tu favor, solo debes estar muy atento a cómo funcionan y sacarles el máximo provecho. Por ejemplo, existen programas de lealtad que te otorgan puntos por cada compra, los cuales se convierten en dinero para tus próximas adquisiciones.

¿Cómo comprar por Internet con tarjeta de crédito?

Las tarjetas de crédito hacen las compras por Internet posibles ya que son la forma más fácil y segura de hacerlo.

  • ¿Cómo se hace? Es muy fácil, solo debes sacar tu tarjeta, incluir los datos que se te piden en el comercio electrónico: número de tarjeta, fecha de vencimiento, CVV y nombre del titular, cerciorarte que la página tenga un “candado” en la barra de direcciones, pues es una prueba clara de que la página es segura para efectuar la compra.
  • ¿Qué puedes comprar? Cualquier producto o servicio estará a tu alcance, siempre y cuando no exceda el tope de tu línea de crédito.
  • ¿Se puede devolver un producto comprado con tarjeta de crédito? En la mayoría de los casos sí. Solamente deberás fijarte de las políticas de devolución de la empresa que te lo vendió.
  • Consejos y precauciones. Toma en cuenta que aunque es muy seguro comprar en línea, siempre debes estar alerta de tus datos y las páginas que visitas. Usar una tarjeta de crédito virtual es una excelente estrategia para agregar máxima protección a tus compras.

¿Qué es una tarjeta virtual?

Se trata de una versión en línea de tu tarjeta de crédito física, que generalmente vive en el ecosistema de una plataforma o aplicación de un banco.  

  • Es ideal para hacer compras en línea. Es una versión virtual de tu plástico que está enlazada a tu cuenta de tarjeta de crédito, por lo que la puedes usar libremente, como si fuera tu tarjeta.
  • Seguridad. Aunque sea una versión digital de tu tarjeta, tiene muchas ventajas de seguridad como códigos exclusivos de operación, es decir que sólo son válidos mientras realizas la operación, de forma que nunca colocas los verdaderos datos de tu tarjeta física. Otra ventaja es que se puede apagar y encender, desde la aplicación móvil, para que puedas hacer uso de ella solamente cuando lo desees. También puedes establecer límites de gasto, es decir no podrás gastar más con ella cada cierto tiempo.
  • ¿Cómo crear una tarjeta de crédito virtual? Solo deberás crearla desde la aplicación móvil o desde la plataforma digital del banco.
  • ¿Cómo crear una tarjeta de crédito virtual recargable?  Las tarjetas de prepago son en las que puedes cargar dinero para realizar operaciones hasta que se acabe el importe. Es una alternativa para hacer compras en medios virtuales, pues el usuario las puede recargar varias veces.
Una tarjeta de crédito puede ayudarte con el financiamiento de productos para el hogar u otras compras necesarias. Te ofrece muchas facilidades, comodidad y seguridad en su uso, puesto que son aceptadas en millones de establecimientos en el mundo, además de que te permiten, ante un imprevisto, disponer de dinero en efectivo directamente de los cajeros automáticos.