Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
mujer con su celular

La forma más fácil de tener el celular que siempre has querido

Esta pandemia, además de darnos grandes lecciones de empatía y colaboración, nos ha mostrado lo valiosa que puede ser la tecnología para, a pesar de la distancia, mantenernos conectados y continuar con muchas de las actividades del día a día, ya sea escuela, trabajo o simplemente mantener el contacto con amigos y familia.

Si desde hace tiempo le has estado dando vueltas a la idea de comprarte un celular o una laptop para hacer más eficientes tus interacciones y acceder a más herramientas, muy probablemente este sea el momento indicado, ya que al menos nos esperan algunos meses más para retomar las actividades de la forma tradicional.

Tal vez en este momento no tengas el dinero para pagar en una sola exhibición el celular que quieres o la laptop que necesitas, sin embargo, una tarjeta de crédito te puede ser muy útil si estás en esta situación.

Si tramitas una tarjeta de crédito con BBVA, las compras que realices durante los primeros 30 días serán a 12 meses sin intereses, por lo que podrás comprar ese celular, laptop, o cualquier dispositivo electrónico que facilite tus actividades y pagarlo a plazos. 

Por supuesto no todo son responsabilidades, también podrías comprar una consola de videojuegos para estar en contacto con tus amigos de otra forma.

La diferencia entre una tarjeta de débito y una de crédito, es que la de crédito te puede ayudar a hacer este tipo de compras y más, y hay distintas promociones que puedes aprovechar, aunque claro, es importante aprender a manejar tu tarjeta de crédito. 

Incluso, comprar un celular con tu tarjeta de crédito puede ser un buen ejercicio para comenzar a construir un buen historial crediticio, pagando a tiempo y creciendo tus posibilidades de incrementar tu crédito o acceder a alguno mucho más grande como un crédito hipotecario o automotriz en un mediano plazo. 

Contrata tu tarjeta en línea sin tener que desplazarte a una sucursal, y recíbela en tu casa para que puedas empezar a utilizarla desde el momento en el que llegue.