Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
Descubre cómo ayudar a reciclar plástico

Descubre cómo ayudar a reciclar plástico

Conoce estos 6 buenos hábitos para disminuir, reusar, pero sobre todo, para hacer más fácil el proceso de reciclar plástico.

Seguramente has pensado cómo puedes ayudar al medio ambiente con acciones pequeñas que puedan hacerse a diario. Y claro, es muy famosa la estrategia de las 3 Rs (Reducir, reutilizar y reciclar), pero es un hecho que reciclar plástico resulta una prioridad para los mexicanos.

Además, hay que considerar que muchos de los desechos de la pandemia -como guantes, mascarillas, envases de alcohol y cubrebocas- son plásticos de un solo uso, y esto representa un problema que se puede agravar en el futuro. 

¿Cómo puedes ayudar a reciclar plástico?

En este listado encontrarás una guía práctica para aprender a reciclar plástico y comenzar a ayudar al planeta hoy mismo.

1. Conoce el concepto de Zero Waste

El Zero Waste, o movimiento de Cero Desperdicio, es famoso globalmente porque su objetivo principal es reducir la generación de basura al mínimo. Básicamente, te anima a seguir sus 5 Rs: Reciclar, Reutilizar, Reducir, Rediseñar y Repensar.

Dentro de esta tendencia, es popular tener tu propio vaso o termo para no consumir vasos de plástico desechable en cafeterías, y llevar tus propios recipientes a restaurantes y supermercados. Claro, reciclar sigue siendo parte importante del Zero Waste, pero se resalta el repensar tus hábitos de consumo para ver cómo puedes hacerlos menos dañinos.

2. Identifica los plásticos reciclables

Sí, no vas a ver un plástico e inmediatamente saberte el nombre completo, pero dependiendo del producto frente a ti, será más fácil identificar con qué material están envasados o empaquetados. Estos son los plásticos reciclables más comunes:

  • PET (Polietileno tereftalato) Es sencillo de reconocer porque la mayoría de las botellas de agua y muchos envases de alimentos están hechos de PET; es uno de los plásticos más fáciles de reciclar.
  • PP (Polipropileno) Es uno de los más resistentes y lo podrás encontrar en tapas de envases como el del cartón de jugos y leche.
  • PEAD (Polietileno de alta densidad) Este plástico es muy duro y se usa para fabricar envases de cosméticos, botellas de productos de limpieza y para bolsas.

Por el contrario, si te topas con PS (Poliestireno) o PEBD (Polietileno de baja densidad), tienes que saber que estos son muy complicados de reciclar. Dentro de lo posible, busca leer las etiquetas y comienza a tomar conciencia de los diferentes tipos de plásticos de los envases de los productos que compras.

3. Ordena tu basura

Intenta implementar un sistema para catalogar tu basura dependiendo de su dureza, color, tamaño y, sobre todo, de los tipos de plásticos reciclables que ya leíste y ahora conoces. Aunque sea un sistema diminuto, si haces el esfuerzo de reunir plásticos en bolsas diferentes, ayudarás mucho a su posterior procesamiento.

Separa los residuos, aplástalos y dóblalos (lo más que puedas), y aparta algún día para ocuparte de ellos. Ahora bien, ¿ya sabes dónde ir con todo lo que ya separaste?

4. Busca tus centros de reciclaje más cercanos

Tan solo en la Ciudad de México hay varios centros de reciclaje, y con una sola búsqueda en Internet sabrás cuál te queda más cerca. Para cualquier otro lugar de la República Mexicana aplica esta misma regla: busca y encontrarás.

Hay servicios que van a domicilio, pero la mayoría ya tienen una ubicación establecida y su protocolo funciona de manera mucho más veloz. Te agradecerán que ya lleves todo separado y ordenado según el tipo de plástico.

5. Opta por cambiar plásticos por otros materiales

Siempre hay que recalcar la importancia de que para reciclar plástico, a veces es mejor no usarlo y buscarle alternativas como alguna de las siguientes:

  • Lleva tu propia bolsa de tela al supermercado.
  • Cambia tus tuppers de plástico por unos de vidrio.
  • Rechaza los popotes en restaurantes, o mejor lleva el tuyo hecho de metal.
  • Para envolver cosas, mejor usa estraza o cartón.
  • Conoce las tarjetas de débito y crédito sostenibles hechas con material reciclable (PVC). Tener una tarjeta con material reciclado volverá amigable hasta a tus finanzas.

6. Reusar también es reciclar

Reusar alarga la vida del plástico, ya que al final del día, también acabará en un centro de reciclaje. Pero, por mientras puedes reducir tu desperdicio y hacerlo de un modo creativo.

Puedes hacer alguna tarjeta con material reciclado (para el día del Padre o Madre, Navidad o Año Nuevo), transformar la parte baja de un garrafón de agua o botella en una pequeña maceta, pegar roscas y corcholatas en un collage para hacer arte, y más.

Reciclar plástico puede sonar complicado, pero con solamente un par de pequeñas acciones -informarse, separar, ir a un centro de reciclaje- puedes modificar tu huella de carbono y disminuir el impacto que tus hábitos tienen en el medio ambiente. 

Recuerda que incluso puedes ahorrar tu dinero al reutilizar cosas de plástico, así como evitar o reducir el consumo de productos plásticos.

Ahorra para el futuro
Descubre las soluciones que tenemos para ti