Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
mujer, hombre, trabajo, oficina, socios

5 cosas que tomar en cuenta al elegir socios de negocios

Cuando arrancas tu emprendimiento persigues una gran idea y estás profundamente comprometido con su éxito. 

Sin embargo, no importa cuán amplio sea tu conjunto de habilidades, lo más probable es que no serás un experto en todos los aspectos que implica la gestión del negocio. Esto resulta muy importante si planeas escalar tu empresa, pues el día tiene solo 24 horas y cumplir todos los roles te será casi imposible; de esta forma encontrar un socio puede ser clave para impulsar tu negocio.

¿Cómo elegir socios de negocios?

Quizás quieras seguir las historias de empresas exitosas que iniciaron como una aventura de dos o más socios y estés pensando en hacer negocios con tu hermano, un antiguo compañero de cuarto, un amigo, un ex colega de trabajo o un tipo brillante que acabas de conocer. Pero antes debes saber: ¿Qué es lo que hace a un buen socio comercial? ¿Qué debes buscar en él? 

Seleccionar un socio comercial es una decisión muy importante, pues le estás confiando a otra persona tus inversiones financieras, objetivos, tiempo y futuro. Esto implica que elegir a un socio va más allá de encontrar una persona que se haya ganado tu confianza; es importante seleccionar a alguien que pueda mantenerse a largo plazo siguiendo los objetivos, pero que sea también una persona leal y comparta la visión con la que diste inicio al emprendimiento.

¿Qué tipos de socios existen?

Comúnmente los empresarios que buscan algún tipo de sociedad lo hacen con el objetivo de incorporar un socio capitalista o un socio experto; ambos perfiles aportan al negocio de forma distinta:

  • Socio capitalista. Un socio capitalista es aquel que se suma a la empresa como una persona que aporta los recursos que necesita el negocio para crecer. Lo más común es que este tipo de socios entreguen dinero en efectivo, con miras a tener un rendimiento económico a modo de inversión. Las empresas pueden conocer el camino hacia el crecimiento, pero sin el capital necesario no pueden crecer; por eso requieren de este tipo de socios. No todos los socios capitalistas requieren de aportar efectivo, pues pueden participar con otro tipo de activos como un espacio de tierra o algún tipo de maquinaria.
  • Socio experto. Se trata de aquellos que colaboran con el éxito de una empresa aportando conocimientos sobre temas específicos, ya que tienen una gran experiencia en un sector o industria e, incluso, pueden contribuir a cerrar nuevos negocios con algunos contactos claves. En ocasiones, contar con este tipo de socios hace que una empresa pueda despegar, puesto que hay industrias tan cerradas que solo admiten a ciertas personas por su trayectoria.

5 cosas que debes tomar en cuenta al elegir socios de negocios

Antes de empezar, decide una fórmula para determinar el valor de la compañía, ya que si un socio decide irse podrás evitar desacuerdos al tener claramente establecido el valor que le corresponde. Luego de ello considera:

  1. Encuentra a un socio que comparta tus valores, espíritu emprendedor y visión. De todas las cosas que debes buscar en un socio, esta es probablemente la más importante. Deberás poder comunicarte con él de manera efectiva, ya que se requiere que juntos tomen buenas decisiones, establezcan objetivos o que, si él o tú, requieren tomar alguna decisión, estén seguros de que es para el crecimiento de la empresa. Si incluyes en tu negocio a alguien con quien no puedes alcanzar acuerdos, el éxito será más difícil.
  2. Busca a alguien que ofrezca recursos y credibilidad a tu negocio. Es genial que tengas un socio comercial que ofrezca recursos financieros, pero hay otras contribuciones que un socio puede aportar a la empresa que pueden ser igualmente valiosas. Considera el valor de sumar a un socio que haya creado una red comercial, que tenga conexiones industriales claves o una lista de buenos clientes o incluso que cuente con credenciales y experiencias específicas. Es común pasar por alto estas ventajas que también pueden aumentar el crecimiento de tu negocio y mejorar las posibilidades de éxito.
  3. Elige un socio que practique una buena ética personal y comercial. Se recomienda solo establecer asociaciones con alguien en que puedas confiar. Busca socios que practiquen la ética en su vida y valoren la honestidad. Un mal socio puede poner en riesgo tu empresa, puede llevarse tus ideas o quedarse con tus clientes para comenzar su propio negocio e incluso puede tener prácticas deshonestas y violar leyes que podrían causar problemas legales.
  4. Elige bien a tus amistades o familiares. Si la persona que eliges como tu socio es un buen amigo o un familiar, asegúrate de que sus objetivos, valores y responsabilidades estén alineados con los tuyos. No asumas que debido a que te llevas bien con ese amigo o le tienes mucho cariño y respeto a tu familia será un buen socio. Echa un vistazo a su vida personal y cuán estable es, pues los problemas personales son difíciles y pueden complicar fácilmente su vida profesional. Si tienes alguna duda, no lo hagas.
  5. Responsabilidades equilibradas. Ambas partes deben acordar por adelantado cuáles serán sus responsabilidades en la empresa y cumplirlas. Si una persona sigue intentando hacer todo o termina contribuyendo muy poco, entonces la sociedad no estará bien equilibrada y podrían surgir problemas.

¿Por qué todo esto es tan importante? Así como una empresa puede necesitar y crecer mucho con un socio, también puede verse gravemente dañada por una mala elección y nunca alcanzar su máximo potencial. Cuando hagas tu diligencia, deja de lado las emociones y asegúrate de que todo se alinea y esté en sintonía para que tu negocio logre crecer.