Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
Aprovecha los medios de pago digitales para ordenar tus finanzas

Aprovecha los medios de pago digitales para ordenar tus finanzas

Con el uso generalizado de internet, cada vez aparecen más servicios que facilitan la vida de personas como tú. De hecho, muchos ya han comenzado a pasar de los métodos de pago tradicionales a lo que es más conveniente, usar plataformas digitales

Las opciones en línea ofrecen a los usuarios comodidad, velocidad y confiabilidad en comparación con los medios de pago convencionales.

Descubre cómo funcionan los medios de pago digitales

El primer paso para usar pagos digitales es descargar la app o darse de alta en la plataforma en línea de tu banco. Es posible usar una aplicación en un teléfono inteligente u otros dispositivos compatibles. Una vez que ya tengas acceso a tu cuenta, verás que se han agregado las tarjetas de crédito y débito que tienes activas.

El uso de la tecnología para administrar tu dinero puede ayudarte a ordenar tus finanzas, reducir lo que gastas, ahorrarte tiempo y eliminar algunas tareas tediosas. Además, este tipo de servicios tienen amplias capacidades, lo que reduce el estrés que conlleva la administración de dinero en efectivo.

Descubre cómo te puedes apoyar con los medios de pago digitales para ordenar tus finanzas:

  • Administra tus finanzas cuando quieras. Si tienes un estilo de vida ajetreado, puede ser difícil mantenerte al tanto de tus finanzas. Con los medios de pago digitales, puedes gestionar tu dinero dondequiera que estés; sin límite de horarios.
  • Disfruta de mayor seguridad. Los pagos digitales son bastante más cómodos, pero no solo eso: también son mucho más seguros, debido a que no tienes que gestionar dinero en efectivo.
  • Realiza pagos desde tu computadora. Es más sencillo encender la computadora que ir a una sucursal bancaria, formarte, y hacer los movimientos y pagos que requieres.
  • Haz compras con el celular. Cuando tienes la aplicación de tu banco, puedes hacer pagos sin contacto en miles de comercios, en cualquier lugar en el que tengas una conexión de datos.
  • Usa tarjetas digitales. Para tener el máximo de seguridad para hacer compras en línea, puedes generar una tarjeta de crédito digital con un cupo limitado.
  • Automatiza tareas. Las tareas financieras más simples a veces te hacen perder tiempo; la tecnología puede ayudarte. Por ejemplo, puedes configurar pagos regulares para que se hagan con tu tarjeta de crédito o de débito y, así, evitar cargos por mora.
  • Domicilia tus pagos. Cuando se trata de un pago domiciliado, puedes suscribirte y realizar ajustes desde la plataforma en línea de tu banco o desde la App en tu teléfono móvil, con la seguridad de que las mensualidades serán descontadas automáticamente de tu cuenta.
  • Configura recordatorios. Para todos aquellos pagos que no puedes automatizar (o los que prefieres administrar tú mismo), puedes configurar recordatorios para asegurarte de que nunca los olvides. Del mismo modo, puedes programar avisos para verificar los saldos. Esto te ayudará a darte cuenta si hay algo que no debería estar pasando.
  • Mejora el control de tu dinero. La creación de un presupuesto es fundamental si quieres evitar gastar de más y aumentar tus ahorros. En ese sentido, las plataformas en línea pueden ayudarte a tener un mejor seguimiento de tus movimientos, ya que todas tus transacciones quedan registradas y puedes consultar tu saldo en cualquier momento.
  • Estado de cuenta digital. Además, vas a ayudar al medio ambiente, ya que las plataformas en línea te entregan recibos y generan un estado de cuenta digital de tus transacciones, lo que es más ordenado y rápido que estar guardando papeles todos los meses.
Como puedes ver, tus finanzas personales son mucho más fáciles de controlar y administrar con la ayuda de la tecnología.  Es sencillo domiciliar pagos, revisar tus movimientos y darle un seguimiento correcto al saldo que tienes disponible. Además, cuando conoces exactamente en qué ocupas tu dinero, es el momento en que puedes comenzar a alcanzar tus metas. Por eso, aprovecha los medios de pago digitales para tener una excelente salud financiera y cumplir tus distintos objetivos.