Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
Consejos para gestionar las formas de pago en tus compras

Consejos para gestionar las formas de pago en tus compras

¿Cómo puedes obtener la mejor relación precio y calidad cuando se trata de hacer compras? ¿Cómo tomar las decisiones ideales para tu bolsillo? Una de las acciones que más te ayudará es haciendo un presupuesto, que es uno de los mejores hábitos que puedes desarrollar para aprovechar al máximo tu dinero y así controlar tus gastos.

¿Qué es un presupuesto?

  • Un presupuesto es la estimación de los ingresos y los gastos durante un período de tiempo establecido y que generalmente se revalúa periódicamente. Lo puede hacer una persona, una empresa, un gobierno o cualquier otra entidad que genere y gaste dinero.
  • Los presupuestos te ayudan a gestionar de mejor manera tu dinero y es una herramienta fundamental para cumplir tus metas financieras. 
  • Al realizar un presupuesto que esté enfocado en una meta específica, puedes tomar mejores decisiones a la hora de hacer tus compras, sobre todo en lo que respecta a las formas de pago.

Consejos para gestionar las formas de pago en tus compras

Cuando haces un presupuesto, puedes elegir el método de pago que más te convenga para cumplir con lo establecido en tu plan. Por ejemplo, puedes elegir entre comprar a crédito, a meses sin intereses, en pagos fijos o con dinero en efectivo.

  • Pago con tarjeta de crédito. Generalmente haces un pago con tarjeta de crédito cuando sabes que puedes cubrir el total de lo que vas a gastar al corte mensual de la línea de crédito. Si no lo puedes pagar, puedes ser penalizado con cobros de intereses que afectan tu presupuesto y que te alejan de tus metas. 
  • Compras con pagos fijos. En ocasiones, cuando haces pagos con tarjeta de crédito los bancos te permiten diferir la compra en mensualidades. Si bien es cierto que cada una de las aportaciones ya incluye un porcentaje por concepto de intereses, lo cierto es que puedes planear cumplir con ese compromiso.
  • Compras a meses sin intereses. Los meses sin intereses son un método de pago muy útil cuando tienes un plan específico por cumplir. También es una opción ideal para comprar algo que tiene un valor elevado, pero que necesitas sin demora. La única consideración que debes tener es que por el tiempo que dura el plazo del financiamiento, el total de lo comprado se resta de la línea de crédito.
  • Compras con efectivo. Al comprar en efectivo o con débito, descuentas de manera inmediata de los fondos de tu cuenta, pero en el largo plazo sabes que no estás ocupando nada de lo que no hayas generado hasta ese momento. Solo debes tener cuidado de no gastar más o tocar dinero que corresponde al pago de alguno de los otros métodos de pagos.

Cuando tienes un plan con objetivos bien establecidos te será más fácil tomar una decisión que esté en sintonía con los pasos necesarios para alcanzar esa meta. Por ello, es fundamental que al momento de elegir alguno de los métodos de pago antes mencionados, medites bien qué implica esa compra para tu salud financiera.