Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
mujer emprendedora

¿Cuál es la diferencia entre la micro, pequeña y mediana empresa?

Una de las preocupaciones más comunes de todo emprendedor es definir bien el giro y tamaño de su empresa. Podrás pensar que esto no es importante y que el tamaño se define con el tiempo, sin embargo, resulta fundamental conocerlo para desarrollar bien tu estrategia de negocio y por si en algún momento quieres acceder a diferentes tipos de créditos para empresas.

El tamaño de tu empresa puede definir el tipo de préstamos al que eres candidato como emprendedor. Estos pueden ser tres: micro, pequeña y mediana empresa. La micro y pequeña empresa, pueden comenzar como algo más local, mientras que una mediana empresa tiene giros diferentes e incluso puede llegar a tener una intención internacional. A continuación, te contamos un poco más de cada una de ellas.

Microempresa

Estas son las empresas más populares, ya que las vemos día con día. Es una manera muy efectiva de comenzar a emprender y hacer crecer tu negocio. Cuando se habla de una microempresa, se refiere a una empresa que es capaz de operar con menos de 10 personas y un presupuesto limitado, a comparación de otras más grandes. Este tipo de empresas operan de manera más local y tienen gran capacidad de crecimiento. Las microempresas generan un mínimo de ventas de 4 millones al año. 

Pequeña empresa

Estas empresas pueden ser de propiedad única o manejadas en sociedad. Para que una empresa pueda entrar en esta categoría debe tener entre 11 y 35 empleados laborando en ella. Una microempresa puede evolucionar a pequeña empresa conforme el crecimiento que vaya teniendo. Estas empresas generan ventas entre 5 y 100 millones de pesos en ventas, cada año. 

Mediana empresa.

Una empresa se considera mediana cuando su capital ya es mayor y tiene entre 40 y 100 personas laborando en ella. Para que tu empresa pueda entrar en esta categoría, debe estar facturando más de 100 millones de pesos en ventas cada año. 

Una de las muchas ventajas de las pymes es que las más pequeñas no necesitan invertir mucho capital y, si tienes un buen manejo, su crecimiento puede ser bastante rápido.