Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
La importancia de la seguridad digital

La importancia de la seguridad digital

La seguridad digital es importante porque abarca todo lo que tiene que ver con la protección de tus datos confidenciales, tu información biométrica, personal, software, compras y banca en línea, los sistemas de informática gubernamental y otros detalles de la vida moderna que dependen de las computadoras y otros dispositivos inteligentes.

Atrás quedaron los días en que tener un software antivirus era la única medida de seguridad que necesitabas para protegerte. Hoy en día, el riesgo en seguridad digital está aumentando, impulsado por la conectividad global y el aumento en el uso de servicios en internet que usan datos e información personal. En estos momentos, los ciberdelincuentes no solo atacan las bases de datos, sino que también buscan obtener información confidencial de los usuarios. Es por ello, que el riesgo de sufrir un ataque va en aumento.

Las amenazas cibernéticas pueden surgir en cualquier momento o lugar; desde las estafas simples de ingeniería social como el phishing, hasta los ataques de ciberseguridad más sofisticados como los de ransomware u otro programa malicioso diseñado para robar propiedad intelectual o datos personales.

¿Qué es la ciberseguridad?

La ciberseguridad es la práctica o proceso de protección y recuperación de sistemas, redes, dispositivos y programas informáticos ante cualquier tipo de ciberataque. Estas amenazas son cada vez más sofisticadas y se encuentran en constante evolución para extraer datos confidenciales y emplearlos en estafas para conseguir dinero. Cada día hay nuevos métodos para eludir los controles de seguridad digital tradicionales.

¿Por qué es importante proteger la información personal?

Es de suma importancia que sepas qué tipo de información buscan los piratas cibernéticos y cómo pueden usar esos datos para dañarte. Más importante aún, necesitas saber cómo protegerte.

El tipo de información más importante para mantener tu privacidad es la relacionada con tu identificación personal. Se trata de los datos que pueden ser utilizados para distinguir o rastrear la identidad de una persona, ya sea sola o combinada con otros antecedentes o identificación que esté vinculada o pueda asociarse a un ciudadano en específico.

 

¿Por qué deberías cuidar tu información personal?

  • Puedes prevenir el robo de identidad. El robo de identidad ocurre cuando alguien obtiene acceso a tu información personal y finge ser tú, lo que puede tener repercusiones duraderas. Aquellos que tienen tus datos personales pueden cometer delitos cibernéticos.
  • Protegerás tu información financiera. Los ciberdelincuentes pueden tomar tu información bancaria para intentar hacer retiros, compras y transferencias. Aunque los sitios web financieros están encriptados, aún hay pasos que debes seguir para asegurarte de que tu dinero esté lo más seguro posible.
  • Te cuidas de los riesgos. Todo lo que haces en línea revela pequeñas partes de tu existencia fuera de ella. Ingresas tus datos en una multitud de formularios: tu nombre, direcciones, números de teléfono, información sobre tu educación y empleo. Buscas aquello que te interesa, haces compras en línea, ingresas todo tipo de antecedentes y opiniones en redes sociales. Todos los sitios web a los que accedes llegan a tener partes muy pequeñas de tu información, la cual eventualmente puede ser sustraída y por ello, debes cuidar tu huella digital.

¿Qué son los datos personales?

Los datos personales son cualquier información que se relacione con una persona. Cuando estos detalles personales se juntan y analizan, pueden llevar a la identificación de un individuo en particular y al seguimiento de su actividad diaria. Se trata de información que se vuelve muy sensible, ya que es única para cada individuo, es decir, que si alguien la roba, la podría usar en tu contra.

Algunos ejemplos:

  • Nombres. Tu nombre(s) de pila y tus apellidos.
  • Números de identificación personal. Número de licencia de conducir, número de pasaporte, número de identificación del contribuyente, cédula profesional, número de cuentas bancarias.
  • Direcciones. Tu dirección postal y dirección de correo electrónico.
  • Biometría. Escaneos de retina, huellas dactilares, geometría facial o firmas de voz.
  • Números de teléfono. De tu celular, oficina y fijo.

Consejos sobre cómo protegerse en línea y tener más privacidad

  • Evita la exposición innecesaria. Ten mucho cuidado con la información que compartes en tus redes sociales; evita publicar datos sobre el lugar donde vives, como la dirección y el número de teléfono, además, solo proporciona información a sitios confiables. Estar en todas partes tiene un precio; puede ser útil, pero generar un registro en donde quiera que vayas deja marcas y registros de tus hábitos y preferencias. Otra forma de evitar riesgos es desconectar siempre del GPS o ubicación cuando no la necesites.
  • Utiliza contraseñas de confianza. Cuanto más fuerte sea tu contraseña, más difícil será una amenaza. Para que tus contraseñas sean seguras, deben contener letras mayúsculas, minúsculas, números, caracteres especiales, por ejemplo: @, #, entre otros símbolos y no repetirse en todos los sitios o aplicaciones.
  • Ten cuidado con las descargas peligrosas. Solo descarga archivos de sitios web conocidos. Hay muchas páginas que ofrecen programas y aplicaciones gratuitos que engañan a los usuarios. En muchos casos, al hacer este tipo de descargas, existen programas ocultos que pueden destruir o apoderarse de los datos almacenados en tus dispositivos. Recuerda: siempre lee los términos y condiciones antes de instalar una aplicación o servicio.
  • Utiliza antivirus. Con él, puedes proteger mejor tu computadora o teléfono inteligente. El antivirus no solo funciona como un escudo ante archivos y programas maliciosos, sino que también te ayuda a cuidar tu información personal, entregándote alertas de sitios poco confiables. Además, recuerda actualizar siempre tu antivirus, ya que las nuevas versiones incorporan seguridad adicional.
  • Crea un respaldo. Las copias de seguridad son una de las mejores formas de protegerte contra la pérdida de datos. En el desafortunado caso de que seas víctima de robo o daños, tendrás un respaldo de todo. Crea copias periódicas de forma que siempre tengas acceso a esa información en caso de perderla. Además de los discos duros externos, puedes optar por copias en tiempo real en la nube.
  • Instala las actualizaciones. A veces pueden ser molestas las advertencias para actualizar tus aplicaciones. Pero en realidad, se necesitan y se realizan para mantener tus dispositivos seguros, ya que el desarrollador puede haber encontrado vulnerabilidades que se deben corregir.

Medidas de seguridad de un banco

A medida que pasan los años y se enfrentan a nuevos desafíos, los bancos se enfocan en sentar las bases para tener la mejor seguridad digital para sus clientes. 

Hay varias acciones que los bancos y otras instituciones financieras toman en cuenta. Gracias al trabajo que realizan en materia de tecnologías de la información, han logrado un significativo aumento de la protección de los datos personales y han limitado los fraudes electrónicos, al mismo tiempo que incrementan la seguridad financiera. Estos son algunos ejemplos de cómo los bancos mejoran la protección para cuidarte mejor.

  • Tácticas de respuesta inmediata. Los equipos de tecnología de los bancos han adoptado protocolos en los que priorizan las partes más críticas para la institución financiera. La idea es limitar la capacidad de los piratas informáticos para adentrarse en sus redes.
  • Implementan políticas de seguridad para todos. Con normas de seguridad en bancos bien definidas, mantienen una arquitectura de protección adaptable a los nuevos retos. Esto es lo que ayuda a los encargados de proteger los sistemas del banco a determinar la mejor manera de que funcionen con un riesgo mínimo.
  • Aplicación de las políticas de seguridad. Una cosa es tener políticas de seguridad que definan cómo se comportarán en caso de emergencia y en escenarios de prevención y otra es validar realmente que se estén aplicando estos protocolos. Los bancos monitorean constantemente sus sistemas para detectar cambios en las configuraciones y asegurarse de que cualquier novedad haya sido aprobada por el mismo equipo y cumpla con las políticas de protección.
  • Validan constantemente los requisitos de seguridad. Los equipos informáticos de las instituciones financieras están atentos a todos los cambios, mejoras, actualizaciones, modificaciones, parches, reparaciones, y a la aplicación de las normas de seguridad en bancos.
  • Automatización y algoritmos de prevención. En su búsqueda por prevenir ataques, los bancos desarrollan e implementan algoritmos que son capaces de detectar automáticamente movimientos y accesos sospechosos a las cuentas de sus usuarios, que generan alertas y bloqueos preventivos, buscando proteger a sus clientes.

Por todo lo anterior, cada vez son mayores las medidas de seguridad de un banco que buscan prevenir y cuidar a sus clientes.

¿Cómo utilizar tu cuenta digital con seguridad?

El crecimiento del internet introdujo nuevas posibilidades, pero también trajo algunos retos de seguridad financiera a través de las plataformas digitales. Una amenaza, conocida como piratería informática, amplió las perspectivas para crear una mejor definición de lo que implica el robo y así incluir la sustracción no autorizada de información personal, así como el uso de ingeniería social para engañarte.

Así como otros ladrones tienen intenciones maliciosas, los piratas informáticos suelen acceder a los dispositivos con fines negativos. Estos delincuentes podrían obtener tus datos antes de que te des cuenta de un robo. De esta forma, te enfrentas a:

  • Delitos financieros. Seguro has escuchado la clásica historia de alguien que revisa su app bancaria y encuentra en su tarjeta de crédito transacciones que no realizó. Estos movimientos falsos a menudo son el resultado de delincuentes que han robado los números de ese plástico bancario.
  • Hacktivismo. Este acrónimo de hacker y activismo describe una forma de piratería que se relaciona con el activismo social clásico. Es posible que algunos piratas informáticos quieran alterar o destruir determinados sitios web o atacar a ciertos grupos de personas por motivos políticos o para crear un mensaje masivo con la declaración de sus intenciones.

¿Cómo proteger tu computadora y dispositivos de los piratas informáticos?

La mayoría de las empresas confían en internet para rastrear sus finanzas, ordenar y mantener inventario, realizar campañas de marketing y relaciones públicas, conectarse con los clientes, participar en las redes sociales y realizar otras operaciones críticas. 

Para evitar ser víctima de fraudes, sigue estos consejos para proteger tus dispositivos y salvaguardar tus datos confidenciales:

  • Utiliza un cortafuegos. Los sistemas operativos como Windows y macOS tienen firewalls integrados. Se trata de software diseñado para crear barreras entre tu información y cualquiera que desee acceder a ella. Este tipo de programas evitan los accesos no autorizados a tu computadora y te avisan de cualquier intento de ingreso.
  • Instala y actualiza un software antivirus. Los virus informáticos y programas maliciosos están por todas partes. Los antivirus protegen tu computadora contra códigos o software malicioso y garantizan que tus datos estén seguros en todo momento. Instala y actualiza siempre tu antivirus, ya que las nuevas versiones incorporan seguridad adicional.
  • Utiliza contraseñas complejas. El uso de contraseñas seguras es la forma más importante para evitar intrusiones en tus cuentas o dispositivos. Cuanto más seguras, más complicado será dirigir un ataque en tu contra para un pirata informático. Utiliza claves que tengan más de 8 caracteres y que incluyan una combinación de letras mayúsculas, minúsculas, números y símbolos especiales (caracteres como @, #, $, entre otros). Evita palabras o datos que puedan estar relacionados contigo e intenta no repetir tus contraseñas en todos los sitios o aplicaciones.
  • Actualiza tus programas. Instala siempre las actualizaciones de tu sistema operativo y aplicaciones, pues por lo general incluyen correcciones de seguridad que evitan que los piratas informáticos accedan a tus datos. Ocurre lo mismo con los navegadores web, ya que siempre hacen mejoras en lo que respecta a la privacidad y la seguridad.
  • Ignora el spam. Ten cuidado con los mensajes de correo electrónico de personas desconocidas, nunca hagas clic en enlaces ni abras archivos adjuntos en ellos. Si bien los filtros de spam de la bandeja de entrada se han vuelto muy buenos detectando estas amenazas, los correos de phishing también son cada vez más sofisticados.
  • Haz una copia de seguridad de tu computadora. Hacer una copia de seguridad de tu información es fundamental en caso de que los piratas informáticos logren llegar a tu sistema. Si eres atacado por un ransomware, te pedirán dinero a cambio de liberar el acceso a tu información.
  • Apaga tu computadora. Si no estás trabajando en tu computadora, apágala durante la noche o cuando no la vayas a utilizar en períodos prolongados. El que esté siempre encendida hace que tu dispositivo se encuentre disponible para los hackers. De esta manera, los cierres de sesión rompen la conexión que un pirata pudo haber establecido y así se interrumpe cualquier ataque que busque hacer daño.
  • Desconecta el Bluetooth. Junto con lo anterior, cuando no estés usando el Bluetooth, apágalo. Mantenerlo encendido, pero inactivo, abre una puerta trasera para los piratas informáticos.
  • Utiliza la autenticación de dos factores. Las contraseñas son la primera línea de defensa contra los piratas informáticos, pero la segunda capa aumenta la protección. Muchos sitios tienen habilitada la autenticación de dos factores, que consiste en una contraseña y un mensaje a tu celular para estar seguro de que eres tú el que solicitas acceso.  Esto aumenta la seguridad porque requiere que ingreses un código numérico.
  • Utiliza cifrado y VPN. Incluso si algún ciberdelincuente obtiene acceso a tu red o a tus archivos, un cifrado puede evitar que accedan a más información, ya que un usuario no autorizado no podrá leerlos si no tiene la contraseña correspondiente. Puedes cifrar tu disco duro, así como cualquier unidad de memoria USB que tenga información, además puedes utilizar una VPN para ocultar tus movimientos en la web.
  • Compra solo en sitios seguros. Puede localizarlos inmediatamente por el "https" al inicio de la barra de direcciones, acompañado por un ícono de pequeño candado. Este tipo de protección hace que tus datos estén seguros ante posibles amenazas. También debes dudar de sitios web que no tengan buena reputación en sus comentarios de Google.
  • Usa tarjetas digitales. Se trata de copias virtuales de tus plásticos físicos que puedes generar especialmente para hacer compras en línea. Con ellas, te será posible hacer transacciones únicas, es decir, que se borran cuando termina el proceso, de forma que nadie tiene acceso a los datos de tu tarjeta verdadera.
  • No uses redes Wi-Fi públicas. Las redes Wi-Fi públicas pueden ser utilizadas por los piratas cibernéticos para acceder a tu computadora, capturar tu información o instalar software malicioso. Utilizalas lo justo y necesario, pero no ingreses a tu cuenta bancaria ni accedas a tu información personal desde ellas.
  • Descarga aplicaciones de seguridad en tu teléfono. Instala una aplicación de seguridad en tu teléfono, del mismo modo que deberías instalar un firewall, un antivirus y un antispyware en tu computadora.
  • Utiliza un buen código de acceso. Los códigos de desbloqueo como 0000 y 1234 son fáciles de recordar, pero también sencillos de adivinar. En lugar de esos, opta por un código de acceso de al menos ocho números generado aleatoriamente.
  • Desactiva la función de autocompletar. Autocompletar es la función que adivina lo que estás escribiendo y completa las palabras, frases u otra información en formularios. Si bien es conveniente, este tipo de herramientas prácticamente entregan tu dirección de correo electrónico, dirección postal, número de teléfono y otra información que hayas escrito alguna vez a un atacante informático.
  • Borra tu historial de navegación. Los navegadores web también tienen un historial de los sitios que has visitado. Bórralos con frecuencia, incluidas las cookies y los archivos en caché, para que en caso de ser atacado, los piratas puedan obtener la menor cantidad de datos posibles y no realicen conjeturas sobre información valiosa.

Tu seguridad digital es importante, no se trata solo de usar las contraseñas más seguras, también debes tomar precauciones para protegerte. Por ello es necesario que además de descargar programas o aplicaciones que cuiden tu información y tus dispositivos, continúes informándote periódicamente sobre cómo detectar amenazas.

Recuerda que tener buenos hábitos en seguridad al momento de abrir una cuenta digital es de mucha ayuda para evitar fraudes, cuidar de tu dinero y aprovechar todas sus ventajas.