Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
6 malas decisiones financieras y cómo recuperarte de ellas

6 malas decisiones financieras y cómo recuperarte de ellas

Cuando se trata de decisiones financieras como ahorrar dinero o invertir, probablemente se te ocurren varias excusas del por qué no has hecho ciertas cosas que te hubieran ayudado.

Seguramente también puedes elaborar una lista de cuáles han sido aquellas decisiones de las que te arrepientes.

Las peores decisiones financieras

La toma de decisiones financieras puede ser acertada o errónea, pero todo depende si te acerca o te aleja de tus metas. Si no tienes objetivos claros, estarás frente al primer signo de un problema.

Revisa a continuación cuáles son algunas de las peores decisiones financieras que puedes tomar cuando se trata de tus finanzas y las formas en las que puedes evitarlas o recuperarte de ellas.

  1. No ahorrar. Es de los tipos de decisiones financieras que más te puede afectar en el largo plazo. Haz una pequeña cuenta: "Bueno, solo gasto estos 20 pesos, no hace ninguna diferencia". ¿No crees que sean significativos? Piensa otra vez. Guardar una veintena de monedas a la semana, durante un año, en una cuenta de ahorros te permitirá juntar una suma al final del año; imagina si lo hicieras por 5, tendrías dinero casi sin darte cuenta y sin que te afecte que podrías usar para alcanzar una meta. Una forma de ahorrar fácilmente es estableciendo el hábito de hacerlo y trabajar con un presupuesto mensual, mientras te aseguras de ahorrar una cifra cercana al 15% de tus ingresos.
  2. Vivir más allá de tus posibilidades. Gastar de más te puede estar endeudando. Es muy probable que no sepas si estás haciendo un uso de tu dinero de manera eficiente o, peor aún, no sabes en qué se te va tu dinero. De lo único que te queda de certeza es que no tienes dinero disponible para ahorrar o invertir. Es posible, incluso, que te estés endeudando, lo cual forma parte de la toma de decisiones financieras erróneas. Calcula claramente cuánto ganas y lo que necesitas pagar todos los meses; si esta última cifra es superior, tienes que reducir tus gastos de forma urgente.
  3. Hacer compras grandes e innecesarias. Muchos hablan de los tipos de decisiones financieras que pueden hacer y lo reducen a las erróneas o las acertadas. En ese sentido, el problema de hacer grandes compras a crédito sin haber ahorrado o sin darle una segunda vuelta puede dañar seriamente el estado de tus finanzas. De hecho, gran parte de las deudas de las tarjetas de crédito provienen de comprar cosas que realmente no se necesitan. Asegúrate de que si vas a adquirir algo, realmente lo necesitas y cuentas con la capacidad de pago para costearlo.
  4. No ordenar tus deudas e incrementar los intereses. No priorizar el pago de los préstamos con intereses altos significa que tu deuda crecerá a lo largo del tiempo. Dentro de los tipos de decisiones financieras que debes tomar, es clave evitar que tu dinero se te vaya solo en el pago de intereses. ¿Por qué no ahorrarse este gasto, deshacerte de tu deuda lo más rápido posible y comenzar a reutilizar ese dinero para ahorrar o invertir, convirtiendo ese dinero en un verdadero activo? Prioriza tus obligaciones por las que tengan el interés más alto, evalúa consolidar tus deudas y ordena tus compromisos para que cada mes disminuyan.
  5. Posponer las decisiones financieras. Posponer tus decisiones financieras importantes, como saldar deudas, ahorrar e invertir, puede ser uno de los mayores errores que puedes cometer. Deja de esperar para comenzar a planificar y tomar acciones que tienen que ver con tu futuro. Recuerda que construir tu patrimonio toma tiempo; por lo tanto, es clave que desde ya comiences a pensar en los próximos años.
  6. No invertir. Si te preocupa la toma de decisiones financieras, una mala determinación es no invertir tu dinero. Si crees que tienes que ser un experto en bolsa para invertir… ¡Piénsalo de nuevo! Hay muchas opciones; invertir nunca ha sido tan fácil y los rendimientos podrían ayudarte a lograr lo que quieres.

¿Cómo recuperarte de las malas decisiones financieras?

Todos cometen errores y, a veces, eso incluye tomar malas decisiones financieras. ¡Pero, afortunadamente, existen muchas estrategias y formas de recuperarte de tus equivocaciones!.

  • Reconoce tus errores. Para salir adelante, debes analizar y ser consciente de en qué te has equivocado, tomar nota de las lecciones que has aprendido y seguir adelante. Incluso las personas más ricas del mundo han experimentado problemas financieros; descubre las razones y determina qué hacer para corregir las cosas.
  • Decide cambiar tu situación financiera. Una vez que hayas decidido tomar buenas decisiones financieras, pon en marcha un plan. Reduce tus gastos y las deudas; haz lo que puedas para aumentar tus ingresos y convierte al ahorro y la inversión en tu prioridad.

Aprende a tomar buenas decisiones financieras y recuerda que la única forma en que ocurra ese cambio es definiendo qué es lo que quieres lograr. Cuando estés frente a una disyuntiva complicada, podrás evaluar cuál de los resultados que esperas obtener te acerca más a tus metas.