Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
¿Qué es el comercio justo?

¿Qué es el comercio justo?

¿Sabes qué es el comercio justo y como se aplica a la realidad mexicana? Conoce más de esta responsable forma de hacer negocios.

Esta forma de comercio busca integrar y ofrecer mejores oportunidades comerciales a pequeños productores respetando valores como la responsabilidad, un trabajo seguro y el respeto por el medioambiente. Conoce en detalle qué es el comercio justo a continuación.
¿Buscas hacer crecer tu negocio?
Descubre las opciones que tenemos 

¿Qué es el comercio justo?

Según la definición de la World Fair Trade Organization (WFTO), el comercio justo es:

“Una relación comercial, basada en el diálogo, la transparencia y el respeto, que busca una mayor equidad en el comercio internacional. Contribuye al desarrollo sostenible ofreciendo mejores condiciones comerciales y asegurando los derechos de los productores y trabajadores marginados”.

Por lo tanto, este tipo de comercio se orienta hacia un desarrollo integral y que cuente con sustentabilidad ambiental, social y económica, respete la idiosincrasia de los distintos pueblos, sus costumbres, cultura y los derechos humanos.

¿Cuáles son los principios del comercio justo?

Se trata de los pilares de este modelo comercial, que deben cumplirse para que un intercambio pueda considerarse parte de esta iniciativa: 

  1. Oportunidades para productores desfavorecidos. Tiene como objetivo que los productores puedan pasar del umbral de la pobreza y la inestabilidad de los ingresos, a una realidad de suficiencia económica.
  2. Transparencia y responsabilidad. Busca involucrar a toda la cadena de suministro en los procesos de toma de decisiones, asegurando que la información sea conocida por todos los socios.
  3. Prácticas comerciales justas. Se comercializa preocupándose del bienestar económico, social y medioambiental de los pequeños productores, no maximizando las ganancias a costa de ellos.
  4. Pago justo. Un valor justo es el que se fija luego de un mutuo acuerdo de todos los participantes, proporcionando un pago adecuado a los productores y que sea sostenible en el mercado.
  5. Ausencia del trabajo infantil o forzado. Se respetan las leyes locales sobre empleo de niños y se asegura que no hay trabajo forzoso de menores en la mano de obra.
  6. Compromiso con la no discriminación, equidad de género y libertad de asociación. Establece oportunidades para que ambos géneros desarrollen sus habilidades e incentiva de manera activa las solicitudes de mujeres para los empleos y cargos de liderazgo.
  7. Buenas condiciones de trabajo. Se asegura un ambiente de trabajo seguro y saludable para los empleados, cumpliendo con las leyes nacionales e internacionales sobre salud y seguridad.
  8. Desarrollo de capacidades. Es uno de los principios del comercio justo que promueve la superación, ya que las organizaciones que trabajan con productores, los ayudan a mejorar sus habilidades de gestión, producción y acceso a los distintos mercados.
  9. Promoción del comercio justo. Las organizaciones entregan a los clientes información sobre los productores que elaboran los artículos y utilizan técnicas honestas de publicidad.
  10. Respeto al medioambiente. Se busca maximizar la utilización de materias primas sustentables, procesos productivos eficientes energéticamente y en lo posible renovables, para reducir la emisión de gases invernadero.

Comercio justo en México

Los inicios del comercio justo en México estuvieron muy vinculados al café, debido a que este era uno de los productos de mayor volumen de exportación. Luego se sumaron los productores de té, miel, cacao, azúcar y de distintos tipos de frutas, los que se asociaron en pequeñas comunidades buscando acceder a mercados internacionales a través del comercio justo. 

Así, miles de personas se han visto beneficiadas al conseguir condiciones de comercialización más justas y donde se asegura que los productores locales recibirán el precio adecuado por sus artículos. Además, este tipo de esquemas facilita el otorgamiento de créditos para pequeños negocios y ayudan al desarrollo social.