Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
7 consideraciones antes de elegir una casa en la playa

7 consideraciones antes de elegir una casa en la playa

¿Qué factores necesitas tomar en cuenta antes de comprar tu propia casa en la playa? Lee aquí un par de consejos para realizar una decisión informada.

¿Se te antoja vivir en la costa y alejarte del ajetreo de la ciudad? Antes de elegir tu propia casa en la playa, existen una serie de factores a tomar en cuenta, tanto en el aspecto de seguridad como el de ubicación. Descubre los más vitales aquí.

7 factores al elegir casa en la playa

Deberías conocer de antemano todo lo relativo a tu nuevo hogar, ya sea que solamente pases allí el verano o que pretendas mudarte allí permanentemente. Ten en consideración lo siguiente:

  1. Cimientos y estructura resistente. Generalmente, las zonas costeras suelen ser azotadas por lluvias frecuentes y tienen la amenaza de tormentas y huracanes. Debido a esto, muchas casas se construyen en áreas con cierta protección natural; como en la proximidad de montañas, cerca de palmeras, arrecifes de coral o incluso considerando muros de contención, que disminuyan los efectos de estos posibles eventos naturales. Además de ello, la estructura de las casas, como los cimientos y las vigas, deben ser particularmente resistentes, capaces de soportar la exposición a humedad constante y vientos provenientes del mar.
  2. Medidas contra la humedad. Se trata de un aspecto clave, por lo que al comprar una casa de playa se debe considerar este factor como primordial. Ya sea que esté sobre piedra volcánica, alzada debido a postigos, o tenga varias capas de pintura impermeabilizante, la casa deberá tener medidas que combatan la humedad. Antes de instalarte o apenas hacerlo, tendrás que tomar precauciones respecto a ello, así como considerar la posibilidad de reforzar las cañerías y aquellos canales de irrigación del techo.
  3. Características de la playa. Depende, por supuesto, de tus gustos, así como de la ubicación de la playa, pues será muy diferente si está en el Pacífico o en el Caribe. Puede que un área tenga menos rocas o algas, mientras que otra playa ofrezca mejores olas para surfear. En cambio, puede que desees un oleaje más tranquilo y un nivel de agua más bajo, si vas a mudarte junto con tus hijos. La recomendación general es esta: enlista tus prioridades respecto a lo que quieres en una playa y, basándote en eso, elige la mejor zona.
  4. Espacios al aire libre. Uno de los principales atractivos al comprar una casa de playa es la posibilidad de pasar mucho tiempo en espacios al aire libre. Podrías crearlos tú mismo -como habilitar un jardín o instalar un pabellón sobre la arena- o pueden venir ya incluidos. Patios, terrazas y balcones son muy importantes para este tipo de construcciones, así que tendrás que considerarlos durante el proceso de compra. Estos, además, podrían volverse un paraíso si compras los muebles adecuados, como sillas de jardín o alguna hamaca.
  5. Acceso y vecinos. Verifica los puntos de acceso a la zona. En caso de que tu casa en la playa esté en un complejo privado, como una zona popular y residencial, es probable que haya carreteras y caminos habilitados, vigilados de manera rutinaria, que también faciliten el tránsito. Si valoras más la privacidad y exclusividad, puede ser que elijas una casa que esté más apartada, por lo que el tránsito podría ser más complicado. Por último, acá también debes considerar la relación que desees tener con los vecinos.
  6. Ubicación respecto a otras playas. Investiga de antemano si tu casa en la playa estará en una zona privada, o cerca de playas públicas muy célebres. En el primer caso, puede que la playa enfrente de tu hogar esté menos concurrida, pero reciba menos mantenimiento; mientras que en el segundo, te enfrentarás a un mayor flujo de gente o turistas. También ten en cuenta qué tan cerca queda esa playa de centros comerciales o zonas residenciales, pues si está muy apartada del resto de la población, pueden existir menos opciones de comida o entretenimiento.
  7. Gestión para renta de casas en la playa. Como leíste al inicio, mudarte a este hogar puede ser una decisión definitiva o una casa de verano, aunque también podrías comprar con la finalidad de invertir en bienes raíces. En caso de que te introduzcas al negocio de renta de casas en la playa, otro factor primordial entra en juego: la gestión y supervisión del inmueble. Esto se refiere a un servicio de vigilancia y limpieza, así como personal capacitado para lidiar con plomería o electricidad, en caso de que se requieran reparaciones. Estos servicios serán importantes cada vez que nuevos huéspedes firmen el contrato de renta que tú ofrezcas.

Ya te informaste al respecto de los factores más relevantes en cuanto a tu propia casa en la playa, y sabrás elegir la mejor opción, una que se adecúe a tus necesidades.

Por supuesto, no dejes pasar la oportunidad de proteger tu propiedad con un seguro de hogar, mismo que puede cubrirte en caso de robo, desastres naturales y que también considere proteger electrodomésticos, ventanas, mesas y canceles.

También te podría interesar