Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

¿Cuáles son los tipos de crédito hipotecario?

Conoce los tipos de créditos hipotecarios que existen, en qué consisten y cuáles son sus ventajas.

Los créditos hipotecarios se han convertido en una poderosa herramienta para adquirir un inmueble, ya que es común que por el tamaño del esfuerzo económico que implica comprar una casa, sean pocos quienes pueden pagar de contado una vivienda.

Por eso, la mayoría de las personas compra una casa o departamento con la ayuda de un crédito hipotecario. Sin embargo, estos instrumentos se enfrentan a la difícil tarea de tener que ofrecer las mismas condiciones para todos, y al mismo tiempo, ser lo suficientemente flexibles para adaptarse a las necesidades de cada uno.

Para ello, las instituciones han diseñado diferentes tipos de esquemas de pago con los cuáles buscan atender las necesidades de sus clientes.

 

¿Cuáles son los esquemas de pago?

Principalmente existen dos esquemas: pagos fijos y pagos crecientes.

El crédito hipotecario con tasa fija es aquel en que pagarás la misma mensualidad para cada cuota, hasta el final del préstamo. Por otro lado, el crédito hipotecario con tasa creciente tiene una mensualidad que cambia de acuerdo con la tasa de interés.

Como ya mencionamos, estos créditos hipotecarios están diseñados para cumplir con las necesidades de los clientes, sin embargo, cada una de estas opciones requieren de un profundo análisis de acuerdo a tus necesidades y las ventajas que te ofrecen.

 

¿Cuáles son las características y beneficios de cada esquema de pago?

La principal diferencia entre los esquemas de pago son los acuerdos con respecto a la tasa de interés, con el esquema creciente te pueden prestar más y la tasa aumenta en el tiempo para que se ajuste con el ciclo de vida. Y en el esquema de pagos fijos siempre se paga lo mismo, aunque el crédito sea menor.

Por otro lado, los créditos hipotecarios de tasa creciente son recomendados para aquellos que tienen contemplado que en el futuro podrán destinar más ingresos para el pago. Además, en ambos casos podrás adelantar pagos.

Algunos de los beneficios de los créditos hipotecarios para adquirir una casa con tasa fija y creciente son que los intereses son deducibles, puedes liquidarlos sin penalizaciones y obtener hasta un 90% del monto total a financiar. Adicionalmente, tienes la posibilidad de vincularlas con un cofinanciamiento con Infonavit o Fovissste y obtener plazos desde 5 hasta 20 años, dependiendo del crédito hipotecario que elijas; en el caso de uno con tasa creciente, el único plazo es de 20 años.

¡Cumplir el sueño de tener una casa es mucho más sencillo de lo que crees! Conoce las características de los créditos hipotecarios para que obtengas el que mejor se ajuste a tus necesidades.

¿Qué quieres aprender?

  • Si aún no sabes cómo obtener un crédito hipotecario, esta es tu oportunidad para conocer los pormenores del trámite y realizar el proceso de forma apropiada.
  • Aprende qué son y cómo funcionan las tasas de interés en un crédito hipotecario.
  • ¿Pensando en remodelar tu casa? Un crédito hipotecario es una excelente opción para financiar este tipo de proyectos.