Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
5 síntomas de que tu salud financiera no está en orden

5 síntomas de que tu salud financiera no está en orden

Descubre algunos síntomas de que tu salud financiera no está en orden y toma las acciones necesarias para mejorarla.

Fiebre, escalofríos, dolor muscular, tos, congestión nasal, dolor de cabeza y fatiga; todo estos son síntomas comunes de la gripa. Cuando te resfrías tomas las precauciones necesarias para curarte como beber agua, mantener reposo y una que otra medicina.

Pero, ¿sabías que hay algunos síntomas que reflejan una mala salud financiera? Por mucho que estés saludable físicamente, estar económicamente sano es igual de importante y tener una mala salud financiera también tiene síntomas evidentes. Desafortunadamente, muchos los ignoran, al igual que pasan desapercibidos los de la gripa u otras enfermedades.

Síntomas que indican un mal cuidado de la salud financiera

El cuidado de la salud financiera se compone de muchas acciones: desde aprender a vivir apegado a un presupuesto, controlar tus deudas y los gastos excesivos, construir un buen historial crediticio, planificar metas financieras a corto y largo plazo, además de aprender a invertir. 

De esta forma, para mantener tu estabilidad financiera, no puedes ignorar los síntomas que te indican que tus finanzas están fuera de control:

  1. No sabes qué pasa con tu dinero, ¿Cuánto dinero tienes en tu cuenta bancaria? ¿Puede responder esa pregunta de forma inmediata? Un buen ejemplo de salud financiera es saber qué ha pasado con tu dinero en todo momento. Esto gracias a que tienes todo calculado en un presupuesto mensual y ello te ayuda a saber cuánto has gastado. Sin embargo, en la era del dinero plástico, donde las tarjetas de débito y crédito se deslizan habitualmente, es fácil perder el control del dinero. Este es el síntoma más común; para solucionarlo, puedes controlar regularmente los saldos y transacciones de tu cuenta desde la banca digital.
  2. Usas mal la tarjeta de crédito. Si te ves obligado a usar tu tarjeta de crédito incluso para cosas pequeñas y cotidianas, entonces tal vez estés viviendo con un lastre financiero importante, sin capacidad de ahorrar y con muchas deudas, lo que podría llevarte a no pagar tu plástico a tiempo y acumular intereses. Una mejor opción es establecer un presupuesto mensual y reducir algunos de los gastos evitables.
  3. Pagas una deuda con otra. Si ya tienes muchas deudas, probablemente necesites buscar la forma de salir de ellas lo antes posible, pero eso no quiere decir que obtengas otras obligaciones. Este es un síntoma grave de mala salud financiera, que no puedes ignorar. Usa tu tarjeta de crédito de manera inteligente para evitar caer en una trampa de este tipo, porque es un círculo vicioso. Un buen ejemplo de salud financiera es poder hacerte cargo del pago de tus financiamientos y tus deudas de plásticos bancarios.
  4. Tienes muy pocos ahorros. Si has estado trabajando los últimos años y has juntado muy poco dinero, entonces esta es una señal de un mal hábito de ahorro y un síntoma de mala salud financiera. Esto puede ser el comienzo de una crisis financiera, en la que es posible que te quedes sin dinero para cumplir con tus objetivos vitales, como tu jubilación. El primer paso hacia tu libertad financiera son los ahorros, después podrás invertir ese dinero con la intención de lograr tus metas.
  5. No tienes un fondo de emergencia. ¿Si surgiera una emergencia en este momento, podrías enfrentarla? ¿Estás preparado financieramente? Es bueno ser positivo y pensar en un buen futuro, pero debes prepararte para lo peor teniendo algunos ahorros; lo ideal es que juntes entre 3 a 6 meses de tu sueldo. De esta forma, si no tienes un fondo de emergencias, es una señal de que no estás preparado para lo que pueda suceder en la vida, pues las emergencias como la hospitalización de familiares o la pérdida de tu trabajo, pueden tocar tu puerta en cualquier momento, por lo que es importante que estés preparado para estos imprevistos.

Al igual que no puedes ignorar la gripa, tampoco puedes pasar por alto ninguno de los síntomas de una mala salud financiera. La medicina para poder mejorar es la disciplina y los buenos hábitos. Tal y como sucede con la estabilidad física, se trata de que te cuides de manera preventiva, y si ya has enfermado, debes tomar las medidas necesarias para ordenar tus números.