Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
Metas para niños: ¿cómo fijarlas y ayudarlos a cumplirlas?

Metas para niños: ¿cómo fijarlas y ayudarlos a cumplirlas?

Las metas para niños se deben hacer en conjunto con los padres, para transmitirles la importancia de colocarse objetivos para alcanzar sus sueños.

Entre antes los niños aprendan sobre conceptos financieros, más posibilidades tendrán de llevar una vida adulta responsable con el dinero. De hecho, desde que son muy pequeños pueden entender conceptos elementales como “gastos” y “ahorro”. Por eso, incentivarlos mediante metas para niños a temprana edad es una buena idea.

Fortaleciendo las finanzas para niños

Por lo general, los niños aprenden conceptos básicos mirando a sus modelos a seguir más cercanos: los padres. Puedes sacarle provecho a ese tipo de interacción para enseñarles más sobre finanzas para niños de manera cotidiana, sin que lo sientan como una clase de su escuela. 

Una de las actividades que puedes hacer con ellos para que aprendan conceptos como el ahorro y la gratificación dilatada (o fuerza de voluntad), es ponerse metas para obtener algo que deseen. Al hacerlo aprenderán sobre planificación, descubrirán la importancia del ahorro, a ser pacientes para obtener lo que quieren y esforzarse para conseguir sus objetivos, algo que los ayudará cuando sean adultos para conseguir bienestar financiero. 

En conjunto con tus hijos, fijen metas financieras a corto, mediano y largo plazo y ayúdalos a cumplirlas. 

¿Cómo fijar metas para niños?

Es importante que a la hora de fijar metas, tomes en cuenta la edad que tienen tus hijos. Hay cosas que podrían funcionar con niños más grandes, pero no con los más pequeños de la casa.  

Niños de corta edad

Si son pequeños, la idea es fijarles metas sencillas; que los incentiven a ahorrar pensando en la inmediatez que tienen en su forma de pensar. Por eso, con niños de menor edad lo recomendable es que sean desafíos a corto plazo. 

Ahorrar sin un objetivo puede ser aburrido para un niño y puede no entender por qué lo hace. En cambio, si comienzas con metas pequeñas y de corta duración, como por ejemplo, comprar una figura de acción, esto puede motivarlo más, ya que si bien la gratificación tarda en llegar, no pasará mucho tiempo hasta que cumpla el objetivo. 

Niños de mediana edad

En esta etapa del desarrollo de los niños, ya están afianzando sus hábitos relacionados con el dinero, por lo tanto, son más conscientes sobre sus finanzas personales y tratarán de cuidarlas. De esta forma, una cuenta digital para niños contribuirá a que entiendan cómo funciona un banco y puedan ir viendo cómo juntan su propio dinero. Puedes recompensarlos económicamente por alguna tarea que hagan en casa para alcanzar una meta específica. 

Al alcanzar el objetivo aprenderán que la paciencia tiene sus frutos y que son capaces de lograr lo que se proponen siendo responsables con sus finanzas personales

Niños más grandes

Para niños que ya están en los diez años o más, la idea es incentivarlos a usar la banca digital. Esto conseguirá que tu hijo se sienta “más grande” y tendrá un nuevo sentido de responsabilidad, al tener la posibilidad de acceder a una cuenta y usar un plástico bancario.

Fijen una meta a largo plazo, como por ejemplo, adquirir una consola de videojuegos, e incentívalo a ahorrar parte de su domingo para cumplir ese objetivo. Puedes apoyarlo ofreciendo doblar la cantidad que ha juntado si alcanza cierta meta de dinero. 

Apoyar a tus niños para que tengan objetivos es fundamental para que sean conscientes del valor del dinero. Recuerda hacer seguimiento y ver cómo avanzan en relación con los plazos que se fijaron. Si van bien, felicítalos para aumentar su motivación, en caso contrario, anímalos a seguir esforzándose por cumplir sus objetivos.