Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

¿Cómo puedes ahorrar para imprevistos?

Para tener una estabilidad financiera, personal y familiar, es importante contar con un ahorro para imprevistos y conocer cuál es la mejor forma de hacerlo.

El ahorro es un objetivo que toda persona debe considerar, especialmente porque la vida está llena de imprevistos y acontecimientos inesperados que pueden afectar tu estabilidad económica en todo sentido, provocando adeudos que no se puedan saldar en un tiempo corto y comprometan tus planes a futuro.

¿Por qué es importante contar con un ahorro para imprevistos?

Un ahorro sirve para poder enfrentar de la mejor manera posible los problemas financieros que provocan las situaciones no contempladas. Por ejemplo, tener que pagar por los gastos hospitalarios surgidos por alguna enfermedad o accidente, cuyas consecuencias pueden tener un costo bastante alto dependiendo de cada suceso.  

Todos estos gastos que prácticamente aparecen de manera espontánea terminan por afectar tu tranquilidad, ya que en la mayoría de los casos no se tiene disponible o a la mano ese dinero para poder cubrir sin ningún problema la totalidad de los gastos, es decir, no se cuenta con la liquidez inmediata.

Por ello, existen varias opciones con las que puedes evitar la generación de deudas y salir victorioso ante las circunstancias inesperadas de la vida.

A un paso para el ahorro

El ahorro es un hábito que se puede aprender y que requiere de tu esfuerzo y compromiso personal, porque de nada sirve pensar en un ahorro para imprevistos si no pones tu plan en marcha y comienzas con un cambio en tu disciplina financiera.

Hoy en día, te puedes apoyar de la tecnología para planificar el dinero que destinarás para el ahorro y no interferir en tu salud financiera. De esta forma, tomarás como punto de referencia los ingresos que percibes mes con mes y los pagos necesarios que realizas, como la luz, el gas, la renta, el agua, los impuestos y la despensa. 

A partir de esto, tendrás mayor visibilidad de todos los ingresos y egresos para determinar si puedes hacer recortes en ciertos gastos para destinarlos al ahorro. Con esto será más fácil la realización de un presupuesto mensual detallado para que tengas tu dinero bajo control y nada te tome por sorpresa.

En un principio puedes apartar cierta cantidad de tus ingresos, pero a medida que consolides tu hábito financiero, teniendo en mente la importancia de este ahorro, entonces podrás ir subiendo poco a poco el porcentaje destinado. 

Por ejemplo, empezar con la aportación diaria de $50 pesos y subir en unos cuantos meses a la cantidad de $150 pesos. Esto definitivamente te motivará a seguir ahorrando y tener una mayor solvencia económica para las diferentes situaciones que se presenten en tu camino.

Ahorro e inversión: Complementarios

Ambos conceptos son indispensables para afrontar los imprevistos, ya sea que se presenten en un corto, mediano o largo plazo. Así que, una vez que has empezado a destinar dinero de tus ingresos para el ahorro, puedes sacar una cuenta de ahorro que te servirá para guardar cierta cantidad de tu dinero y conservarlo en un lugar fijo en caso de que requieras disponer de este inmediatamente.

No obstante, los fondos de inversión son ideales para conservar el poder adquisitivo de tu ahorro, esto quiere decir que, a pesar del paso de los años, tu dinero se ajustará al valor actual de la moneda. En cierta medida, tu inversión estará trabajando para no quedarse atrás en el mundo financiero. 

Solo hay que tener en cuenta que las inversiones se contemplan para un largo plazo, por lo general a partir de cinco años. Además, entre más alta sea la rentabilidad del fondo de inversión, mayores riesgos financieros tendrá; esto implica el aumento de la inflación, las devaluaciones monetarias o el cambio en las acciones que estén en la bolsa de valores. 

De hecho, las instituciones financieras ofrecen diferentes tipos de cuentas de ahorro y fondos de inversión que se ajustan a tus necesidades y requerimientos. Por ejemplo, existen cuentas que te pedirán un monto mínimo para comenzar con el ahorro y fondos en los que tu dinero tenga una rentabilidad alta.

Contar con un ahorro para imprevistos resulta una de las mejores decisiones que puedes tomar en tu vida, solo basta con empezar una disciplina financiera que te impulse a destinar tus ingresos a fondos económicos que a corto o largo plazo mejoren tu calidad de vida.

 

¿Qué quieres aprender?

  • ¿Has escuchado hablar del método de ahorro japonés Kakebo? Cumple tus metas de ahorro siguiendo una sencilla estructura.
  • Conoce cuáles son los métodos de ahorro informales y el por qué representan un peligro para tu estabilidad y salud financiera.