Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
hombre, tableta

5 estrategias para el pago de deudas

Las deudas que no están al corriente son muy peligrosas para tus finanzas, pues poco a poco van limitando tu capacidad para crear un patrimonio familiar. Si quieres hacer el pago de deudas para tener mayor estabilidad y una mejor salud financiera, debes tener como meta liquidarlas, especialmente si estás preparando tu camino hacia el retiro.

¿Cómo pagar mis deudas?

Estas son algunas formas en que puedes abordar la difícil situación de “cómo pagar mis deudas si no tengo dinero” y dejar atrás esa abrumadora carga financiera:

  1. Cada vez que puedas, paga más. No existe alguna ley que establezca que solo debes realizar el pago mínimo mensual de tus deudas; puedes pagar más, esto no solo te ayuda a evitar el cobro de intereses, sino que también disminuirá el tiempo de pago. Sin embargo, deberás asegurarte de que no exista una multa por pago anticipado.
  2. Gana más dinero. Otra estrategia para el pago de deudas es ganar más dinero, ya sea con un nuevo trabajo, un aumento u otra forma que se te ocurra para agregar algo de dinero extra por un tiempo. Probablemente tienes un talento o habilidad que puedes monetizar, ya sea cuidando niños, ayudando a otros en tareas o convirtiéndote en un freelance. Si estás dispuesto a hacerlo y puedes obtener un trabajo que no ocupe más que tu tiempo libre, podrás ganar algo de dinero extra para usarlo en tus deudas.
  3. Crea un presupuesto y plan de pago de deuda. Si realmente deseas pagar tu deuda más rápido, deberás reducir tus gastos tanto como puedas, un presupuesto es una herramienta que puedes usar con este fin. Al proyectar tus entradas y salidas de dinero te será posible reducir tus gastos, al estar consciente de las cosas en que usas tu dinero. Dentro de tu presupuesto puedes crear un ítem especial dedicado al pago de tus obligaciones.
  4. Habla con tu ejecutivo. Vale la pena que converses con tu ejecutivo para que conozcas las opciones disponibles; puedes consolidar tus deudas, negociar un plan de pagos y revisar en conjunto las soluciones que te ayuden a ordenar tus compromisos. En esta instancia será clave que conozcas cuál es tu capacidad de pago cada mes y con base a ello, analicen las alternativas.
  5. Pide un crédito de liquidez con garantía hipotecaria. Este es un tipo de crédito que puedes solicitar usando como garantía de pago y como referencia el valor de tu vivienda. Tu hogar es un activo y forma parte de tu patrimonio, pero no es algo que puedas transformar en dinero de forma rápida, puesto que tendrías que vender tu casa. Los créditos de liquidez con garantía hipotecaria son una de las mejores opciones para pagar el total o parte de una deuda, ya que gracias a que ofreces una garantía de pago, el banco te entregará mejores condiciones que con otro tipo de crédito de liquidez, es decir, con mayores plazos y menores tasas, por lo que se convierte en una opción muy asequible para pagar con menos intereses.

Cuando estés evaluando préstamos para pagar deudas, considera que una línea de crédito sobre el valor acumulado de tu vivienda te permite acceder a la liquidez que necesitas para afrontar grandes gastos o para consolidar deudas con una tasa de interés más baja que en otros préstamos. En un crédito de liquidez con garantía hipotecaria el monto del préstamo se basa en el valor de mercado actual de tu propiedad, en síntesis tu casa te presta dinero.

El pago de deudas lleva tiempo. No te preocupes si necesitas hacer ajustes en el camino; no se trata de una solución rápida, sino de tomar el control y modificar tus hábitos y comportamientos para que puedas alcanzar tus objetivos financieros.