Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

3 desafíos de trabajar de manera remota y cómo superarlos

Trabajar de manera remota presenta desafíos que debes neutralizar para que tu rendimiento no se vea perjudicado. Estos son los retos más comunes y su solución.

Aunque trabajar de manera remota puede ser una oportunidad para que pases más tiempo en familia, también implica retos que, generalmente, no son un problema cuando trabajas desde la oficina.

Ser altamente productivo siempre será el objetivo más importante, pero para lograrlo debes tomar en cuenta los factores que podrían jugar en tu contra y saber abordarlos. 

¿Qué es un trabajo remoto?

Antes de empezar, quizás necesites mayor claridad sobre qué es un trabajo remoto. 

Trabajar remoto permite a las personas cumplir con sus obligaciones laborales sin tener que asistir físicamente a la empresa, siempre y cuando se den las condiciones mínimas necesarias en el entorno, como una conexión estable a Internet. 

Tener un trabajo remoto no es sinónimo de ser freelance, de hecho, un gran número de compañías promueve que sus equipos trabajen en remoto sin que esto afecte su relación contractual. 

¿Cómo trabajar de manera remota sin fracasar en el intento?

Estos son los desafíos que deberás superar:

1. Distracciones hogareñas

Unificar las responsabilidades laborales con las tareas del hogar será confuso y estresante al principio. La lavandería, la cocina, las hojas secas en el jardín que alguien debe recoger... Posiblemente no sabrás por dónde empezar o cómo encontrar un equilibrio sano. 

Si tienes mascotas, la situación se complica: estarán felices de tenerte en casa y es probable que demanden tu atención más de lo usual, lo mismo ocurrirá si tienes hijos o vives en pareja. 

¿Qué hacer al respecto?

  • Aparta un espacio de la casa solo para trabajar. Intenta que sea el rincón más tranquilo de la casa, y pide a tu familia que no te interrumpa durante la jornada laboral.
  • Evita hacer cosas que no realizarías en tu trabajo. Como tomar una siesta a media mañana o retomar tu serie favorita en Netflix, recuerda que no es lo mismo trabajar en remoto que estar de vacaciones, cumple tu horario y organiza tus pendientes para que nada se quede sin hacer.

2. Falta de motivación

No tener contacto directo con tus compañeros o clientes puede hacer que trabajar desde tu casa sea extraño o aburrido para ti. Quizás experimentes presión adicional por la idea de ser evaluado más adelante y ver una disminución en tu productividad. Todo esto influirá negativamente en tu rendimiento si lo permites. 

¿Qué hacer al respecto?

  • Mantente comunicado con tu equipo. Hay decenas de aplicaciones, como Slack, Microsoft Teams, Zoom y Facebook Workplace, que puedes usar para el intercambio de archivos, mensajes y llamadas grupales, te ayudarán a sentirte conectado con tus compañeros y dar continuidad a proyectos colectivos.
  • Usa estímulos que te suban el ánimo. Si te gusta cierto tipo de música y has notado un impacto positivo en tu concentración, úsala. Algunas personas se enfocan mejor así y, otras, necesitan silencio absoluto; tienes que identificar las condiciones que te benefician y replicarlas en casa.

3. Balance entre vida personal y laboral

En especial si eres de los que ama hacer horas extra, debes tener cuidado o podrías acabar disminuyendo tu calidad de vida por exceso de trabajo. Esto puede afectar tus relaciones familiares y tu salud, así que procura evitarlo:

¿Qué hacer al respecto?

  • Valora tu descanso. Ponte límites para desconectarte del mundo y prométete a ti mismo no revisar mensajes o correos electrónicos fuera de horario laboral, hasta el día siguiente. El uso de alarmas y del modo "no molestar"  de tu smartphone te pueden ayudar.
  • Aprovecha para adoptar hábitos saludables. Usa el tiempo libre para hacer ejercicio, leer o tomar cursos en línea. También es importante que te levantes de la silla cada cierto tiempo, así evitarás sufrir dolores de espalda (pues es probable que los muebles hogareños no sean tan cómodos como los de oficina).

Para BBVA en México, la prioridad siempre será el bienestar de sus clientes, colaboradores y de la sociedad en general. Por esta razón, lanza un programa de apoyo que estará disponible para todos sus clientes con el fin de mitigar los efectos relacionados con la situación económica vinculada al brote de COVID-19 en el país.