Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
Por Alejandro Medina

A pesar de las dificultades que trajo para México la pandemia por el nuevo coronavirus y el alto número de empresas que resultaron afectadas por esta situación, un grupo de startups mexicanos rompió el molde y tuvo un año de ensueño.

Es difícil enumerar todas las dificultades que la pandemia por nuevo coronavirus SARS-CoV- 2 ha dejado tanto al interior de nuestro país como alrededor del planeta entero, cada una de ellas en distintas variantes y proporciones.

Sin embargo, a pesar todo lo que ha generado este virus que desde principios del 2020 ha afectado de manera particular a cada país del orbe, existe un sector que en particular se ha visto golpeado por su avance: el económico.

Y es que el confinamiento que las personas han tenido que realizar al interior de sus casas para evitar contagiarse ha lastimado a decenas de empresas que acabaron por cerrar sus puertas debido a la caída que tuvieron en sus ingresos derivado de esta situación.

En México el panorama no ha sido alentador. Según el estudio sobre la Demografía de los Negocios elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), al menos 1,010,857 establecimientos, que representan el 20.81% del total de las compañías contabilizadas en 2019, dejaron de operar por las complicaciones que les trajo la pandemia.

Pero no todo fue oscuridad, y es en medio de este contexto existieron algunas startups que lograron romper este molde y que vivieron un año que seguramente recordarán a lo largo de toda su historia, sirviéndoles como un trampolín importante de cara al futuro.

¿Qué compañías podemos entonces ubicar dentro de esta tendencia? Existen al menos tres emprendimientos que han salido muy bien librados de la pandemia, ya sea porque porque su modelo de negocio no se vio afectado por este hecho o porque pudieron modificarlo para adaptarse a la coyuntura.

La primera de estas compañía es Kavak, plataforma de compra y venta de autos usados, fundada por Carlos García Ottati, Loreanne García Ottati y Roger Laughlin, que este año se convirtió el primer unicornio mexicano de esta nueva era, gracias a que alcanzó una valuación superior a los 1,150 millones de dólares (mdd).

La firma, que al día de hoy cuenta ya con 700 colaboradores, alcanzó este grado luego de concretar un total de 400 mdd en inversiones, provenientes de fondos como el banco japonés Softbank, DST Global, Greenoaks Capital y Kaszek Ventures.

Después, en segundo lugar, podemos contemplar a Jüsto, supermercado en línea encabezado por Ricardo Weder, quien aprovechó los primeros meses de la pandemia para posicionar su servicio, el cual creció hasta un 500% debido al confinamiento que la gente comenzó a realizar.

Asimismo, la compañía también consiguió este año levantar 17 mdd más en inversiones, mismos que le servirán para expandir su servicio al interior del país, rumbo a ciudades como Querétaro, además de poder comenzar a analizar opciones en el extranjero, principalmente en sitios como Ecuador, Perú y Colombia.

Finalmente, la tercera compañía que vale la pena destacar es 99 Minutos, startup de logística dirigida por Alexis Patjane y con presencia no sólo en México, sino también en Perú, Colombia y Chile, que aprovechó el boom que ha tenido el comercio electrónico durante toda la crisis sanitaria.

La startup, de acuerdo con su fundador, consiguió durante los primeros 10 meses del año, de enero a octubre, crecer hasta en ocho veces su operación en comparación con 2019, alcanzando semanas pico en las que llegaron a contratar hasta 250 nuevos choferes para poder sacar adelante todos los pedidos que llegaban hasta sus manos.

También valdría la pena hacer espacio para destacar los avances que tuvieron otras startups como el neobanco Klar, la insuretech Flat o la fintech Konfío, sin embargo, la mayor lección que nos deja esta situación es que las startups mexicanas no sólo son resilientes, sino que tienen la capacidad de crecer a gran escala.

Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden no coincidir con las de BBVA.