Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
Por Enrique Hernández

Las disputas por dinero en una relación de pareja son comunes y es la décima causa de divorcio en México.

Las disputas por dinero en una relación de pareja son comunes y es la décima causa de divorcio en México. Sin embargo, la economía en pareja no es auditar, sino administrar en tiempos tan apremiantes como la pandemia de Covid-19, que han puesto en jaque a los ingresos y gastos familiares.

Una de las primeras recomendaciones es organizar las finanzas en pareja, lo cual evita problemas y da tranquilidad y paz en el hogar.

“Lo ideal es determinar la aportación del ingreso de cada uno al hogar, es decir hacer un presupuesto bajo el modelo: lo tuyo, lo mío y lo nuestro y así mantener independencia económica sin dejar de lado la responsabilidad de los gastos comunes e individuales”, dice la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

La dependencia señala que es muy importante externar las expectativas desde un inicio y acordar cómo se repartirán los gastos de la casa: ¿Quién pagará las compras de los víveres? ¿Quién cubrirá los gastos del hogar? ¿Ambos pondrán la mitad del costo de todo lo que consuman? ¿Pone un poco más quien gane más?

¿Cómo y cuánto ahorrarán, y qué patrón de consumo tendrán en común?

También es necesario que la economía de pareja incluya el manejo de las cuentas bancarias, agrega Profeco.

La negativa a contribuir voluntariamente o por sentencia del juez familiar al sostenimiento del hogar es la décima causa de divorcio en México, según el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi).

En 2020, el número de matrimonios y divorcios cayeron a doble dígito en México, debido a que las restricciones sanitarias para frenar la pandemia de Covid-19 cerraron por varios meses los registros civiles, los juzgados y hasta prohibieron las bodas.

En 2020, se realizaron 40,843 matrimonios en los registros civiles del Estado de México, cuando un año antes fueron 63,180 bodas por lo civil, de acuerdo con la Secretaría de Justicia y Derechos Humanos.

La dependencia del gobierno del Estado de México dice que en 2020 solo hubo 10,654 divorcios contra los 19,096 registrados en 2019.

La Consejería Jurídica de la Ciudad de México añade que hubo 12,043 matrimonios en 2020, y cuando no había pandemia de Covid-19 hubo 27,436 en 2019.

“Trabajar las finanzas con tu pareja es 100% vital, porque a final del día el dinero y la economía son parte fundamental del matrimonio”, expone Ceci Sánchez, vocera de Resuelve Tu Deuda.

Las parejas deben destinar 70% de los ingresos a los gastos fijos, es decir a vivienda, educación y transporte, y el 30% para el pago de deudas, ahorro y entretenimiento, explica.

“No es un tema de auditar ni de controlarse entre parejas, sino una administración familiar basada en un presupuesto de gastos e ingresos de las parejas para evitar deudas”, añade la directiva de  Resuelve Tu Deuda. 

También se requiere una planeación de la expectativa de vida, así como pagar en lo inmediato las deudas contratadas comenta Ceci Sánchez.  Ahí es importante seguir estas recomendaciones:

● Olvidar al culpable.

Recriminar y discutir no ayudará a que las deudas se paguen más rápido. No obstante, hay que asumir la responsabilidad y aprender de la lección. El punto es generar un ambiente de comunicación donde se pueda aprovechar el apoyo de ambos.

● Poner todo en orden.

Acomoden las deudas por monto, de mayor a menor. Esto permitirá dimensionar la cantidad de obligaciones, localizar a qué instituciones se les debe y reconocer la suma total.

● Iniciar por lo más pequeño.

Mientras mantienen las deudas más grandes al corriente, depositando un poco más del mínimo, comiencen a liquidar las pequeñas haciendo pagos que impacten al capital.

● Continuar sumando esfuerzos

Una vez que logren cubrir la primera deuda, aprovechen esa suma para liquidar la siguiente y así progresivamente hasta que logren acabar con todas. Recuerden que cada vez les resultará más sencillo porque ya habrán adquirido el hábito.

● Establecer un objetivo 

Si ya cubrieron todos los pagos pendientes, lo mejor será continuar con este ahorro y encaminarlo a un objetivo en común. Podría ser el inicio de un fondo de emergencias, el enganche para un automóvil, la prima de un seguro de vida, etc.

● Acudir con un experto 

En ocasiones, el adeudo es tan grande que no es posible cubrir ni los mínimos y se cae en un impago.

Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden no coincidir con las de BBVA.