Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
Por Alejandro Medina

Se termina el ciclo escolar y con ello llega la oportunidad perfecta para descansar un poco, sin embargo, ¿cómo hacer para este descanso no se convierta después en un mar de deudas? A continuación, te dejamos algunos consejos.

A pesar de todas las dificultades educativas que se han generado derivado de la pandemia por el nuevo coronavirus, en los próximos días la mayoría de las instituciones de enseñanza de nuestro país cerrarán finalmente su periodo escolar.

Se trata así de un momento ideal, aprovechando el descenso paulatino que ha tenido el volumen de contagios por Covid-19, para tomar un descanso y salir en verano de toda la monotonía que durante largos meses hemos vivido la mayoría de los mexicanos por el encierro.

Pero salir de la rutina y tomar vacaciones puede significar para muchas familias el tener que realizar gastos importantes que pueden generar que exista un desbalance, hasta cierto punto, dentro de sus núcleos.

¿Qué hacer entonces para evitar que esto suceda? ¿Qué tipo de acciones pueden tomar las las personas y familias para poder tener su merecido descanso y, al mismo tiempo, no afectar a su billetera? A continuación, te presentamos algunos puntos que deberían tomar en cuenta.

1.- Realiza un análisis minucioso: Todo comienza por hacer presupuesto para determinar cuál es el capital con el que se cuenta para gastar ante una eventual salida, esto sirve para determinar qué tipo de vacaciones son las que realmente se pueden llegar a pagar.

2.- Aprovecha ofertas en línea: Existen un sinnúmero de plataformas en internet que permiten a las personas el encontrar ofertas de viaje y alojamiento en todo tipo de lugares sin tener que pasar por compañías de terceros que usualmente suben los costos.

3.- Consume local si sales: Visitar un destino para vacacionar implica un gasto importante al que se le suman temas de alimentación o turismo ya estando en el lugar. Una opción económica y buena es buscar los sitios administrados por locales, no grandes cadenas, para comer en ellos y conocer de su mano los sitios que verdaderamente valen la pena.

4.- Ten cuidado con las tarjetas de crédito: Una de las prácticas más comunes que suelen suceder cuando se viaja es que utiliza en exceso la tarjeta de crédito, por lo que es muy importante que las personas sepan desde un inicio cuánto es lo que realmente pueden cargar a su plástico para que la diversión no acabe por convertirse en algo impagable.

5.- Valora quedarte en casa aunque con otra rutina: Para que ellas personas que definitivamente no puedan darse el lujo de salir para vacacionar es bueno que recuerden que existen otras opciones en su propia ciudad para divertirse, desde albercas o balnearios hasta museos que hoy ya están abiertos y que pueden traerles bastante alegría.

Como un último comentario es importante recordarle a la gente que, a pesar de la calma relativa que hoy se vive en México por la pandemia, aún no es momento de bajar la guardia, por lo que deben de mantener todo tipo de cuidados para resguardar la salud de sus familias.

Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden no coincidir con las de BBVA.