Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
Por Alejandro Medina

Luego de 12 meses sumamente complejos, México y el mundo comienzan este 2021 una nueva etapa que, pareciera al menos en el papel, será mucho mejor que lo vivido el año pasado, cuando la pandemia mantuvo la incertidumbre en el mundo. Ante este novel contexto, ¿qué deben de hacer los emprendedores? Aquí algunas claves.

Han pasado ya algunas semanas desde que concluyó finalmente el 2020, doce meses que fueron sumamente complicados, como pocos en la historia de la humanidad, para la mayor parte del mundo, de norte a sur y de oriente a occidente.

El responsable de ello fue un virus que fue descubierto durante los últimos días del año anterior, 2019, en la ciudad de Wuhan, China, y que poco a poco se fue expandiendo por los cinco continentes, causando tanto pérdidas humanas como también muchas dificultades económicas.

Se trató entonces de un momento complejo que llevó a los emprendedores mexicanos a tener qué plantearse todo tipo de alternativas para mantener con vida a sus negocios, casi la mayoría afectados por el confinamiento que las personas tuvieron que hacer para evitar contagiarse del virus.

Es cierto que existieron casos excepcionales de compañías que salieron sumamente beneficiadas de este panorama, como fueron casos como el del súper en línea Jüsto o la plataforma de logística 99 Minutos, sin embargo, eso definitivamente no sucedió con todos.

Y hay datos que claramente nos demuestran la complejidad del tema. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México poco más de un millón de micro, pequeñas y medianas empresas (mypimes) tuvieron que cerrar sus puertas derivado de las complicaciones que vivieron por la pandemia.

De esta manera, en nuestro país hoy existen contabilizadas 3.9 millones de compañías dentro de esta categoría, quienes buscarán en este nuevo periodo 2021 recuperar el terreno perdido en la etapa anterior y tratar de empezar a crecer.

Y existen una serie de recomendaciones que es importante que tengan en consideración para poder paulatinamente ir retomando el camino.

La primera de ellas es que deberán de continuar integrando, de la mejor manera posible, sus negocios al ámbito digital, esto debido a que nada volverá, aún cuando la pandemia ceda, a los tiempos que vivimos previo al 2020. La mayoría de las personas se habituaron ya a comprar, compartir y hacer mil cosas en línea.

Posteriormente, en segundo lugar, es importante que las mypimes mexicanas tengan la capacidad de continuar pivoteando y transformando sus modelos de negocio conforme toda esta situación vaya avanzando, es posible, en efecto, que la situación mejore con el paso de los meses, pero la realidad es que nadie sabe lo que viene hacia adelante.

En una tercera posición vale la pena pedir a los emprendedores que se mantengan trabajando con pies de plomo, que consideren sí tratar de crecer, pero que sean cautos y estén informados muy claramente sobre el avance de la pandemia para, con base en eso, tomar decisiones.

Finalmente, en cuarto lugar, un tema de peso que no deben de olvidar es establecer planes de desarrollo anuales que contemplen varios escenarios, tanto positivos como negativos, para el avance de este año, con miras que los puedan ir adoptando conforme vaya avanzando el 2021.

Es cierto que el panorama, con el avance de las vacunas y las mejoras médicas que en los últimos tiempos se han observado, luce un mejor semblante, pero es importante que la alerta en los emprendedores continúe, al igual que su capacidad de resiliencia.

Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden no coincidir con las de BBVA.