Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
Elige bien: financiamiento a largo plazo vs corto plazo

Elige bien: financiamiento a largo plazo vs corto plazo

Para alcanzar objetivos personales o empresariales en algunos casos es fundamental obtener financiamiento. Sin embargo, no hay un solo tipo disponible. Existe el financiamiento a largo plazo y a corto plazo; optar por el adecuado puede ser clave para lograr las metas propuestas. Conoce cómo elegir el mejor para ti.

¿Qué es el financiamiento y cuándo es necesario?

El financiamiento es un mecanismo para que una persona o empresa puedan acceder a fondos que les permitan llevar a cabo sus actividades, inversiones y proyectos. Consiste en el préstamo de una cantidad de dinero bajo el compromiso de devolverlo a futuro más una cierta tasa de interés que representa un porcentaje del dinero prestado.

Existen diferentes causas para que una empresa o persona necesite un financiamiento, pero todas se pueden englobar en lo mismo: no se cuenta con el dinero necesario para llevar a cabo los proyectos o cubrir necesidades. Por ejemplo:

  • No se cuenta con liquidez para hacer frente a deudas.
  • Se necesita comprar materia prima.
  • Se va a expandir el negocio o se quiere cumplir una meta.

¿Cuáles son los tipos de financiamiento?

Pueden clasificarse de diferentes maneras y de acuerdo a ciertos criterios. Según el origen de los fondos pueden ser:

  • Ajenos. En el cual se obtiene el capital de externos. Por ejemplo, como ocurre con los créditos o préstamos bancarios.
  • Propios. En el caso de un negocio, se pueden obtener fondos prestados por sus socios.

Por otro lado, se encuentra la agrupación más conocida y una de las que más influye al momento de decidir el financiamiento a utilizar. Se refiere al tiempo otorgado para la devolución del dinero y de acuerdo a ello se clasifican en financiamiento a corto plazo y financiamiento a largo plazo.

¿Qué es el financiamiento a largo plazo?

El financiamiento a largo plazo es aquel en el que el tiempo para la devolución del dinero es mayor a un año. Por lo general se emplea para proyectos grandes como expansiones, para arrancar un negocio, comprar inmuebles o realizar inversiones. Un ejemplo son los créditos hipotecarios.

 Ventajas

  • Permite llevar a cabo proyectos grandes y obtener mejores resultados.
  • Pueden renegociarse y modificarse.
  • Ayuda a mejorar el historial crediticio.
  • Se pueden adaptar a las necesidades del beneficiario.

Desventajas

  • Existen diversas exigencias y requisitos para su obtención; muchas veces no se cuenta con el aval suficiente.
  • Sus tasas de interés suelen ser más altas.
  • Puede generar inestabilidad financiera.

¿Qué es el financiamiento a corto plazo?

Este tipo de financiamiento se refiere a aquel en el que el pago de la deuda se establece en un periodo igual o menor a un año. Se emplea principalmente para obtener liquidez para solventar problemas relacionados directamente a los ingresos. Este tipo de financiamiento considera opciones como el préstamo personal inmediato.

Ventajas

  • Requiere menos requisitos y su solicitud es más simple.
  • En muchos casos no necesita de aval.
  • El acceso es rápido.

Desventajas

  • No aporta suficiente efectivo para proyectos grandes.

Financiamiento a largo plazo vs financiamiento a corto plazo: ¿cuál elegir?

Elegir entre los tipos de financiamiento disponibles va a depender principalmente de tus objetivos y necesidades.

  • Antes de tomar una decisión, es necesario que conozcas la necesidad que quieres solventar, cómo vas a emplear el dinero y que evalúes tu capacidad de pago.
  • En líneas generales es mejor la elección de un financiamiento a corto plazo cuando se necesita resolver problemas de capital de trabajo o en que los que requieres obtener liquidez inmediata. En el caso de un negocio, para aumentar el inventario o pagar a proveedores de servicios; en personas, para enfrentar un imprevisto o necesidades inmediatas.
  • El largo plazo es recomendable cuando quieres desarrollar proyectos más grandes sin disminuir la rentabilidad del negocio o tu liquidez. Por ejemplo, para adquirir maquinaria o vehículos, hacer restauraciones del hogar, adquirir un inmueble, comenzar un emprendimiento o algún proyecto personal que requiera un capital considerable.

Hacer coincidir el tiempo del proyecto con el plazo del crédito te ayudará a evitar problemas en el futuro, por lo que elegir correctamente el tipo de financiamiento es fundamental si quieres alcanzar objetivos personales y metas financieras sin comprometer tu liquidez.