Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.
Ir al contenido principal
Imagen decorativa

Gastos innecesarios que arruinan tus finanzas

Los gastos innecesarios evitan que puedas hacer un ahorro fácil. Primero identifícalos y luego erradícalos por completo de tu vida.

Uno de los consejos sobre finanzas personales que los especialistas siempre sugieren es el de realizar un presupuesto mensual. Uno de los objetivos, es identificar los gastos y saber qué áreas de tus gastos mensuales puedes ahorrar. Lamentablemente, más del 63% de los mexicanos no puede hacer este tipo de planeación, pues no lleva un registro puntual de sus gastos. 

Para lograr alcanzar las metas financieras y hacer un ahorro fácil es indispensable tener una buena salud financiera por lo que el primer paso es establecer un presupuesto que contemple los ingresos mensuales, ubique los gastos fijos y elimine los gastos innecesarios.

Diferencias entre gastos fijos y gastos innecesarios

Existen gastos esenciales para vivir, pero también existen gastos que no son esenciales y por lo tanto pueden ser eliminados. Tus gastos esenciales se convierten en gastos fijos. Pagar la renta o bien la hipoteca, la comida, el transporte, pagar servicios como la luz, el gas, entre otros.

Tus gastos no esenciales son todos aquellos que dependen de tu estilo de vida y no requieren que se hagan todos los meses; la mayoría de estos gastos son prescindibles. 

El problema principal de los gastos innecesarios es que son el enemigo principal del ahorro, uno de los pilares de la salud financiera.

Los gastos hormiga son de los más innecesarios

Son definidos como “gastos hormiga”, las compras insignificantes y aparentemente inofensivas que hacemos cada mes. El nombre viene de la semejanza con los insectos, por tamaño y comportamiento, pues las hormigas son pequeñas pero juntas logran reunir una gran cantidad de recursos gracias al trabajo continuo y la perseverancia.

Los gastos hormiga son los más innecesarios, peligrosos y difíciles de detectar, pues no entran en una categoría en específico, como sí lo hacen otros gastos innecesarios. Además, este tipo de gastos podría representar un 12% de tu ingreso mensual. La mejor herramienta contra ellos es la identificación, pues hacerse consciente de su existencia es la mejor forma de eliminarlos.

Duele, pero son necesarios de eliminar

1. Intereses

Este es un apartado complicado, pues no todos pueden adquirir algunos productos con su sueldo, lo que le obliga a usar financiamiento. Si usas tu tarjeta de crédito intenta pagar el total al final del plazo de crédito; si no puedes, paga más del mínimo para acortar la deuda. Revisa que tus compras a meses sin intereses no duren más que los productos mismos. Recuerda que los meses sin intereses no generan cargos adicionales si pagas a tiempo, pero sí si no lo haces.

2. Elimina los caprichos y “gustitos”

Para lograrlo debes diferenciar claramente entre lo que necesitas y lo que quieres. Es difícil someter a consideración las decisiones que tomas, pero vale la pena porque el ahorro en este tipo de gastos innecesarios es grande. Analiza antes de comprar si realmente lo necesitas, ello implica que el producto suplantará otro viejo que ya resuelve una necesidad en específico. Si no lo hace, es un capricho.

3. Evita consumir de más y las comisiones

El primer consejo va encaminado a los gastos extras, pues si no es necesario tener prendidas las luces de la casa o la televisión, apágalas. Por otro lado, trata de eliminar las comisiones que te cobran por hacer pagos de servicios, las relacionadas con el uso de tarjetas bancarias o los cobros de comisiones por el retiro de efectivo en los cajeros que son de otros bancos.

4. Servicios

Cuando realizas un presupuesto mensual es sumamente sencillo percatarse de los servicios que pagas y que te cuestan demasiado dinero. Pagas servicios de televisión por internet, pero pagas televisión por cable. Pagas un plan mensual de datos de telefonía móvil pero no te lo acabas. Pagas una línea de teléfono, pero sólo usas tu teléfono inteligente. Analiza bien cuáles son los servicios que de verdad necesitas.

5. Comer fuera de casa

Cuando comes fuera de casa no sólo estás pagando por la comida si no por el servicio relacionado con ella. El servicio de que alguien cocine por ti y lave los trastes, es muy cómodo, pero también es muy caro. 

 

¿Qué quieres aprender?

  • Un plan de ahorro para mejorar tus finanzas

    Alcanza tus metas de ahorro y toma las mejores decisiones sobre tus finanzas personales.
  • Diferencias entre tarjeta de crédito y tarjeta de débito

    Conoce cuál es la diferencia entre tarjetas de crédito y débito, aquí te lo explicamos.