Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
¿Qué es el salario emocional?

¿Qué es el salario emocional?

Descubre qué es el salario emocional y ejemplos de esta estrategia cuyos beneficios alientan el rendimiento de los colaboradores de una empresa.

La mayoría de las personas pasan casi un tercio de sus vidas en el trabajo y aunque el salario económico es la base de un empleo, no lo es todo. Aquello que experimentas durante tu vida laboral y te hace crecer profesionalmente más allá del dinero, es el salario emocional.

¿Cómo funciona el salario emocional?

El salario emocional es una serie de acciones ejecutadas con el propósito de atraer más talento a la empresa, potenciar la lealtad de todos los colaboradores, y de oír su retroalimentación en asuntos importantes.

Ahora bien, ten en mente que un salario emocional no puede compensar un salario económico bajo, sino complementarlo.

6 ejemplos de salario emocional

Existen muchas ideas que se pueden implementar, todo depende de la empresa, sus líderes y las cosas que motiven al equipo. Descubre  a continuación algunos ejemplos:

  1. Acceso a gimnasio o seguro. Los beneficios de tu salud resultan clave al construir un salario emocional. Un lugar de trabajo que tiene algún área para ejercitarse, bonos o descuentos en un gimnasio cercano e incluso el acceso a una póliza de seguro institucional, se percibe como una empresa que se preocupa del bienestar de sus colaboradores.
  2. Flexibilidad de horario. No en el sentido de laborar menos horas, sino de saber cómo administrarlas. Por ejemplo, puede haber días en donde no tengas una hora de almuerzo con tal de que te marches una hora temprano, o que empieces antes la jornada con el mismo propósito. La vida no siempre sigue la misma rutina, y el salario emocional reconoce y da opciones para lidiar con ello.
  3. Opción híbrida de trabajo. Mientras la nueva normalidad se impone, muchas empresas han ofrecido a sus empleados la oportunidad de elegir su ambiente de trabajo: 100% presencial, 100% trabajo en casa, o alguna opción híbrida, como ir a la oficina tres días laborales nada más. Hoy en día existen menos prejuicios en cuanto al rendimiento del teletrabajo, además de que este simboliza mayor comodidad para ti y tu familia.
  4. Crédito para un posgrado. El salario emocional es también prueba de que un empleador desea que crezcas académicamente. Esto es ventajoso en el sentido de que no te perderán como empleado y podrás estudiar algún posgrado o diplomado con su apoyo económico. Los conocimientos que adquieras te volverán más experto en tu campo y un activo más eficiente para la empresa.
  5. Palabras de aliento. Un reconocimiento de tu jefe o tus colaboradores podría alentarte a seguir trabajando como lo has hecho o inclusive a incrementar tu rendimiento. Se debe a que el hecho de sentirte apreciado y ver reflejada la contribución de tu trabajo en la empresa, prueba que aquello que haces realmente impacta al mundo.
  6. Auxilio en el transporte. En los corporativos más grandes existen camiones o circuitos de transporte que ayudan a los empleados a llegar a la oficina desde puntos determinados de la ciudad. Aunque solamente sea un camión un día a la semana, una tarjeta del metro con saldo, o incluso mapas y guías que comuniquen opciones para arribar a través de diferentes rutas de autobús, estos ejemplos de salario emocional también se preocupan por tu seguridad.

La relación entre salario emocional y productividad

Como ya leíste, contar con un salario emocional significa que tu empleador no solamente te ve en términos de números, reportes y rendimiento laboral.

Implica que te reconoce como una persona, quien tiene la capacidad de crecer académicamente, y merece mantenerse saludable tanto como necesita cierta flexibilidad en el trabajo. Después de todo, el mundo laboral cambia con bastante frecuencia.

Así, al sentirse apreciado laboral y personalmente, resultaría lógico que una persona llegue con mayor energía al trabajo, y se sienta impulsada a dar más de sí. Esta es la conexión entre el salario emocional y productividad: una puede provocar la otra.

¿Cuál de estos ejemplos de salario emocional podrías aplicar en tu negocio? ¿Cuál sería plausible que tu empleador te ofreciera? Ahora que conoces más al respecto, podrías descubrir nuevas modalidades de trabajo que, a pesar de ser diferentes, mantendrán a tope tu rendimiento.

También te podría interesar