Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
¿Qué son los gastos de cobranza?

¿Qué son los gastos de cobranza?

La mayoría de los préstamos o créditos requieren de un pago mensual que tiene una fecha límite y un monto mínimo a cubrir. Si alguna vez has tenido una tarjeta de crédito o un préstamo personal, es muy probable que estos conceptos no sean desconocidos para ti, ya que implican el cobro de intereses y otras comisiones.

¿Los gastos de cobranza incrementan tus costos?

Los gastos de cobranza son una comisión que cualquier institución de crédito puede cobrarte por pago tardío. Estos cobros se pueden aplicar a saldos de una tarjeta de crédito, hipoteca u otro crédito. El cargo es regularmente equivalente a un porcentaje del saldo vencido o, comúnmente, a una cuota establecida.

En el caso de los gastos de cobranza, se generan cuando no cumples con el pago acordado, ya sea antes de la fecha límite o al transferir una cantidad inferior al pago mínimo. De esta forma, los bancos cobran una comisión adicional que se suma a los intereses que se generen y al saldo que ha quedado pendiente.

Estos cargos están estipulados en el contrato del crédito en el apartado de políticas de cobranza y el cálculo de la tasa moratoria está especificado ahí mismo. Por lo general, la comisión es más alta que la tasa de interés del préstamo.

¿En qué momento ocurren?

Este tipo de cobros solo ocurrirán cuando haya pasado el último día de pago sin que se registre tu abono o cuando el monto de la aportación sea menor al estipulado como mínimo. Los clientes que habitualmente incumplan con la puntualidad en sus aportaciones, se harán acreedores a este tipo de cobranzas por cada evento, por lo que si retrasarse se hace un hábito, también lo serán estas comisiones.

No olvides que los gastos de cobranza afectan de manera negativa tu puntaje de crédito, lo que implica que no puedas acceder a financiamiento para aumentar tu patrimonio, como una hipoteca o los de créditos de auto.

¿Cómo evitar estas cobranzas?

La mejor manera de evitar estas faltas es hacer los pagos a tiempo. Con las tarjetas de crédito incluso puedes ser un “totalero”, es decir cubrir el total del saldo cada mes, evitando que se generen intereses.

En cualquier caso, es clave hacer una planeación de los ingresos que te asegure la posibilidad de apartar suficientes fondos para cubrir los pagos de tus obligaciones, por lo que crear un presupuesto que incluya tus gastos mensuales y considere el pago de los financiamientos que tengas contratados será un movimiento inteligente; te ayudará a evitar los gastos de cobranza y también a ahorrar dinero.