Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
Estado de cuenta: ordena tus obligaciones como un experto

Estado de cuenta: ordena tus obligaciones como un experto

Si tienes una cuenta de crédito o de débito, entonces recibes cada mes un estado de cuenta bancario, documento en el que se resumen todas las transacciones que hayas realizado en ese periodo.

Los bancos ofrecen la opción de que recibas un estado de cuenta en papel o utilizar extractos digitales, que generalmente se envían por correo electrónico como archivo adjunto, una versión amigable con el medio ambiente que te permite ver la misma información. Por supuesto, el estado de cuenta también se pueden consultar en línea a través de las plataformas de banco virtual o en las aplicaciones.

Beneficios de un estado de cuenta

Este documento te entrega diversos beneficios, por ejemplo:

  • Revisar posibles errores. Como titular de una cuenta puedes verificar si hay discrepancias; esto te ayudará a darte cuenta de cualquier operación hecha fuera de tu consentimiento, para que informes al banco lo antes posible.
  • Seguimiento de tu dinero. Los estados de cuenta son una gran herramienta para ayudarte a darle seguimiento a tu dinero. Como titular debes verificar tu cuenta bancaria de forma regular, ya sea diaria, semanal o mensual, para asegurarte de que tus registros coincidan con los del banco. Este buen hábito financiero te ayuda a reducir los sobregiros, los errores y el fraude.

¿Qué información aparece en tu estado de cuenta?

Esta es la principal información que encontrarás en tu estado de cuenta:

  • El nombre y el logotipo del banco. En algunas de las esquinas superiores debe aparecer el nombre y logo del banco que te envía el estado de cuenta. 
  • Nombre, dirección del titular y fecha. Es información personal que compartiste con el banco. Además está la fecha para poder distinguirlos de un mes a otro. En lo que respecta al número de cuenta, por razones de seguridad cada dígito probablemente aparecerá como una x; solo se mostrarán los últimos cuatro. De esta manera, nadie puede robar la información de tu cuenta, pero ver los últimos dígitos te ayuda a saber que es la tuya.
  • Fecha de corte. Se trata del día que se efectuó el último cargo que corresponde a ese periodo en específico.
  • Fecha de facturación. Es la fecha en que se hizo el cobro.
  • Balance inicial. Esta es la cantidad que había en la cuenta el día en que comenzó el periodo.
  • Balance final. Se trata de la cantidad que hay el último día del saldo de tu estado de cuenta.
  • Fecha límite de pago. Es la fecha del último día para hacer un pago a la cuenta (en caso de que sea de tarjeta de crédito). De esta forma, es el último día que tienes como titular para hacer el pago antes de generar intereses en lo adeudado.
  • Pago de promociones. Son cargos por algún tipo de servicio.
  • Pago mínimo. Está especificado cuánto es el monto del pago mínimo para seguir usando la tarjeta. Si bien al realizarlo podrás seguir pagando con ella, abonar solo esta cifra implica el cargo de intereses.
  • Pago para no generar intereses. El pago para no generar intereses es el pago total de tu deuda, de tal forma de no pagar intereses.
  • Pago total. Se trata del monto total para cubrir todo lo gastado. La diferencia con el pago para no generar intereses es que se incluyen los gastos después de la fecha de corte y aquellos pagos que hayan entrado en la modalidad de meses sin intereses. En caso de querer dejar la cuenta en cero, hay que hacer este pago.
  • Pago de mensualidad. En caso de un cobro por un préstamo, se trata del monto de dinero que se debe cubrir para seguir adelante con el financiamiento.
  • Resumen de depósitos y retiros. Aquí verás el saldo inicial en el periodo del estado de cuenta, la cantidad que gastaste y los depósitos que recibiste.

¿Cuándo necesitarás el estado de cuenta?

Es probable que debas acceder a tu estado de cuenta de vez en cuando, sobre todo cuando estás calculando las cuentas por pagar. Pero también lo puedes necesitar para:

  • Al solicitar un préstamo. Cuando estás buscando la aprobación de un préstamo, ya sea una hipoteca, un préstamo para automóvil, un préstamo personal o uno estudiantil, es posible que te pidan proporcionar un estado de cuenta bancario.
  • Alquilar una casa o departamento. La mayoría de los propietarios quieren evidencia de tus hábitos de gasto y de tus cuentas por pagar, así como de tus ingresos mensuales antes de aceptar tu solicitud de arrendamiento.
  • Aclaración de un informe crediticio. Si verificas tu puntaje de crédito y ves que has sido penalizado incorrectamente, puedes llamar para solicitar una aclaración por un error. Es posible que debas mostrar un estado de cuenta para respaldar tu reclamo.

Cuando revisas de manera periódica tu estado de cuenta, estás más al pendiente de tu dinero. Tener ese cuidado te traerá diversos beneficios financieros y te puede ahorrar dinero en el pago de intereses.