Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
¿Para qué sirven las deudas a largo plazo?

¿Para qué sirven las deudas a largo plazo?

Conoce las diferencias entre las deudas a largo plazo y las de corto plazo.

En algún momento, necesitarás pedir dinero prestado para financiar el crecimiento de tu patrimonio, pero ¿requieres un préstamo a corto o largo plazo? ¿Qué diferencias existen entre ambas opciones? ¿Cuáles son las ventajas y las desventajas del financiamiento a corto y largo plazo?

Para elegir debes considerar diversos factores

La elección del préstamo depende de tu propósito, la tasa de interés, el periodo, la calidad crediticia de la institución que presta el dinero y el efecto del crédito sobre el apalancamiento financiero que necesitas; estos y otros factores debes considerar para decidir entre un financiamiento a corto y largo plazo.

¿Por qué necesitas el dinero?

El sistema financiero te entrega una herramienta de crecimiento patrimonial basándose en la expectativa. No se trata de si tienes el dinero hoy, lo importante es que lo tengas en el futuro; para lo cual tendrás que ser capaz de demostrar que tienes un trabajo o fuentes de ingresos que te permitan devolverlo. De esta forma, puedes adquirir hoy activos que estén financiados a lo largo del tiempo.

  • Corto plazo. Los préstamos a corto plazo son ideales para compensar déficits temporales en el flujo de efectivo que tenga tu salud financiera. Para llenar estos vacíos, las instituciones de crédito generalmente están dispuestas a ofrecer préstamos de capital de acuerdo con tu historial crediticio o haciendo descuentos automáticos en tu cuenta de nómina.
  • Largo plazo. ¿Qué sucede si quieres comprar bienes inmuebles? En este caso, debes solicitar un préstamo a largo plazo, ya que tendrás que garantizar al banco la solvencia mínima que solicita, pero en un periodo extendido de tiempo. En este caso un crédito hipotecario te ayudará a cumplir tu sueño.

Tasas de interés a corto plazo frente a las de las deudas a largo plazo

El interés es el costo de usar el dinero de alguien más. Por eso, cuando pides dinero prestado pagas intereses. Adicionalmente al buscar cuál es la opción que más te conviene, las deudas de largo o corto plazo dependen de los intereses asociados, por ello debes tener cuidado y analizar tus opciones.

  • ¿Cómo se calculan los intereses? Los intereses se calculan como un porcentaje del saldo de un préstamo, pagado periódicamente por el privilegio de usar el dinero. El monto generalmente se cotiza con una tasa anual, pero los intereses pueden calcularse para periodos que son más largos o cortos que un año.
  • ¿Cuáles son más bajos? En general, las tasas de interés de los préstamos a corto plazo son más bajas que las tasas de los préstamos a largo plazo. Esto se debe a que las instituciones de crédito consideran que el financiamiento a largo plazo es más riesgoso, ya que los pagos se extienden por varios años, por lo que existe la posibilidad de que ocurra un imprevisto y existan impagos.
  • Diferencias de tasas entre un financiamiento a largo plazo y uno a corto. Las tasas de interés de los préstamos a corto plazo se cotizan con un margen sobre la tasa preferencial del banco. Aunque siempre se garantizan de alguna manera y la tasa sea más baja, no es posible pedir un préstamo de corto tiempo, para hacer una compra grande. Las tasas de interés de los préstamos de largo plazo se aseguran con plazos fijos de reembolso iguales al tiempo que dura el trato, pero además se busca dejar un aval de alta calidad. En el caso de los créditos hipotecarios, el inmueble constituye la garantía.

Como puedes ver, los beneficios de un financiamiento a largo plazo y los de corto plazo se pueden determinar mejor por cómo se ajustan con tus diferentes necesidades.

Un crédito a largo plazo se debe alinear con tu propósito. Por ejemplo, si pidieras un crédito hipotecario para pagar deudas, sería un plazo mayor a 5 años que te quitaría buena cantidad de dinero mensual durante mucho tiempo, por lo que prolongarías demasiado el pago de algo que no debe extenderse. Por otro lado, si quisieras pagar un bien raíz con un crédito personal, tendrías el problema de tener que pagar muchísimo dinero con deudas a corto plazo.

De esta forma, es importante que exista una relación entre el periodo del crédito y el plazo del proyecto que piensas desarrollar con él. Revisa las alternativas de financiamiento y encuentra la que más se ajuste a tus necesidades.