Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
casa de empeño

¿Cómo funciona una casa de empeño?

Descubre cómo funciona una casa de empeño y las alternativas que tienes.

Si tienes una gran cantidad de cosas apiladas que aún guardan algo de valor, es posible que hayas considerado llevarlas a una casa de empeño. Y aunque en teoría podrías salir con un poco de dinero en tu bolsillo, existen diferentes formas de conseguir un poco de efectivo extra que sea de ayuda ante algún imprevisto.

¿Qué es y cómo funciona una casa de empeño?

Una casa de empeño es un corredor autorizado y regulado que te ofrece créditos (préstamos rápidos) garantizados a cambio de bienes personales. El financiamiento de dinero es instantáneo y no mejoran ni perjudican los puntajes de crédito. El punto de su popularidad es que estos préstamos se obtienen rápidamente sin procesos de solicitud o períodos de espera. Dan efectivo en el momento y en el lugar en función de la garantía que estés dispuesto a entregar.

Las casas de empeño aceptan casi cualquier tipo de artículos como respaldo para un préstamo a corto plazo. Cuando llevas algo a una casa de empeño, el prestamista evalúa su estado y te ofrece lo equivalente a un cierto porcentaje del valor.

Luego, tienes un corto período de tiempo para pagar el préstamo con intereses. Si lo haces, el prestamista devuelve el artículo. Si no lo haces, el prestamista se quedará en posesión del objeto que fue dejado en garantía e intentará venderlo para obtener ganancias.

¿Qué alternativas tienes?

Las personas que usan este tipo de servicios saben cómo funciona una casa de empeño, pero quizás no han considerado otras opciones que garantizan el bienestar de su patrimonio cuando necesitan liquidez de forma rápida para sus gastos o en caso de necesitar pagar alguna deuda.

  • Hablar con tu banco. Muchas de las personas que consideran los servicios de una casa de empeños es por que están desempleados. Es importante que sientas la confianza de hablar con tu banco, puesto que, dependiendo del caso, existen diferentes opciones y los ejecutivos de las sucursales te pueden orientar acerca de acciones a seguir.
  • Realizar un plan de pago. Cuando tienes deudas puedes iniciar un plan de pagos con tu banco o uno por tu cuenta, en el que contemples tus opciones para devolver el dinero y definas cuáles son las más apropiadas. 
  • Consolidar deudas. Si las deudas que tienes son muchas, puedes consolidarlas en una sola con una tasa más baja y así disminuir los intereses y la cantidad de dinero que debes. 
  • Solicitar un crédito o préstamo. Es importante que al considerar alguna de estas opciones de financiamiento, compares muy bien los costos asociados y contrates un producto que se ajuste a tus necesidades. 

Recuerda que cuando requieres de efectivo, junto con la posibilidad de acudir a una casa de empeño, es importante evaluar todas las alternativas que te pueden brindar liquidez de forma rápida. Un préstamo personal es una buena opción para financiar un imprevisto o una eventualidad que afecte tu tranquilidad.