Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
tipos de gasto

5 tipos de gastos que dañan tus finanzas

Descubre los tipos de gastos que existen, desde los que no puede escapar, hasta los que necessitas erradicar

Los gastos que no controlas dañan tu salud financiera, pues no solo es que no puedes ahorrar, sino que en cualquier momento puedes necesitar endeudarte si sucede un imprevisto, provocando uno de los errores financieros más comunes y que te puede provocar problemas de dinero.

¿Qué es un gasto?

Los gastos son el pago de dinero que se usa específicamente en algún asunto en específico; es común que se destine el efectivo a la adquisición de bienes y servicios. Lo más saludable financieramente es que tus gastos vayan de acuerdo con tu nivel de poder adquisitivo, dependiendo directamente de tu salario, y en caso de tenerlo, de los ingresos extras. Lo ideal es que en tu presupuesto del mes, puedas incluir todo tipos de gastos

Tu presupuesto está determinado por una cantidad específica de dinero y que se compone de tus ingresos, debe ser establecido para un periodo de tiempo y, a partir de él, se deben elegir los gastos que hagas de acuerdo con criterios de importancia.

Dentro del presupuesto debes tener en cuenta rubros como tus ahorros para el retiro, fondo para imprevistos, gastos fijos y variables, pago de deudas, entre otros.

¿Qué tipos de gastos que dañan tus finanzas existen?

Una mala planeación del dinero puede provocar tener problemas de dinero en el corto plazo, puesto que la salud financiera puede ser delicada si eres una persona distraída o desordenada en la forma en la que administra su dinero.

Si no quieres tener problemas financieros, presta atención a los tipos de gastos, para que una vez que los identifiques, los disminuyas o los erradiques:

  1. Los gastos fijos mal planeados. Se trata de aquellos gastos que debes realizar cada cierto tiempo de manera obligatoria. Es común que estos gastos tengan una periodicidad mensual y suelen no variar mucho en cuanto al monto que suponen. Aunque muchos de estos gastos son de primera necesidad, también es posible que incurras en algunos que pueden ser excesivamente altos para tu nivel de ingresos, dañando tus finanzas. Por ejemplo, pagar una renta que sea mayor al 40% de tus ingresos es un gasto fijo mal planeado, puesto que no te dejará mucho margen para otros gastos y mucho menos para ahorrar.
  2. Los gastos variables excesivos. Son aquellos que suelen no ser de un monto fijo en específico, ya que dependen del consumo de productos o servicios según las necesidades que tengas en el mes. Este tipo de gastos dañan tus finanzas porque aunque puedas destinar una parte del presupuesto para cubrirlos, también es posible que, por su naturaleza, no puedas calcularlos con precisión y termines ocupando más dinero del que habías considerado. Un buen ejemplo es el importe por pagar del uso que le diste a tu tarjeta de crédito, pues el cobro es el total de lo gastado en ese periodo.
  3. Los gastos de emergencia. Cuando tienes que hacer un desembolso de dinero que no tenías previsto en tu presupuesto y que el asunto no podía esperar a ser resuelto, incurriste en un gasto de emergencia. Este tipo de gastos son los que más pueden dañar a tus finanzas, si no cuentas con un fondo para emergencias. Los más comunes son las visitas de emergencia el médico, la compra de medicinas o una reparación urgente de la casa o el auto.
  4. Los gastos “hormiga”. Se les llaman “gastos hormiga” a aquellos desembolsos que poco a poco se te van presentando durante el mes, sin que los tuvieras contemplados, pero que no son muy costosos de golpe. Sin embargo, al final del periodo suman bastante dinero que se restó del presupuesto y que al no tenerlos en cuenta por lo bajo que suelen ser se tiende a pensar que no habrá mucha diferencia al final del mes. Algunos de los ejemplos más comunes son los cafés en la calle o los antojos de capricho.
  5. Los gastos flexibles. Se trata de los gastos que no hay forma de evitar, aunque sí es posible tomar una decisión sobre el monto que gastarás en ellos. Este tipo de gastos pueden dañar tus finanzas si no se fija un monto al principio del mes, bajando en rubros como en los gastos variables, puesto que si no lo haces de esta manera, ambos gastos acaban sumándose. Por ejemplo, el regalo del cumpleaños de algún familiar o amigo.

No contemplar estos tipos de gastos en tu presupuesto es uno de los errores financieros más comunes, que debes evitar para mantener una buena salud financiera y lograr tus metas de ahorro.