Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información

Perspectivas Económicas para México en 2021

12 feb 2021

2020 terminó y el 2021 inició con más optimismo en la percepción de las personas. Desde los últimos días de diciembre el discurso ha girado en torno a noticias más positivas sobre el comienzo y progreso del plan de vacunación a nivel mundial y sobre las mejoras que se han hecho a los pronósticos económicos que se habían formulado en los primeros meses de la pandemia de COVID-19.

En este último rubro México no fue la excepción y afortunadamente los resultados económicos de 2020 estuvieron por arriba de los niveles mínimos esperados. Tomando en cuenta lo anterior, vale la pena echar un vistazo a los factores que determinarán el rumbo de los mercados financieros en los siguientes meses.

El crecimiento económico que se espera para el país en 2021 está alrededor de 3.5%. Este pronóstico tiene como base una sólida recuperación de la economía de Estados Unidos, la cual aumentará la demanda de los productos de exportación. El reto para México será detener la tendencia a la baja de la inversión, pero sobre todo aumentar el consumo interno el cual se ha mantenido débil desde el inicio de la pandemia. Para lograrlo es necesario generar un ambiente de confianza y fomentar programas que ayuden a la recuperación.

Por su parte, Banco de México no deja clara la magnitud y la velocidad con la que continuará el ciclo de baja de tasas para incentivar la economía, en los últimos comunicados se ha seguido mostrando muy cauteloso con respecto a los riesgos de la inflación al alza. México está entre los países con tasas reales más altas, lo cual le da la oportunidad de continuar con una política monetaria laxa. Es clara la necesidad de medidas que favorezcan la economía dada la amplitud entre el PIB actual y el PIB potencial.

Respecto a los mercados financieros y dado el ciclo económico actual, los rendimientos de la renta fija estarán acotados, aunque el nivel de tasa con respecto a otros países sigue alto y México continúa siendo atractivo para inversionistas extranjeros, resulta complicado que el mercado de bonos se comporte como en los dos años anteriores. 

En lo que se refiere al Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) se espera que este año repunte, dado el rezago que tiene respecto a otros mercados internacionales. En general, las expectativas para el mercado de capitales de países emergentes son positivas.

Por último, hay que tener en cuenta los factores particulares de México para 2021.  Entre ellos están las elecciones intermedias del próximo 6 de junio, la recién propuesta reforma a la Compañía Federal de Electricidad (CFE), los resultados de Pemex y el constante riesgo de una baja en la calificación crediticia soberana que coloque al país por debajo de la línea de “grado de inversión”.

Aunque las cifras económicas parecen un poco más alentadoras, no hay que perder de vista los números con respecto a la crisis en la que se encuentra una gran parte de la población, el impacto que ha tenido el rebrote del virus que desafortunadamente ha dejado graves y dolorosas secuelas en los bolsillos para paliar la enfermedad y en el sentir de todos los mexicanos. Pese a esto, tampoco hay que apartar la mirada de las inversiones para poner a trabajar los ahorros, pero sobre todo en la medida que sea posible incrementarlos para hacerle frente a cualquier eventualidad que se presente, ya sea en el ámbito familiar o en cualquier otro. 

 

Ernesto González Zenteno
VP Productos Estructurados - BBVA Asset Management
juanernesto.gonzalez@bbva.com

 

Esta es una colaboración para la columna "Finanzas para Todos" del periódico El Economista. Consulta también la nota aquí.