Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información

Los mexicanos ahorramos más durante la pandemia

26 mar 2021

Claudia Pavón Navarrete

Finaliza marzo 2021, lo que significa que ha transcurrido un año desde que iniciamos el confinamiento y nuestra normalidad cambió.

Al principio desconocíamos el impacto económico y social que tendría el cierre de muchas actividades. Hoy ya no hablamos de cierre, sino de aforos, precauciones y medidas para poder realizar las actividades diarias.

Pero a un año, ya se pueden observar algunos comportamientos y realizar algunas reflexiones. Una, tal vez no tan obvia, pero relevante, es el tema del ahorro.

En México, al igual que en otros países, el ahorro se incrementó a niveles históricos. Debido a que la crisis que hemos enfrentado no tiene un origen político o económico sino sanitario, el resultado fue completamente diferente al de otras crisis.

Las restricciones de movilidad y canales de consumo han permitido que los mexicanos incrementen sus depósitos en vista mes a mes. Para diciembre 2020 se habían alcanzado 10 meses continuos de incremento en los depósitos bancarios, cerrando en un crecimiento anual del 15.8%. 

Dicho resultado proviene principalmente de dos factores; el primero es la reducción del gasto, debido que son menores las posibilidades de realizar viajes, reuniones familiares, visitar restaurantes, entre otros.

El segundo es el ahorro preventivo, donde las personas prefieren no realizar ciertos gastos o posponer proyectos que requieran altos montos de capital para lograr contar con una liquidez en este ambiente adverso de pandemia.

Al estar estos recursos en depósitos bancarios, se confirma que lo que las personas buscan es liquidez, no quieren estar expuestos a ningún riesgo y tener el dinero disponible genera tranquilidad.

La pandemia no ha terminado, pero se estima que una vez que regresemos a la nueva normalidad se podrá gastar más aceleradamente esos recursos y lograr una reactivación económica.

De aquí a eso, el dinero puede seguir simplemente parado o se puede ver una oportunidad en la situación actual y realizar inversiones de bajo riesgo con ese excedente de recursos. No es necesario sacrificar de forma importante la liquidez de nuestros recursos para obtener un rendimiento.

No hay que olvidar que esa cuarentena que duraría unas cuantas semanas se ha transformado en un año y nadie sabe cuándo exactamente lograremos estar en la nueva normalidad. Por lo que es mejor aprovechar el tiempo que sigue corriendo para hacer que nuestro ahorro se transforme en inversión.

Una alternativa sencilla son los fondos de inversión de plazos cortos, algunos de ellos hasta liquidan el día que se solicitan los recursos, por lo que la liquidez no será un problema.

Claudia Pavón Navarrete
VP Producto & Market Intelligence – BBVA Asset Management
claudia.pavon@bbva.com