Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información

La modernización de las inversiones

21 may 2021

Viart Vázquez Smith

La evolución de la tecnología es, sin duda, una circunstancia que ha cambiado la vida moderna. Desde la manera en que se consume hasta cómo la sociedad se relaciona y se comporta. En este sentido, ahora las alternativas que tienen los inversionistas y ahorradores son más amplias y novedosas existiendo un sinfín de opciones en las inversiones.

Es por ello, que las nuevas generaciones están dispuestas a pensar “fuera de la caja”, asumir riesgos distintos y modificar las formas de actividad económica. 

En la última década se han desarrollado las denominadas nuevas megatendencias, algunas disruptivas, como el caso de Blockchain, que no es sólo una base de datos, sino un conjunto de tecnologías que permiten la transferencia de un valor o activo de un lugar a otro, sin intervención de terceros. Uno de los usos más conocidos de esta tecnología son las criptomonedas, cuya aceptación se ha acelerado en diferentes ámbitos. Empresas como Tesla o Mastercard han volteado a ver estas tendencias y han comenzado a adaptarse a ellas ante una necesidad de cambio, evolución y demanda de uso de los inversionistas y consumidores.

El mercado de criptodivisas está incorporándose como un activo muy importante más allá de los fines especulativos, en apariencia, de ganar dinero rápido y fácilmente. Sin embargo, sus bondades y fortalezas van mucho más allá. Las famosas Bitcoin, Ethereum, Litecoin y demás monedas basadas en el blockchain tienen usos y aplicaciones útiles que siguen evolucionando y provocan que su valor se vea reflejado en sus cotizaciones en el largo plazo a pesar de sus altas volatilidades de corto plazo.

Si se habla de megatendencias, no se puede dejar de mencionar los criterios medioambientales, Sociales y de Gobierno Corporativo (ESG, por sus siglas en inglés), que son parámetros que se reforzaron tras el acuerdo de la ONU de París en 2015 y que buscan que los proyectos y actividades económicas de los países y las empresas den un giro de 180 grados hacia la conciencia del planeta, la equidad social y de género, la trasparencia de gobierno, anticorrupción y la disminución de actividades controvertidas como el consumo de tabaco y la fabricación de armas, entre otras.  

Las recientes generaciones de inversionistas han desarrollado una conciencia y preocupación ecológica y de cuidado ambiental, así como otros elementos pro-humanidad que potencializan aún más estos indicadores como elemento de diferenciación entre los proyectos a invertir.

Es importante e inevitable aceptar que tendencias como blockchain y ESG son una realidad y que deben ser tomadas muy en serio y sobre todo entenderlas y conocerlas a profundidad antes de incorporarlas en las inversiones personales. Sin duda, hay grandes oportunidades. Estos dos mundos ya cuentan con cierto camino recorrido y son generadores de valor en aspectos de sostenibilidad y eficiencia para la actividad económica, la sociedad y para el planeta haciéndolo más verde e inclusivo.

 

Viart Vázquez Smith
Investment Counselor UHNW BBVA – BBVA Banca Patrimonial y Privada
viart.vazquez@bbva.com