Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información

¿Qué pasa con la inflación?

10 dic 2021

Wendi Paola Acevedo Flores

El aumento de la inflación es uno de los temas que se escuchan de manera constante y que tiene a los mercados en tensión.

Ante los múltiples cambios que ha dejado la pandemia, se han visto periodos iluminados, donde parece que todo puede regresar a la normalidad o que se alcanza cierta estabilidad. Sin embargo, ha sido un proceso no lineal y con constantes sorpresas. 

A nivel global, las economías más relevantes presentan el mayor aumento de la inflación durante los últimos años. Por ejemplo, en el caso de Estados Unidos presenta un incremento del 5% interanual, el más alto desde 1990, según el PCE. En Europa se alcanzó un 4.1%, el más alto en trece años, mientras que en México, durante noviembre, se registró un 7.05%, el más alto desde 2001, según Banxico.

Vale la pena cuestionarse a qué se debe éste fenómeno y hacia dónde habría que dirigirse para intentar contrarrestar los efectos que, sin duda, seguirán estando presentes durante el 2022. Este efecto inflacionario, no es del tipo monetario, donde el mover las tasas de interés pudiera ayudar a sostener las economías como se ha intentado durante el 2021. Una de las principales razones se deriva de las disrupciones en la cadena de suministro, por lo que se puede afirmar que es una inflación más del tipo estructural. 

Retomando las ideas del inicio, los estragos que se siguen presentando debido la pandemia no han concluido y, por ende, la cadena de suministro ha presentado afectaciones con las constantes restricciones y bloqueos que afectan las rutas del comercio mundial. En el mismo sentido, la cantidad de demanda que se presenta de forma global, y que van desde los productos básicos hasta los tecnológicos, han impulsado un aumento en los precios.

El incremento en la inflación pone en riesgo el valor del dinero, es decir, la renta fija y los depósitos entran en zona de alerta, pues la baja rentabilidad que ofrecen actualmente no hace frente al incremento y la duración que se prevé estará presente durante el próximo año genera riesgo dentro de lo “seguro”. 

También habría que destacar el riesgo de mercado de crédito y de liquidez en las carteras de renta fija las cuales se enfrentarán a un gradual, aunque no lineal, aumento de las tasas de interés. Mucho se ha hablado del aumento de la volatilidad en la renta variable, no obstante, donde hay que poner puntual atención es en la renta fija y en lo que se produciría en ella.

Así pues, si lo que se quiere es contrarrestar estos efectos, habrá que replantear los porcentajes en los que se invierte el dinero, por lo que el porcentaje que se tenga en depósitos y renta fija se tendría que reducir y buscar en otros sitios para diversificar en función del riesgo que se quiera asumir y las metas que se tengan. 

La renta variable puede jugar un papel importante, por ejemplo, invertir en las empresas líderes en su sector y con poder en la fijación de sus precios, pueden ser un buen elemento, ya que tienen la facilidad de trasladar el aumento de costos al cliente. Y las tendencias, dentro de los principales sectores son tecnología, salud, sostenibilidad e industria alimentaria. Si algo es cierto, es que el no incluir algo de riesgo, hará que se pierda valor. En la industria, hay fondos de inversión que componen sus carteras con estos supuestos y con reponderaciones constantes en sus carteras, lo que los convierte en una gran opción de Inversión, si se quiere invertir considerando las tendencias.

Otra de las opciones tradicionales son los bienes raíces, pues a pesar de los movimientos que se han observado durante la pandemia, sigue habiendo plusvalía al adquirir un patrimonio.

De acuerdo con Banxico, si bien, la inflación será transitoria, no significa que será breve. Por lo tanto, es un punto de partida importante para avizorar el movimiento que se irá presentando en el mercado y también marca un buen momento para abrirse a la oportunidad de diversificar y explorar nuevos horizontes de inversión que busquen por lo menos, igualar la inflación.

 

Wendi Paola Acevedo Flores
Associate Product & Market Intelligence – BBVA Asset Management
wendipaola.acevedo@bbva.com