Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información

La siguiente meta: Ingresos pasivos

4 dic 2020

Roberto Contreras

La libertad financiera y el retiro digno son un sueño para muchas personas y para algunos otros parece imposible de alcanzar y para lograrlo se tiene que tener un plan, porque un sueño sin un plan, no deja de ser más que un deseo.

Una parte muy importante de la cultura tanto occidental como oriental ha sido la necesidad de ser productivos y tener un trabajo bien remunerado para que al llegar a la edad adulta, se cuente con cierta libertad financiera y posteriormente se consiga un retiro y vejez dignos; desafortunadamente para las nuevas generaciones esto cada vez es menos real, los niveles de tasas de reemplazo en las pensiones en Latinoamérica (porcentaje del sueldo al momento de la jubilación que se  recibirá mensualmente a manera de pensión) cada vez más van a la baja, y de manera particular en México, los niveles de aportación obligatoria a las Afores son muy bajos.

Para hacer frente a este problema inminente para las futuras generaciones es necesario considerar y conseguir fuentes de ingreso alternativas; y no por ello quiere decir conseguir un segundo empleo o hacer jornadas extra, estas fuentes alternativas de ingreso son conocidas como: ingresos pasivos.

Los ingresos pasivos son el famoso “haz que tu dinero trabaje por ti”, pero es importante notar que no hacen milagros por sí solos, para que estos ingresos comiencen a ser útiles deben tener una planeación estratégica en la cual se deberán considerar factores como costos de mantenimiento, analizar un vehículo de inversión adecuado a la meta y diversificación de las inversiones.

Algunos ejemplos de esto son:

1. Inversiones

2. Arrendamiento de bienes inmuebles

3. Venta de activos digitales

4. Venta de cursos en línea

5. Derechos de autor o regalías 

No es necesario comenzar con una inversión grande para generar ingresos pasivos, cualquiera que sea la inversión que se realice y genere una rentabilidad, empiezan a ser los cimientos para ir incrementando su valor con el paso del tiempo. 

Un factor clave será considerar que cualquiera que sea el método para invertir los recursos deba tener un costo bajo de mantenimiento o gastos para seguir obteniendo un mayor beneficio de la inversión. Es decir, si se adquiere un bien inmueble hay que evaluar su posible plusvalía por ubicación y servicios alrededor, y su vez considerar gastos de mantenimiento y predial. Otro ejemplo, en el caso de inversiones, si se invierte en un fondo de inversión, se sugiere elegir un fondo que tenga una comisión razonable en relación al posible rendimiento que se pueda obtener de él, además de tener el costo-beneficio de que un experto en el tema será el encargado de manejar los recursos.

Uno de los factores a considerar debe ser la diversificación de las inversiones para mitigar el riesgo y poder complementar el posible rendimiento entre cada una de las inversiones que se realice para llegar más fácil al objetivo. Otro factor es el plazo de la inversión en particular, hablando de una meta para un retiro digno, se deberá considerar que la inversión sea a largo plazo para que conforme se vaya obteniendo mayor rentabilidad, pueda generar mayores ingresos pasivos y así conseguir esa libertad financiera que al principio podría sonar imposible.

José Roberto Contreras García
Associate Producto & Market Intelligence
jr.contreras@bbva.com


Esta es una colaboración para la columna "Finanzas para Todos" del periódico El Economista. Consulta también la nota aquí.