Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información

Fondo de emergencia, ¿cuánto debería de valer y por qué?

24 jul 2020

Un fondo de emergencia se refiere al dinero disponible para hacer frente a los gastos corrientes y recurrentes en caso de una situación financiera complicada o diferente a lo normal, como puede ser sufrir un accidente o perder el empleo.

Lo más importante de la existencia de este fondo de emergencia es tener la capacidad de no endeudarse para afrontar alguna de estas eventualidades.

Si se realizara la búsqueda por internet de “¿cuánto debo tener en mi fondo de emergencia?”, se encontrarán muchas referencias. Unas consideran que el fondo debe valer el equivalente a entre tres y seis meses de gastos absolutamente necesarios, como vivienda, despensa, pagos mínimos a las tarjetas de crédito, educación y transporte, entre otros. Lo anterior, en teoría, tiene sentido, pues si una persona atraviesa por una emergencia financiera se vería forzada a mantener un estilo de vida en el cual no realice ningún gasto no esencial. 

Es claro que el fondo de emergencias tiene el propósito específico de mantener la forma de vida lo más normal posible por el mayor tiempo posible. La Ley Federal del Trabajo lo considera en su artículo 47: en la indemnización por despido de una empresa, al trabajador se le deben pagar tres meses más 20 días de sueldo; pero la pérdida de empleo no es la única emergencia financiera que se podría enfrentar.

Al momento de considerar los gastos que son esenciales es importante tomar en cuenta algunas cosas que no parecen esenciales, pero en realidad sí tienen importancia en el estilo de vida, como pueden ser regalos de cumpleaños, regalos de navidad, la suscripción mensual a algún servicio de streaming, gimnasio o cualquier otra cosa que contribuya al bienestar social, físico y mental de las personas.

En la planeación de un fondo de emergencia se tiene que tomar en cuenta el número de meses a reservar. Como se comentó anteriormente, lo recomendable es tener entre tres y seis meses de ahorro, pero el plazo no es forzosamente el mismo para una persona que vive en pareja y ambos cuentan con un empleo estable con ingresos similares que para alguien que vive solo con un empleo temporal. Si se está en el primer caso, lo recomendable es considerar entre tres y seis meses; en el segundo caso, lo recomendable sería considerar algo más cercano a un año. De igual manera existen personas que pueden hacer estos cálculos y decidir que tres meses es muy poco y por tranquilidad prefieren tener el equivalente a un año. 

Una vez identificados los “gastos esenciales particulares” e identificado el número de meses que se necesitan para tener una tranquilidad económica temporal, solamente hay que hacer una simple multiplicación de estos dos números y listo.

Un fondo de emergencia debería de ser el principal objetivo de ahorro para cualquier persona. Asimismo, es importante considerar tenerlo invertido preferentemente en algún vehículo de bajo riesgo con alta liquidez. De esta manera se pone a trabajar ese dinero y se puede disponer de él en el momento que se llegara a necesitar.

José Roberto Contreras García
Associate Product & Market Intelligence 
BBVA Asset Management
jr.contreras@bbva.com

 

Esta es una colaboración para la columna "Finanzas para Todos" del periódico El Economista. Consulta también la nota aquí.