Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Ante pérdida o disminución de ingreso, dos recomendaciones

8 may 2020

Dadas las características de esta crisis sanitaria y tomando en cuenta los grandes riesgos de pérdida/disminución del ingreso familiar, las opciones de diferir un crédito bancario o hacer un retiro por desempleo en la cuenta de la Afore pueden ayudar a solventar problemas de liquidez de corto plazo. Ante escenarios de bajo ahorro, como en México, se señalan dos pequeñas sugerencias a tener en cuenta.

A diferencia de otras crisis, la emergencia sanitaria y el paro forzado de la economía plantean un panorama muy incierto, poniendo al empleo como uno de los ámbitos que más preocupa. De acuerdo con datos de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) y de BBVA México, se estima que tan solo este año se pierdan alrededor de un millón de empleos, y que esto se acompañe de una reducción de los sueldos y salarios en el gobierno y algunos privados para afrontar la crisis.

Hay que recordar que, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) de 2018, solo alrededor del 40% de la población adulta en México podría afrontar un imprevisto económico de un mes de su sueldo con ahorros. Ante la falta de ahorros, el crédito será una opción por la que opten muchas personas para solventar los gastos familiares y acatar las medidas de resguardo en casa. En este sentido, es importante tomar en cuenta las siguientes recomendaciones.

En el caso del crédito, varios bancos se sumaron para facilitar la opción de diferir pagos de sus distintos productos crediticios a sus clientes que abarcan desde cuatro hasta los seis meses, lo que permite a las personas mantener su línea de crédito y su buen historial crediticio. La recomendación es informarse sobre la generación de intereses durante esos meses, ya que no todos los bancos cuentan con las mismas condiciones al diferir los pagos. Algunas instituciones detendrán la generación de intereses en esos meses, por lo que, si no se utiliza la línea de crédito en ese periodo, el saldo con el que se inició el beneficio será el mismo cuando se reactiven los pagos.

Si se es de los afortunados en México que cuentan con un Afore (cerca del 40% de la población adulta, de acuerdo con la ENIF 2018), otra opción es el retiro de recursos por desempleo. La recomendación en este caso es tener presente que el saldo de la cuenta se encuentra en un portafolio de inversión, cuyos activos en general han caído de precio por la crisis. Al hacer un retiro se venderán a un precio bajo sin dar tiempo a que recuperen su valor. Las personas que decidan esta opción deberán considerar que, al momento de recobrar su estabilidad económica, las aportaciones voluntarias ayudarán a reintegrar ese ahorro.

Estas dos sugerencias pueden contribuir al momento de tomar una decisión financiera. Se vislumbra un año muy complicado en el que habrá que cuidar y maximizar el ingreso familiar, ante una posible afectación al mismo.

 

Luis Antonio Espinosa

luisantonio.espinosa.carrasco@bbva.com

Economista de BBVA Research México

 

Esta es una colaboración para la columna "Finanzas para Todos" de El Economista. Consulta también la nota aquí.