Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.
Ir al contenido principal

Si el principal propósito del 2019 es ahorrar….

18 ene 2019

Seguramente cuando cada persona hace un breve examen de conciencia sobre los propósitos que se hicieron en 2018, es fácil darse cuenta que la gran mayoría de esos propósitos, si no es que todos, fueron abandonados a lo largo del año. Se prepara nuevamente una lista de propósitos y se jura por lo más sagrado que en esta ocasión sí se va a cumplir.

Se dice que cerca del 90% de los propósitos de año nuevo son abandonados, ya sea porque son demasiado ambiciosos, son poco específicos, no se tiene claro el fin de estos y finalmente porque son demasiadas metas al mismo tiempo.

Entre los propósitos más comunes después de “hacer más ejercicio” o “bajar de peso”, están los de “ahorrar” y “eliminar las deudas” y por lo general son estos los menos cumplidos por su nivel de ambigüedad y dificultad. Pero si el único propósito del 2019 es ahorrar, se sugiere establecerlo de tal manera que tenga estas características:

1. Específico: Ahorrar sin un objetivo da mucho espacio para no hacerlo. En cambio, al ahorrar con un objetivo se establece una meta que se buscará alcanzar con mayor ilusión. Es mucho mejor proponerse “abrir una cuenta de ahorros y ahorrar para llevar a los hijos de vacaciones” que simplemente “empezar a ahorrar”.

2. Cuantificable: Ahorrar puede ser muy difícil si no se establece un objetivo económico (el monto) ya que es muy común perdonarse un mes a falta de esa meta en el horizonte. En este sentido, se puede mejorar el propósito si “se abre una cuenta de ahorro y se ahorran $40,000 pesos para llevar a los hijos de vacaciones”.

3. Realista y alcanzable: Cuando un propósito es irreal o inalcanzable, se abandona debido a la desmotivación al suponerlo imposible de cumplir. Es necesario poner metas que se puedan alcanzar haciendo aportaciones mensuales o quincenales para llegar a alcanzarla modificando una vez más el propósito para que quede aún más claro: “Abrir una cuenta de ahorros y ahorrar $1,500 pesos al mes para llegar a $40,000 y llevar a los hijos de vacaciones”.

4. Temporal: Establecer una fecha de finalización del propósito es muy importante, de esta manera hay un límite y una presión para cumplirlo en dicho periodo ya que se estará más motivado para hacer las aportaciones necesarias para llegar a la meta, por lo tanto hay que puntualizar “abrir una cuenta de ahorros y ahorrar $1,500 pesos al mes para llegar a $40,000 pesos y llevar a los hijos de vacaciones en Semana Santa”.

5. Automático: La forma más sencilla de lograr las metas del ahorro es con constancia y disciplina. Separar cada quincena la parte del dinero que corresponde al ahorro para alcanzar la meta puede ser complicado. Afortunadamente, los bancos ponen herramientas en su banca digital para ayudar a automatizar el ahorro de tal forma que, sin importar si se olvida o no, se ahorre periódicamente y finalmente se llegue a la meta.

Ya sea para el ahorro o cualquier otro propósito, si se logran seguir estas sugerencias, seguramente en las celebraciones para despedir este año que apenas comienza, muchas personas - ¡por fin! - habrán cumplido uno de los propósitos más deseables y menos alcanzables, además de haberse llevado consigo una grata experiencia de orgullo, crecimiento y satisfacción personal.

Juan Carlos Leyva Quiroga
juancarlos.leyva.quiroga@bbva.com
Product Ower BBVA