Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.
Ir al contenido principal

El ABC de la tarjeta de crédito

3 may 2019

La tarjeta de crédito es un instrumento que puede ser utilizado como medio de pago en los negocios adheridos al sistema, mediante la firma del titular y la exhibición de la tarjeta. Es otra modalidad de financiamiento, por lo tanto, el usuario debe asumir la obligación de devolver el importe dispuesto y pagar los intereses, comisiones bancarias y gastos.

La primera tarjeta que permitió pagar en múltiples establecimientos surgió en 1949 en un restaurante en Nueva York. En esa ocasión Frank X. McNamara, había dejado su dinero en casa y tuvo que llamar a su esposa para que le llevara el dinero. Para volver a evitar una vergüenza de esa naturaleza, decidió fundar junto con Ralph Sneider y Alfred Bloomingdale la tarjeta Diners’ Club; un sistema de pago a crédito que le permitiera pagar en varios establecimientos con la misma tarjeta.

En 1950 esta tarjeta era utilizada únicamente por 200 personas y aceptada únicamente por 14 restaurantes neoyorquinos. Para finales de este año, las cifras crecieron exponencialmente: más de 20,000 personas la utilizaban y el número de establecimientos crecía. Este modelo de negocio era utilizado como intermediario entre el establecimiento y el comprador, permitiendo al segundo realizar un pago aplazado a fin de mes sin intereses.

Para poder utilizar de manera correcta este tipo de financiamiento para la compra de bienes y servicios, se deben identificar los siguientes conceptos básicos:

  • Fecha de corte. Es la fecha hasta la cual se considerarán todos los movimientos que deberán ser liquidados.
  • Fecha límite de pago. Es una fecha posterior a la fecha de corte. Ésta es aproximadamente 15 días posteriores a la fecha de corte.
  • Monto mínimo. Es la cantidad que el banco solicita al usuario para mantener vigente el crédito y evitar el mal historial en el Buró de Crédito.
  • Costo Anual Total. Es la tasa de interés anual que el banco cobra por conceptos de intereses y otros conceptos como comisiones y anualidad.

Las tarjetas de crédito nunca deben ser consideradas como una extensión de los ingresos de una persona. Esto es debido a que es una deuda que debe ser liquidada a los bancos en las fechas acordadas. En caso de no cubrir la totalidad de la deuda, el banco realizará el cobro de intereses y la deuda será cada día mayor. Por eso es importante cubrir un monto mayor al pago mínimo para poder reducir la deuda de la manera más rápida posible.

Actualmente en el mercado existen muchas opciones para contratar una tarjeta de crédito. Los usos y necesidades de cada persona son distintas, por lo cual se deben de revisar los principales conceptos y beneficios que otorga cada una para decidir de la mejor manera. Teniendo en cuenta los conceptos y llevando un control de los gastos realizados con la tarjeta, los beneficios que cada persona puede obtener serán mayores al realizar sus compras.

Por Jesús Horacio García Bravo
El autor es Associate Producto de Asset Management en BBVA
jesushoracio.garcia@bbva.com