Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Para cerrar la Brecha Fiscal

1 nov 2019

La degradación de calificación de Pemex ha sido uno de los eventos económicos más relevantes de 2019. Su deuda creció conforme su producción disminuía y debido a la caída de los precios internacionales del petróleo.

Históricamente, la contribución de la empresa había sido positiva para las arcas gubernamentales, pero esto se modificó dramáticamente a través del tiempo, dejando un vacío sustancial. De acuerdo con el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas, la aportación del sector petrolero se contrajo 20% en el periodo de 2012 a 2018; sin embargo, la recaudación absoluta aumentó en más de 45%, pasando de 3.5 a 5.1 billones de pesos. ¿A qué respondió este reordenamiento presupuestal? Mucho tuvieron que ver las reformas tributarias de mediados de esta década que impulsaron las declaraciones, facilitaron los procesos y unificaron la metodología de facturación en lo se conoce como CFDI. 

A pesar de que los ajustes incrementaron el monto recolectado de 9 a 12% del PIB, México se mantiene rezagado dentro de la OCDE con percepciones relativas de la mitad con respecto del promedio. Un esfuerzo adicional en este sentido fue la puesta en marcha este año de la aplicación CoDi que funciona desde finales de septiembre. En pocas palabras, es un sistema de pagos por medio de códigos QR, funciona sobre la plataforma del Banco de México (Banxico), el Sistema de Pagos electrónicos mejor conocido como SPEI, que se instala como una app en cualquier teléfono inteligente y requiere de una cuenta bancaria. El objetivo es que más transacciones se hagan digitalmente, en detrimento del uso de efectivo, fomentando la bancarización y disminuyendo la evasión.

Cambiar esta situación representa un reto enorme y las personas físicas asalariadas podrían ser instrumentales en la solución ya que aportan cerca del 50% del ISR total. Dado que el sector asalariado es mucho menos susceptible a la evasión, la propuesta es hacerles viable la deducción de cualquier consumo hasta un porcentaje.

Ahora, se podría imaginar que la siguiente generación de CoDi ligara además de la cuenta, el perfil tributario de cada persona. De esta manera, cada que el usuario pagara un producto por medio de la aplicación, que estaría abierta para desarrolladores, se generaría una factura por el monto correspondiente, emulando la simplicidad que hoy existe, por ejemplo, con los intereses hipotecarios. 

La evasión de personas físicas, medida como la diferencia entre la recaudación potencial y real en 2018 ascendió a más de 100 mil millones de pesos, al mismo tiempo que se tiene una ingente necesidad de inversión pública, que ha sido sistemáticamente magra. Hay un extenso camino por recorrer con respecto a este tema en México por ello se deben explorar medidas ambiciosas e innovadoras que son factibles debido a la disponibilidad actual de la tecnología. 

Obed Rafael  
VP I&C Sales 
BBVA Asset Management  
obedisai.rafael@bbva.com

Esta es una colaboración  para  la columna "Consejos de Familia" de El Economista . Consulta también la nota aquí