Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

¿Y a los hijos se les habla de dinero?

16 ago 2019

A los hijos se les enseñan muchas cosas. A hablar, a seguir las normas morales básicas; se les inculcan los valores familiares, a ser empáticos, a comunicarse; se les establecen límites, niveles de disciplina; se les enseña a equivocarse, a aprender de sus errores, a respetar a las personas. Todo ello les permite generar un criterio personal, pero muy rara vez se les enseña sobre algo muy importante y que van a utilizar todos los días de su vida: el dinero.

Hablar con los hijos en la niñez y adolescencia sobre el dinero o no hacerlo, influye en su futuro. No se necesita ser una persona experta en cuestiones financieras para hacerlo, es simplemente incorporar el uso del dinero a los demás aspectos de la vida, así como se les enseña a lavarse las manos, se puede encontrar una manera de hacer que el dinero sea relativo a su vida.

Si se tiene en casa un juego o algún dispositivo de moda, es importante enseñarle el valor de lo que cuesta y no solo el precio que se pagó por él y mostrarle que existen características del producto que no siempre van de acuerdo con el presupuesto destinado para el mismo, pues en ocasiones tiene mejores características y calidad a un menor precio. Si también se les explica que el precio puede ser distinto dependiendo de donde se compre un artículo, ayudará a los hijos para que en un futuro sepan identificar oportunidades de inversión, productos con precios desproporcionados u ofertas valiosas.

Según un estudio de Price Waterhouse Coopers (PWC), sólo el 8% de los millennials posee un conocimiento sólido en cuanto a conceptos financieros. Contrario a lo que se pueda pensar, quienes conforman esta generación han ahorrado más de lo que se pensaba, dedicándole el mayor porcentaje de los ingresos al ahorro destinado para pagar deudas, con lo cual también se han retrasado proyectos de inversión como vivienda, estudios y en otros proyectos personales, familiares, laborales y empresariales.

Entender cómo funciona y cuánto vale en realidad el dinero en la medida que los hijos van creciendo los prepara para que en el futuro puedan ser consumidores responsables, pero sobre todo para saber cómo convertir el ahorro en inversiones.

 

Jose Roberto Contreras García
jr.contreras@bbva.com
Associate de Producto & Market Intelligence en BBVA