Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
manos de mujer haciendo cálculos

¿Cómo funciona un simulador de hipoteca?

Un simulador de hipoteca, también conocido como una calculadora hipotecaria es una herramienta que puedes encontrar en los sitios web de aquellas instituciones que te ofrecen un crédito hipotecario como método de pago para comprar una casa, para que calcules de forma aproximada las cuotas que tendrás que pagar, o bien, el monto al que puedes acceder.

Esta herramienta te permite tener un panorama más claro al momento de tomar tu decisión y hacer un contrato de hipoteca con la institución de tu preferencia. 

Conociendo todos los detalles de mi crédito hipotecario

Si vas a solicitar un crédito hipotecario, se recomienda hacer uso del simulador en varias plataformas, para que puedas hacer una valoración más precisa y conocer todos los detalles del mismo. Este lo podrás encontrar como un formulario, con distintas opciones de crédito, para que puedas calcular sobre la que estás buscando, ya que no es igual el costo de una casa, al de un terreno o la remodelación de tu casa. 

El simulador de hipoteca toma en cuenta la tasa de interés, la región, el plazo de amortización y el Costo Anual Total (CAT) para realizar el cálculo. Al realizar la operación puedes conocer la cantidad que estarías pagando mensualmente de acuerdo al costo total de la propiedad, o si lo prefieres, puedes saber a cuánto puedes acceder, basándote en lo que deseas pagar mensualmente. 

La calculadora hipotecaria te permite elegir los años en los que deseas liquidar tu deuda, estos pueden ir de los 5 a los 20 años, también puedes elegir el porcentaje de préstamo y la tasa de interés que prefieras, esta puede ser fija, variable o mixta. 

Puedes hacer el ejercicio las veces que desees, eligiendo diferentes plazos o porcentajes de préstamo, hasta encontrar la opción que se acomode mejor a tus expectativas y entonces sí obtener un crédito hipotecario con el que te sientas cómodo y confiado.