Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Piensa antes de entrar a una tanda

Evalúa las ventajas y desventajas antes de entrar a una tanda.

Piensa antes de entrar a una tanda

Ahorrar es importante porque te ayuda para diferentes imprevistos, o para lograr diversas metas sin la necesidad de que te endeudes. Además de que es uno de los aspectos más importantes para mantener un buen nivel de vida cuando te retires.

Desafortunadamente el hábito del ahorro no está muy arraigado. El 59% de los trabajadores que ganan entre 2,500 a 12,000 pesos, no ahorran. Existen muchas opciones para que ahorres; algunas son mejores que otras ya que están respaldadas por instituciones bancarias o financieras que te ofrecen muchas ventajas. Sin embargo, también están los esquemas informales de ahorro, como las tandas.

¿Cómo funciona?

Para ahorrar en una tanda, un grupo de personas se organizan para aportar la misma cantidad de dinero en plazos previamente establecidos. Una persona se encarga de revisar que todos hagan sus aportaciones y de entregar el dinero en fechas determinadas, turnadas a cada uno de los participantes. El ahorro depende de las aportaciones y de las personas que deciden entrar a una tanda.

Es un ejercicio de confianza

Entrar a una tanda requiere conocer a los participantes ya que están basadas en la confianza, en el compañerismo y en el sentido de comunidad, lo que tiende a reforzar los vínculos amistosos de los que participan. 

¿Cuáles son las desventajas?

Pese a lo que se cree comúnmente, las tandas tienen más desventajas que ventajas:

  • Es un esquema que se presta a robos y engaños. 
  • El dinero que ahorras no genera intereses.
  • Si se sale un participante, recibes menos dinero.
  • Una mala administración puede alterar el resultado del ahorro.
  • No puedes disponer de tu dinero en el momento que lo necesites y tienes que esperar a que sea tu turno de recibirlo.
  • Si uno de los participantes se atrasa con sus aportaciones, se rompe el esquema de comunidad y puede resultar en una discusión.
  • No existe garantía de recibir el dinero ahorrado. Y no existen mecanismos legales con los cuales puedas apoyarte en caso de no recibir tu dinero.
  • Tu dinero se puede devaluar. Si tienes uno de los últimos turnos y hubo ajustes inflacionarios en los precios de los productos, cuando recibas tu dinero no te alcanzará para comprar lo que tenías pensando.

¿Qué quieres aprender?