Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
¿Qué son las metas familiares?

¿Qué son las metas familiares?

¡Piensa en grande en compañía de tus seres queridos! Descubre 5 ejemplos de metas familiares y buenas prácticas para conseguirlos.

Todos desean convertir su futuro en algo fenomenal, y seguramente no eres la excepción. Sí, una de las fuerzas que más te impulsa es el deseo de darle una mejor calidad de vida a tu familia y, justo por ello, han surgido las metas familiares.

Con el objetivo de definir las metas, separa lo que quieras conseguir en categorías como ocio, educación, patrimonio, experiencias. Ve de lo más urgente hacia aquello no necesario, pero que aun así también desees.

Todas las metas tienen diferentes grados de importancia y, por ende, las completarás en distintas etapas de tu vida familiar, siendo un punto importante el que puedas planificarlas adecuadamente.

Tipos de metas familiares

Aquellos proyectos que deseas realizar en compañía de tus seres queridos, para los cuales todos harán un esfuerzo con tal de que se hagan reales, esas son las metas familiares.

Metas familiares a corto plazo

Piensa en la compra de una consola de videojuegos, actualizar algún electrodoméstico, o realizar una actividad en familia que no sea frecuente, como ir a un restaurante en especial. 

Usualmente, las metas a corto plazo no se extienden por más de un año, siendo importante que puedas tener presente tu salud financiera en ese periodo de tiempo antes de definir el tipo de meta que quieres realizar.

Metas familiares a mediano plazo

Pueden considerarse a partir de un año, dos años, o incluso hasta 5 años. Para llegar a ellas, tu familia y tú deben trabajar en conjunto, así como establecer un calendario que semana a semana les muestre gráficamente cómo han avanzado hacia la meta.

Considera opciones remodelar la casa, inscribirte a un posgrado de especialización o tener preparar unas vacaciones familiares.

Metas familiares a largo plazo

Pensar a largo plazo es pensar en grande: todo será posible si cada quien pone de su parte. Considera opciones como tener una casa propia o una segunda vivienda.

¿Cómo te ves de aquí a diez años? Enlista aquello que ya es parte de tu patrimonio y aquello que requieres para asegurar tu futuro, tal como los fondos de ahorro y retiro. Luego, reflexiona sobre la cantidad necesaria de inversión, junto con las condiciones necesarias para que la meta se vuelva realidad.

A continuación, revisa algunos ejemplos de metas familiares más específicas que te puedan servir de referencia y evalúa cuáles pueden ser ideales para ti y tu familia.

Ejemplos de metas familiares

1. Ahorro para conseguir tu casa propia

Si deseas dejar de rentar y volverte dueño de una propiedad, o comprar una vivienda es una gran opción, esta es una de las mejores metas familiares a largo plazo que puedes planear.

Procura crear un fondo de ahorro destinado a este propósito, e incluir a cada miembro de la familia en la posterior decisión de elegir casa y remodelarla.

2. Invertir en educación

Separa este rubro en dos, ya sea la inversión en las carreras universitarias de tus hijos, y la inversión en algún otro diplomado o posgrado que pueda ayudarte a propulsar tu carrera. Estas pueden ser metas familiares a mediano plazo o largo, todo depende del tipo de objetivo.

Al final del día, invertir en seguir aprendiendo es una decisión muy sabia, pues te prepara mejor para el futuro. 

3. Asegurarte un buen retiro

Busca disfrutar los años de tu vejez con un fondo para el retiro. Ahora bien, jubilarse no significa que hayan acabado tus años productivos, sino que ahora tendrás más tiempo para realizar proyectos que habías postergado.

Este fondo también puede crearse en conjunto con tu pareja, invertir juntos en este también cimentará su compromiso.

4. Pagar las deudas

Saldar pendientes como el saldo de las tarjetas de crédito o gastos de algún imprevisto, pueden ser metas familiares a corto plazo muy interesantes de realizar. 

Recuerda que es importante mantener un buen historial crediticio, puesto que podría servirte para acceder a algún instrumento financiero más adelante.

Ahora es el mejor momento para comenzar con diferentes metas familiares. Plantea aquellas metas que te resulten más precisas en compañía de tu familia, asígnales un plazo a cada una y comiencen a trabajar hacia ellas.

Recuerda que ahorrar o hacer inversiones que te permitan obtener rendimientos son acciones que serán de ayuda para alcanzar tus diferentes metas.

También te podría interesar