Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
Checklist para diferenciar una compra por impulso de una necesaria

Blog

Checklist para diferenciar una compra por impulso de una necesaria

¿Cómo evitar una compra por impulso? Dale una ojeada a este checklist y descubre varios pasos para hacer compras inteligentes.

¡No saques la tarjeta de débito tan rápido! Mejor cuida tu bolsillo y, antes de llenar tu carrito de compras con productos increíbles, pero no tan relevantes, aprende a diferenciar una compra por impulso de una que verdaderamente necesitas.

¿Qué es una compra impulsiva?

De modo simple, podrías verlo como una compra que haces en cuestión de segundos, pero que no planificaste para nada.

En general, una compra por impulso te produce una satisfacción que no dura mucho, porque después de recibir el producto o emplear el servicio durante un rato, ya no te genera tanta emoción.

Incluso, es posible que veas ese producto en días posteriores, ahí arrumbado sobre un mueble, y te preguntarás “¿Por qué lo compré?”

Esa misma duda, ese desdén que sientes después de comprar algo que ni necesitabas, suele pasar después de realizar una compra impulsiva. Pero es algo que tiene solución: solamente necesitas tener orden mental, tranquilizarte, y una checklist.

¿Cómo diferenciar una compra impulsiva de una compra inteligente?

En tus marcas, listo y fuera. Lee las diferencias principales entre cada gasto y descubre cómo hacer una compra inteligente sin afectar tus ahorros.

  1. Te ajustas al presupuesto. Primero lo primero, ¡no traiciones tu presupuesto asignado! Si habías jurado que solamente gastarías mil pesos en una sesión de spa que te mereces después de un periodo estresante, no te precipites y agendes la sesión de spa más lujosa y cara que hay.
  2. No te causa problemas. Cuentas claras, amistades largas, seguramente lo has oído decir. Si habías acordado regalarle algo a alguien o habías planeado una tardeada, y luego resulta que ya no puedes hacer eso o comprar aquello que habías prometido, podrías enfrentar conflictos innecesarios con las personas que más te importan.
  3. Compras con tranquilidad. Otro signo de compra por impulso es que la haces cuando estás muy feliz, enojado o triste. Dejarte llevar por tus emociones cuando tienes la cartera afuera no es sensato. Una compra inteligente se hace cuando estás calmado y así tienes mayor claridad.
  4. Evalúas pros y contras. Más allá de definir que ese producto está bonito y lo quieres ahora mismo, reflexiona que una compra inteligente tiene un proceso de consideración detrás. Respira y toma un minuto para pensar sobre lo bueno y lo malo de lo que quieres comprar antes de abrir tu cartera.
  5. Sabes cómo y cuándo emplearás tu compra. Okay, ya te compraste esa mochila para pasear a tu gato… ¿pero cuándo la vas a usar?, o si obtienes una membresía del gimnasio, pero nunca tienes tiempo de salir de casa, eso significará que lo hiciste de manera impulsiva. Mejor pregúntate cómo, cuándo y en dónde utilizarás ese producto o servicio antes de comprarlo.
  6. No comprarás lo mismo por un buen tiempo. Una buena compra es una que satisface necesidades inmediatas y futuras. Un tapete de yoga, una bocina o una cafetera son productos que te servirán ahora y no tendrás que reponer hasta pasado bastante tiempo, así que si los compras estando consciente de eso, te habrás librado de una compra impulsiva.

Ahora sí, ¿en qué gastar mi dinero?

Ahora que sabes cómo comprar de manera sana y cuidadosa, checa estas alternativas:

  • Una laptop para hacer de todo. Mediante pagos a meses sin intereses o después de haber ahorrado, prueba tu autonomía comprando una computadora. Podrás aprovecharla para tomar cursos, jugar videojuegos, dibujar, incluso comenzar un emprendimiento para ganar dinero extra.
  • Un producto alternativo ecológico. ¿En qué gastar mi dinero? Podrían ser cosas simples, pero amigables con el medio ambiente, como una bolsa de tela para las compras del súper, popotes de metal, luces ahorradoras de energía. Las alternativas son muchas y todo depende de tus gustos y necesidades.
  • Un fondo de ahorros. Ve construyendo tu futuro y piensa en las colegiaturas de tu licenciatura y posgrado, en esos viajes a países que siempre has querido visitar o en conseguir tu primer auto o una casa propia. Gastar sabiamente es pensar también en tú yo del futuro.

Recuerda que saber cómo hacer una compra inteligente depende de ti, y que poco a poco irás aprendiendo a usar tu dinero de forma inteligente y podrás aprovechar todas las ventajas que la banca digital te ofrece para tus finanzas personales.

También te podría interesar