Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información

¿Cuánto estás perdiendo al solo guardar dinero?

Descubre por qué estás perdiendo al solo guardar dinero y cómo podrías ponerlo a trabajar para aumentar tu patrimonio.

Existen los que solo guardan dinero y por otro lado están los que ponen a trabajar su dinero. Los primeros son los que tienen una meta financiera, pero no se han dado cuenta de que están dejando de ganar.

En cambio, los que ponen a trabajar su dinero también tienen una meta, pero como invierten, pueden incrementar su patrimonio y cumplir sus metas en menos tiempo.

¿Cómo y dónde guardar mi dinero?

No puedes considerar que eres un ahorrador hasta que transformas esta tarea en algo sistemático y con montos fijos. Es decir, te has acostumbrado a separar lo que no usas de tu presupuesto mensual.

Un ahorro se hace con disciplina, pero sobre todo con una meta en mente. Dicha meta te ayudará a saber exactamente cuánto puedes ahorrar de tu presupuesto. Lo ideal es que de tu ingreso, cada mes separes entre el 10 y el 15 por ciento, pero si puedes apartar más, hazlo. 

Seguro has escuchado la frase: “págate a ti primero”. Se refiere a que contemples el ahorro como un destino más de una porción de tu sueldo, para que así puedas conseguir con el paso del tiempo un buen monto. 

Ese dinero tienes que ponerlo a salvo en un lugar, y actualmente no existe lugar más seguro que un banco, y para juntar el mejor producto para hacerlo es una cuenta de ahorro.

Ventajas de una cuenta de ahorro para juntar tu dinero

  • Te ayudan a juntar. Justamente van dirigidas a los que tienen el hábito del ahorro y que, eventualmente, pueden juntar buenas cantidades de dinero.
  • Son fáciles de contratar. Las cuentas de ahorro pueden abrirse y mantenerse con montos bajos, esto lo hace fácil para tu bolsillo.
  • Intereses a tu favor. Las cuentas de ahorro te ofrecen intereses con tasas que pueden ser capitalizadas en periodos que tú elijas.
  • Disposición inmediata. Además de ser seguras, pues el dinero no está en tu cuenta de nómina con el riesgo de gastarlo, puedes disponer de él cuando lo necesites y a través de Internet en la banca digital.

Pero... ¿Por qué invertir mi dinero?

Si bien una cuenta de ahorro es una excelente opción para juntar, necesitas algo más que eso para incrementar tu patrimonio: debido a que tu dinero no está trabajando para ti, no tendrá un nivel de rendimiento que te permita avanzar en tu camino hacia la independencia financiera.

En ese mismo sentido, la inflación es la peor enemiga del ahorro: se trata del aumento de los precios de los bienes y servicios. Cada año, todo sube de precio para mantenerse al día con respecto a la inflación y esto influye directamente en tu poder adquisitivo. Por ejemplo, si antes podías comprar algo con 100 pesos y la inflación es de un 5%, con ese mismo dinero ya no podrás adquirirlo.

Esto quiere decir lo siguiente:

  • Pase lo que pase, tu dinero ahorrado corre riesgo por la inflación.
  • Al tener un porcentaje de interés igual o apenas por de debajo del promedio de inflación, tus ahorros podrían perder o en el mejor de los casos, mantener su poder adquisitivo, pero en ningún caso estarán generando ganancias. El solo guardar dinero te estará jugando en contra.
  • Lo ideal es buscar algún instrumento de inversión que te entregue rendimientos por encima del promedio inflacionario.

¿Dónde y en qué puedo invertir mi dinero para multiplicarlo?

No hay un único consejo de inversión, pues cada una de las necesidades son diferentes, pero para poner a trabajar tu dinero y superar la inflación tienes que definir algunos aspectos: tus objetivos, horizonte de inversión, tu perfil de inversionista, una estrategia y encontrar un producto que se ajuste a todas estas variables.

  • Paso 1. Establece una meta en dinero, es decir, una cantidad que quieres reunir.
  • Paso 2. Detecta tu perfil de inversión con respecto a qué tanto soportas el riesgo. Los conservadores no toleran mucho el riesgo, los moderados, son más resistentes y los agresivos son los que están dispuestos a asumir un alto nivel de riesgo a cambio de conseguir mayores rendimientos.
  • Paso 3. Tu estrategia tiene que ver con proyectar cuánto vas a ganar con cada inversión y el tiempo que te tomará reunir la cantidad que buscas. Adicionalmente, debes calcular el porcentaje de tu ahorro que colocarás en esas inversiones y el monto que pondrás en otros instrumentos, para diversificar.
  • Paso 4. Busca el producto que mejor se adapte a ti, tus objetivos y tus necesidades.

Para aumentar tu patrimonio primero tendrás que desarrollar el hábito del ahorro y dejar de solo preguntarte "dónde guardar mi dinero". Cuando tengas una buena cantidad, investiga dónde y en qué invertir para conseguir ganancias y alcanzar las diferentes metas que te has planteado.