Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
en que invertir

¿Cómo y en qué invertir mi dinero?

Te explicamos todo lo que necesitas saber sobre el mundo de las inversiones, para que sepas cómo y en qué invertir tu dinero.

El término “salud financiera” se refiere al estado de tus finanzas personales, familiares e incluso, a las de tu empresa. Se busca hacer un símil entre las condiciones generales de las cuentas con lo que se entiende por salud médica, porque en ambos casos es clave que te preocupes y te mantengas saludable.

El dilema: guardar tu dinero v/s ponerlo a trabajar

Cuando se habla de salud financiera, los expertos no solo se refieren al ahorro, pues pese a todo el esfuerzo que supone juntar en el día a día, el guardar dinero sin que este produzca una ganancia, tiene un enemigo en un factor macroeconómico conocido como “inflación”, que es el aumento generalizado de los precios. 

El problema es que el ahorro se mantiene sin crecer, mientras que la inflación encarece el precio de los productos y los servicios, por lo que en un tiempo el dinero que hayas guardado se irá quedando rezagado.  Por eso, cuando tengas un buen ahorro, busca las mejores opciones para invertir, pero también las que te parezcan más seguras, pues la mejor forma de combatir el aumento de los precios es con inversiones, que ponen a trabajar y pueden hacer crecer tu dinero, algo fundamental para alcanzar tus metas financieras.

¿Qué es una inversión?

Es la actividad en la que usas tus ahorros en algún instrumento o proyecto con la meta de obtener un beneficio o rendimiento en el futuro. Si lo ves más profundamente, te darás cuenta que las inversiones suponen un costo de oportunidad, puesto que los recursos que inviertas no los tendrás disponibles en el presente para ocuparlos en otra cosa al mismo tiempo.

Si lo piensas, no dedicarías recursos de los que puedes sacar ganancias en actividades que no te sean redituables, por lo que para maximizar los resultados deberás usar el dinero para aquello que te entregue una mejor devolución de beneficios. Además, en todas las operaciones debes considerar un componente de riesgo, pues una inversión podría no resultar como esperas, por lo que debes estar preparado para diversos factores.

Para medir los posibles resultados que te pueden otorgar las inversiones, compensar el costo de oportunidad y hacerse más atractivas, los instrumentos prometen cierta cantidad de intereses, que son la expresión en porcentaje de la posible ganancia que te puede dejar una inversión. En ese sentido, los intereses son el pago por el uso del dinero en el tiempo.

Las inversiones deben ser comparadas con tres factores en mente: el riesgo, el rendimiento y el plazo que duran. Idealmente una inversión debe tener muy bajo riesgo, un gran rendiminento y durar un tiempo razonable, pero lo cierto es que es complicado encontrar inversiones ideales y, por ello, debes aprender a invertir.

¿Cómo hacer una inversión?

Las inversiones son actos racionales, es decir, implican varios procesos en los que tienes que hacer un análisis y posteriormente tomar una decisión. Debes buscar obtener el máximo rendimiento, el riesgo más bajo y el menor tiempo posible para conseguir ganancias. Si bien la inversión perfecta no existe, lo ideal es que busques un buen balance entre esas tres variables. Por ello necesitas:

Estudiar tus opciones. Al conocer la meta de obtener más rendimiento, menos riesgo y un horizonte acotado de tiempo, deberás estudiar las alternativas que tienes para alcanzarla y luego elegir la opción más adecuada para tus necesidades.

Decidir cuánto dinero vas a invertir. Es fundamental que sepas cuánto dinero destinarás a tus inversiones, pues debes tener el control de tu presupuesto en todo momento.

Fijar cuánto dinero quieres ganar. Aunque con las inversiones no existe límite de ganancias, lo ideal es que vayas paso a paso con los montos de dinero que deseas obtener. Conocer esa cantidad te ayudará a tomar decisiones durante el proceso, pues puede suceder que un instrumento genere más dinero, pero se salga del tiempo establecido, o que sea más riesgoso de lo que estás dispuesto a aceptar.

Delinear una estrategia. Ahora que ya sabes cuánto quieres, deberás trazar un plan. Calcula el plazo, rendimiento e investiga posibles instrumentos de inversión.

Tomarte tu tiempo. Gracias a la tecnología, invertir es muy accesible para todos los ahorradores, ya que puedes hacerlo directamente desde la banca digital. Sin embargo, es importante que te tomes el tiempo para evaluar todas tus opciones y consideres que las inversiones deben estar diversificadas, es decir, repartidas en diferentes instrumentos para proteger tu dinero ante eventuales pérdidas y obtener un mejor rendimiento.

¿Y cuánto dinero debo invertir?

Como te podrás dar cuenta, siempre existe un cierto nivel de riesgo, por lo que solo deberías invertir si tienes dinero ahorrado o si te puedes permitir perder un poco de efectivo de tus ingresos sin que tu salud financiera se vea afectada, porque la idea es que en cualquier escenario puedas mantener tu nivel de vida y seguir cubriendo tus necesidades, por lo que el consejo es que nunca arriesgues más de lo que tienes apartado para invertir.

Cuando se habla de inversiones, seguro has escuchado la siguiente frase frase: “nunca poner todos los huevos en una misma canasta”, a lo que se refiere es que no es recomendable que invertir todo tu dinero en un solo instrumento. Por ello, los mejores inversionistas diversifican.

Para tener una inversión distribuida, es necesario que selecciones varios instrumentos con los que te sientas a gusto y decidir la cantidad de dinero que vas a colocar en cada uno de ellos. Lo ideal, es hacerlo a través de un plan en el que consideres el plazo, el riesgo, los rendimientos, tu nivel de tolerancia a la incertidumbre y el tiempo que dura la inversión.

Cuando hayas analizado con cuidado todos los factores anteriores, tendrás tu estrategia de inversión. Lo recomendable es hacer un plan por cada una de las metas financieras que tengas y que pretendas lograr con tus movimientos. 

Consejos para inversionistas primerizos

Todos podemos invertir, pero es importante empezar poco a poco y si deseas adentrarte al mundo de las inversiones, puedes hacer caso a estos consejos:

  • Haz un plan y fija tus metas de rentabilidad. Al hacer esto podrás tomar decisiones de acuerdo con tu perfil y objetivos, por lo que si ves riesgo puedes protegerte o, en cierto caso, arriesgar más para incrementar tus ganancias.
  • Determina el punto de partida. Elige instrumentos con los que te sientas seguro, recuerda que luego podrás cambiarlos por otros cuando quieras arriesgarte o volver a ellos en caso de que requieras refugio.
  • Mantente al tanto de las comisiones. Dependiendo del tipo de inversión que elijas habrá instituciones intermediarias, por lo que podrían existir comisiones por las ganancias, por lo que debes considerar ese porcentaje.
  • Revisa periódicamente. Cada cierto tiempo monitorea el avance de tus inversiones. Si no han dado resultados, evalúa cambiar de herramienta para reenfocar el camino.
  • Invierte seguro. Solo coloca tu dinero con instituciones que estén debidamente supervisadas, reguladas y autorizadas por la CNBV, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.
  • Cuida los plazos de tus inversiones. Los mercados suelen ser volátiles; por eso, procura analizar junto con un asesor los plazos en los que tendrás inversiones activas. La idea es que puedes preveer si podrían existir pérdidas y los plazos de tiempo en que sería posible recuperarlas.
  • Incrementa tu cultura financiera. Uno de los mejores consejos es no hacer movimientos en los instrumentos que no conoces o no sabes cómo funcionan. Entre más conozcas de herramientas de inversión, tendrás más capacidad para sacarle mejores rendimientos a tu dinero. Además, es importante que sepas de qué hablan cuando te ofrecen hacer transacciones o colocar recursos en un nuevo instrumento. Conocer te permitirá tomar las mejores decisiones sobre qué hacer con tu dinero.

Los conceptos claves que debes conocer

Como en todo, las inversiones tienen sus propios términos y conceptos que debes conocer. Es importante no solo que estés familiarizado con ellos, sino que conozcas qué implican, puesto que se está hablando de tu dinero, así que para comenzar a invertir es importante que los revises:

  • El rendimiento. Es el beneficio o las ganancias que esperas obtener, casi siempre se mide en porcentaje de la cantidad que invertiste.
  • El riesgo. Se trata de asignarle un valor numérico a la incertidumbre del desempeño que puede tener tu inversión.
  • El horizonte de inversión. Es el plazo que durará cada inversión o la estrategia en general. Es el tiempo en que deseas conseguir tu meta y por ello el periodo en el que estás dispuesto a mantener tu dinero invertido, puede ser de corto, mediano o largo plazo.
  • Tu perfil de inversionista. Las características y necesidades que te definen como inversor. Conocer tu perfil te ayudará a tomar mejores decisiones y te servirá para saber qué tan agresivo o conservador puedes ser en tus movimientos. Tu perfil incluye considerar objetivos, horizonte, experiencia y tu nivel de resistencia al estrés que generan las inversiones.
  • Grado de liquidez. Se trata de la velocidad con la que puedes retirar tu inversión durante el tiempo que dure.

Antes de conocer qué tipo de inversionista eres, debes asociar puntos de tu personalidad a los siguientes perfiles:

  • Conservador. Procuras los menos riesgos posibles y prefieres inversiones estables, aunque recibas pocos rendimientos, pero valoras tener una mayor disponibilidad de tu dinero. Tu horizonte de inversión es corto.
  • Moderado. Se trata de buscar buenos rendimientos sin tomar muchos riesgos. Quieres inversiones seguras, pero también encontrar un balance entre ese nivel se seguridad y buenos rendimientos. Tu horizonte de inversión es el mediano plazo.
  • Agresivo. Solo te interesan los rendimientos mayores y, por lo tanto, estás dispuesto a tomar mayores riesgos. Tu horizonte de inversión es largo, aunque no le temes al corto plazo y los movimientos rápidos.

¿Es posible invertir sin riesgo?

Tienes que considerar que siempre existe un componente de incertidumbre, por lo que el riesgo de alguna inversión nunca será cero y siempre estará íntimamente relacionado con cualquier instrumento, pues todas las inversiones corren ciertos tipos de riesgos, unas más y otras menos. Las que son menos seguras, suelen entregarte a cambio intereses más altos.

Sin embargo, sí es posible reducirlo, sobre todo eligiendo productos de bajo riesgo o aminorarlo con estrategias de diversificación que busquen que cuando una inversión vaya mal, las otras puedan generar rendimientos.

¿En qué invertir?

A pesar de que esta es una decisión personal y depende del análisis que hayas hecho, es importante que conozcas las características de riesgo, rentabilidad o la liquidez que puedes obtener de un momento a otro con algunos de los instrumentos de inversión más comunes.

También tienes que pensar cuánto dinero estás dispuesto a invertir y tus preferencias en cuanto al control se refiere. Si apenas te has decidido a invertir y estás por empezar, hazlo con instrumentos de bajo riesgo, pues ello te permitirá ir aumentando tus conocimientos y empezar a familiarizarte con el mundo de las inversiones. 

Poco a poco te podrás ir arriesgando más, pues ya conocerás que implicaciones tiene una inversión y podrás buscar instrumentos que te den mayores rendimientos. A continuación te mostraremos algunas alternativas en las que puedes invertir tu dinero:

  • CETES. Se llaman CETES a los Certificados de la Tesorería de la Federación y que no contemplan el pago de intereses periódicos, pero que al ser instrumentos de inversión gubernamentales suelen ser muy seguros, pues están respaldados por el dinero de los países. Al final del plazo, como invesor, recibes el rendimiento pactado que se expresa como la diferencia entre el valor que se esperaba alcanzara en ese periodo y el que pagaste por cada uno al comprarlo. Pese a que sus rendimientos son bajos, se recomiendan a todo tipo de inversionistas, pero sobre todo para conservadores. Si estás buscando en qué invertir poco dinero esta es una buena opción, pues puedes empezar desde los 100 pesos.
  • BONDES. Los Bonos de Desarrollo del Gobierno Federal también son instrumentos gubernamentales, pero algo que los distingue de los CETES es que sí pagan intereses cada cierto tiempo. Como propietario recibes intereses al final del plazo más la diferencia entre el valor nominal y el precio que pagaste al comprarlo. Es otra opción que te permite invertir desde los 100 pesos.
  • UDIBONOS. Los denominados Unidades de Inversión o Bonos de Desarrollo del Gobierno Federal, pagan intereses cada seis meses con una tasa fija, más una ganancia o pérdida que tiene que ver con el comportamiento de las UDIs. Si tienes la duda recurrente de "¿Dónde invertir mi dinero en México?" esta es una buena opción.
  • PRLV. Los Pagarés con Rendimiento Liquidable al Vencimiento son títulos a corto plazo emitidos por entidades crediticias. Establecen la tasa de rendimiento y el plazo de la inversión desde el inicio.
  • Fondos de inversión. Son inversiones gestionadas por instituciones que reúnen el capital de varios interesados y que se convierten en accionistas de esa sociedad o fondo. Esta alternativa invierte en diferentes instrumentos y, así, reduce riesgos. Se clasifican en tres: deuda, renta variable y de capitales. No tienen rendimientos garantizados y mientras más se arriesgue, mayor será el rendimiento.
  • Acciones. Son títulos que algunas empresas emiten para financiarse. Los propietarios obtienen derechos, como recibir dividendos en caso de que la emisora los reparta. La inversión consiste en comprarlos y, posteriormente, venderlos a un precio superior o recibir dividendos. Son inversiones de alta liquidez, aunque son de riesgo alto, pues es un mercado volátil. Si quieres invertir en empresas, considera esta opción.
  • Bonos. Son títulos de deuda de empresas, gobiernos y otras entidades que son emitidos por estas instituciones para financiarse y que dan al propietario el derecho de recibir intereses periódicos, que se fijan desde el inicio y duran toda la vida del bono. Esta inversión se hace para obtener una ganancia con el pago de los intereses y ofrece buenos rendimientos, pero menores que las acciones. Es común que se incluyan en los fondos de inversión como un instrumento más seguro con la idea de diversificar el fondo, pues un bono está considerado de bajo riesgo. Si estás decidido a empezar, esta es una de las mejores opciones para invertir.
  • Bienes raíces. Esta inversión consiste en comprar un inmueble para, posteriormente, venderlo a un precio superior o alquilarlo. Puedes comprar terrenos, casas o departamentos, y cuando veas que una zona está ganando plusvalía, luego venderlos en un precio mucho mayor por el incremento de la demanda. De igual forma, comprar departamentos para alquilarlos es una excelente opción para que obtengas ingresos pasivos. Considera los siguientes secretos para invertir en bienes raíces.
  • Invertir en negocios. Consiste en aportar los fondos que se requieren en un negocio con la finalidad de obtener beneficios con la utilidad o luego vender tu porcentaje de participación. Puedes invertir en un negocio propio o en el de alguien más, en uno nuevo o en una empresa que ya esté establecida. Si eres extranjero y tienes la duda recurrente de "¿Dónde invertir mi dinero en México?" esta es una muy buena opción y para ello, revisa algunos indicadores para detectar un negocio atractivo.
  • Invertir en oro. Consiste en comprar oro para venderlo a un precio superior y obtener ganancias. Puedes adquirir oro de dos maneras: directa con monedas o lingotes de oro y la indirecta es con certificados de depósitos. Puede resultar bastante rentable si sabes bien cuándo comprar y cuándo vender. Es una gran inversión a corto o mediano plazo, pues muchos se refugian en el oro cuando existe inestabilidad.
  • Compra y venta de divisas. El mercado de divisas, conocido como Forex, es una alternativa de inversión que a diferencia de otras opciones, puede variar en el riesgo involucrado. Se realiza bajo la participación en el mercado de Foreign Exchange y consiste en la compra y venta de monedas procedentes de diferentes países o regiones como euros, de Europa, dólares de Estados Unidos o yenes de Japón, entre otras. Las monedas se aprecian o pierden valor debido a los cambios que se producen en los mercados y las variaciones se convierten en la oportunidad de obtener rendimientos. Esta es una inversión que ofrece una alternativa eficiente, pues el precio por unidad puede ser más atractivo que en otras opciones. Sin embargo, este vehículo no es para todo tipo de perfil, pues los riesgos dependen del inversor y de un momento a otro se puede perder o ganar mucho dinero, a diferencia de otros instrumentos más estables.
  • Criptomonedas. Si bien existen muchos mitos asociados a esta opción, de la misma manera que con las divisas, la compra de criptomonedas se hace a través de servicios digitales que son seguros, ya que cada vez que se hace un movimiento en la cuenta de alguno de los tenedores de una criptomoneda, queda un registro que es inalterable. La inversión se hace con la compra de unidades de la criptomoneda por cierta cantidad de dinero, para después venderlas a un precio superior cuando la demanda por cada unidad haga que el precio suba.

Antes de hacer alguna inversión, es de vital importancia que realices un buen análisis de cada una de las opciones que tienes disponibles y después decidas en dónde quieres colocar tu dinero. No te olvides de respetar tu perfil, tu horizonte y tu meta de inversión y por supuesto, nunca arriesgues más de lo que tienes disponible.