Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información

Cuida al medio ambiente usando focos ahorradores

Cuidar el medio ambiente es hoy en día una de las mayores preocupaciones que existen en la sociedad. A nivel mundial hay múltiples iniciativas que buscan soluciones para frenar el cambio climático, así como generar opciones que sean más sostenibles en el tiempo.

 

Uno de los problemas medioambientales que se enfrentan es el gasto energético excesivo y el consumo de electricidad. La generación de energía tiene un gran impacto ambiental por lo tanto al reducir el consumo estás contribuyendo a disminuir el uso de combustibles que se utilizan para producir energía eléctrica. Actualmente hay opciones que están al alcance para ayudar al medio ambiente, empezando desde la comodidad y seguridad de tu hogar. Una de estas opciones es el uso de focos ahorradores.

Diferencia entre un foco incandescente y uno ahorrador

Los focos ahorradores de energía cuentan con tecnología que los hace más eficientes respecto a los focos convencionales.

 

  • La luz con focos incandescentes es la tecnología más antigua que se conoce y es la que se usaba anteriormente con mayor frecuencia. Este tipo de focos tienen una luz cálida y brillante, pero por su composición tienen un gasto energético bastante elevado.
  • Se estima que los focos incandescentes producen un 5% de luz y un 95% de calor mientras que un foco ahorrador genera un 82% de luz y un 12% de calor. Este dato explica claramente la importante diferencia entre lo que produce un foco incandescente y uno ahorrador.
  • Los focos ahorradores de energía con mayor presencia en el mercado son los fluorescentes compactos y los de tecnología LED. Ambos tipos de focos tiene un ahorro en el consumo importante respecto a la luz incandescente, ya que usan menos energía y aportan mayor cantidad de horas de uso.

Ahorro económico

  • La luz LED es la tecnología más nueva y reduce el consumo hasta en un 85% contra un foco de luz incandescente. Para calcular este ahorro, se debe conocer el dato de cuántos watts consume un foco ahorrador en comparación con un foco LED. Algunos fabricantes cuentan con herramientas para calcular exactamente el ahorro que puedes tener si decides cambiar el tipo de iluminación de tu vivienda o muestran tablas de equivalencia para determinar el gasto.
  • Otra diferencia entre un foco incandescente y uno ahorrador es que este último usa menos energía eléctrica que el primero y dura más. Este dato supone un ahorro en el recibo de la luz, ya que se reduce significativamente la cantidad de energía que consume.
  • Una recomendación es que sepas cuántos watts consume un foco ahorrador si quieres saber que tanta energía vas a ahorrar al elegir cambiar los focos convencionales por ahorradores.

Inicialmente, puede parecer un gasto fuerte reemplazar las luces de tu casa por este tipo de focos, pero esta es una inversión que te va a generar un ahorro en el recibo de luz ayudando a tu bolsillo al mismo tiempo que ayudas al medio ambiente.