Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

¿Qué es la estrategia smart beta con el factor de dividendos?

5 abr 2019

Dentro de todas las alternativas de inversión, el objetivo de cada Portafolio Manager es ganarle al Benchmark. Y el Benchmark, suele ser el Índice tradicional del mercado que se pondera por capitalización, teniendo a las empresas más representativas del país. Sin embargo, no significa que sean las más rentables.

Conforme pasa el tiempo se crean estrategias de inversión que consisten en ganarle al mercado mediante la creación de Índices diferentes a los tradicionales, estrategias que permiten obtener una rentabilidad superior a la del mercado en el largo plazo.

Una estrategia Smart Beta en un Índice, está basada en factores destacados que se observan en el universo de empresas de la región, como dividendos, valor, tamaño, volatilidad, calidad y crecimiento, entre otros.

Estos Índices se encuentran construidos en dos formas de inversión:

ACTIVA: Al momento de crear el Índice se considerará la selección de múltiples factores a combinar, siendo una de las principales diferencias comparadas con el Índice tradicional.

PASIVA: Una vez establecido el factor o la combinación de factores en la metodología, la gestión se limitará a replicarse tal cual de tiempo en tiempo.

Para un inversionista la forma de adquirir estos Índices es a través de los productos ETFs (Exchange Trade Funds). Los ETFs que se basan en estrategias Smart Beta intentan obtener los máximos retornos posibles.

Se considera que un factor constante de retornos positivos históricamente es el de “Dividendos”, que se sustenta en invertir en empresas que han pagado al menos cuatro de los últimos cinco años y mantienen un DIV YIELD (rentabilidad o rendimiento por dividendo) alto. A continuación, algunas ventajas:

Un punto que refleja transparencia en los Dividendos es, que los Dividendos que se reciban de la muestra del ETF sean reinvertidos en la misma y de forma inmediata, generando ventajas fiscales para el inversionista.

Al invertir en ETFs, se observará que el cobro de comisión es menor en comparación de otros productos que requieren gestión activa.

Existen otros puntos positivos, pero también es importante mencionar los siguientes riesgos en un ETF Smart Beta:

Se considera como un método moderno de invertir, ya que suele separarse de forma positiva en el largo plazo del índice tradicional, pero que en ocasiones esa espera podría ser pesada para algunos inversionistas de perfil conservador, sujetos a ver buenos resultados en el corto plazo.

También podría generar mayores costos en los periodos de rebalanceo, en comparación del Índice tradicional que se pondera por capitalización y que llega a tener menores cambios entre los rebalanceos estipulados en el Índice dado la revaluación de las empresas.

Teniendo en cuenta estos riesgos, ahora el inversionista tiene que pensar en el rendimiento que se espera y el plazo de inversión. Por ejemplo, en México, históricamente el Índice smart beta factor dividendos, ha tenido un mejor comportamiento vs el Índice tradicional: El Índice S&P/BMV Rentable (Smart Beta factor dividendos) tiene historia desde el 2007 y cuenta con un rendimiento positivo de 157.80% en comparación con el S&P/BMV IRT con 96.72%, éste último considerándose el Índice tradicional, de acuerdo con datos de Bloomberg del 31 de enero de 2007 al 29 de marzo de 2019.

Por lo tanto, construir un Índice de empresas seleccionadas en virtud de sus dividendos, puede dar buenos resultados y generar una mayor inversión para el portafolio del inversionista, recordando siempre consultar a un especialista en inversiones.

Por Carolina Soto
La autora es ETF Sales Executive Director-Asset Management de BBVA