Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
7 gastos extraordinarios que trae la cuesta de enero

7 gastos extraordinarios que trae la cuesta de enero

Descubre los gastos extraordinarios que trae la cuesta de enero y planifica tus finanzas personales para mantener una buena salud financiera.

El año nuevo es un momento de cambio y es probable que pienses en todo lo que puedes hacer para mejorar en el futuro. Cada enero hay una excelente oportunidad para la superación personal y lograr nuevas metas. 

Sin embargo, también comienza una temporada complicada financieramente, siendo un momento del año en el que puedes tener que enfrentar diferentes gastos extraordinarios y por lo mismo, una buena planificación financiera te será de ayuda para mantener tu salud financiera.

¿Cuándo empieza la cuesta de enero?

La cuesta de enero ocurre después de los gastos derivados de las fiestas decembrinas, junto con el comienzo de un nuevo año en que el poder adquisitivo puede disminuir producto de la inflación y la posibilidad de incurrir en gastos extraordinarios que afecten el presupuesto familiar. Todos estos factores podrían perjudicar tus finanzas, y es por lo mismo que superar la cuesta de enero puede llegar a ser difícil. 

Gastos extraordinarios a considerar en enero

Estos son algunos de los gastos que se pueden llegar a enfrentar en la cuesta de enero y que deberías tomar en cuenta al hacer una planificación.

  1. Pago de impuestos. En enero ningún impuesto es obligatorio; de hecho, tienes los primeros meses para pagar el predial (enero y febrero) y la tenencia (enero a marzo). El predial es un impuesto local que se cobra a los dueños de bienes raíces. Si se paga en el primer mes del año, algunos municipios o ciudades ofrecen descuentos. Para el caso de la tenencia, también es un gravamen local que se cobra a los dueños de autos.
  2. Abonos anuales. Algunos créditos o financiamientos requieren de un abono anual. Si este no es cobrado en diciembre, es muy probable que se deba pagar en enero. Representa una cantidad acordada del crédito o financiamiento, por lo que puede ser un desembolso importante, sobre todo cuando se suma a otros gastos del primer mes del año.
  3. Renovación de seguros. Es muy común que se deba hacer una renovación del seguro del auto y, en ocasiones se deba acompañar de un pago fuerte. En el caso de un seguro de auto con plan anual, esta puede ser más económico, pero implica que en enero se pague por todo ese año y se trata de un gasto fuerte.
  4. Renovaciones de servicios. Enero es una buena fecha para hacer todo tipo de renovaciones de servicios, por ejemplo, la del contrato del teléfono móvil, la renta de la casa o departamento en la que vives, entre otras. Si bien es cierto que no siempre conllevan incrementos o que los aumentos de precios no son muy altos, cuando se suman con los otros desembolsos que tienes que hacer en el primer mes del año, entonces es cuando empiezas a sentir los efectos de la cuesta.
  5. Anualidades. Hay tarjetas de crédito, membresías o tarjetas de tiendas departamentales que suelen cobrar anualidades en enero. Si bien no son gastos tan fuertes como el pago del seguro del auto, sí son gastos que pueden desestabilizar tus finanzas personales.
  6. Colegiaturas. Algunas escuelas cobran de manera extraordinaria en enero. Sobre todo cuando los hijos son más grandes y ya no siguen un calendario anual, sino semestral o trimestral.
  7. Inflación. A todo lo anterior, hay que sumarle los incrementos que sufren los precios en enero. No solo se trata de algunos bienes o servicios, sino que incluso los productos de la canasta básica pueden tener un aumento de su valor. Hay productos que pueden subir más de precio que otros, afectando el presupuesto familiar.


Al saber cuándo empieza la cuesta de enero y realices una planificación de los gastos, observarás que a medida que avanza el año los efectos se irán aliviando poco a poco, conforme se hace una revisión de gastos y se siga un presupuesto mensual.

La otra forma de mejorar la situación es previendo y guardando una parte del aguinaldo para cubrir los gastos extraordinarios del primer mes del año. Además, si guardas el aguinaldo también puedes ver opciones de inversión para hacer crecer tu patrimonio.

Recuerda hacer una revisión de gastos antes de que llegue enero y trata de ahorrar lo más posible con respecto a lo que puedes necesitar gastar en el primer mes del año.